Padres afectados por el cierre de los comedores escolares terminan el año en pie de guerra

Nueve colegios de la provincia se encuentran sin servicio de comedor y otros 45 perderán el suyo con la entrada del nuevo año

Manifestacion Comedores escolares Carlos Gijon _-6
Manifestación frente a la Delegación de Educación | Fotos y vídeo: Carlos Gijón
GabineteGabinete
0

La Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT Granada ha celebrado este miércoles una concentración de protesta frente a la Delegación de Ecuación en la provincia de Granada, para protestar por la no adjudicación de los contratos de los comedores escolares en la capital y en la provincia, que se lleva arrastrando desde principio de este curso, y exigir una solución inmediata que asegure los puestos de trabajo y el servicio público a las familias. En concreto, 9 colegios de la provincia de Granada siguen sin comedor, y 45 se perderán a finales de diciembre.

Como han señalado desde el Sindicato, estamos hablando de alrededor de un millar de trabajadoras, en su mayoría con contratos de sólo unas horas, lo que se traduce en salarios mínimos, que están viendo como peligra su puesto de trabajo. Y se ha criticado que la Junta de Andalucía no da la cara, y demuestra que no le importa lo público.

Desde UGT se considera que los problemas que está teniendo la administración autonómica a la hora de sacar adelante las distintas licitaciones, es que las hace “a la baja”, solo mira su ahorro económico, por lo que a las empresas le resulta difícil, por no decir imposible, poder realizar el servicio con un mínimo de garantías. Así, afirman desde UGT, esta racanería de la Junta de Andalucía va a repercutir muy negativamente en miles de personas trabajadoras, mujeres en su gran mayoría, con ínfimos ingresos, que dependen de este precario trabajo para poder sacar adelante a sus familias, y que se van a quedar en la estacada por la mala praxis del Gobierno andaluz.

Todo esto, explican desde UGT, lo realiza la administración andaluza en plena pandemia, lo que demuestra que las personas, y más si son trabajadoras, no le importan nada, y menos aún si son de clase humilde y trabajadora. Con este panorama se presenta unas navidades muy negras y un futuro desalentador para las personas trabajadoras del sector y para sus familias, por lo que desde UGT se tomarán las medidas sindicales y jurídicas a su alcance para que no se lleve a cabo.







Se el primero en comentar

Deja un comentario