Un improvisado ‘Comité Federal’ en medio del ‘chupinazo’ de Cuenca

El desayuno de Juan Espadas en Bib-Rambla con la plana mayor socialista local o la visita 'in extremis' de José Luis Ábalos; anécdotas en una jornada frenética

Ana Muñoz Arquelladas José Luis Ábalos Paco Cuenca Juan Espadas pleno investidura
El nuevo alcalde de Granada, sonriente junto a Ana Muñoz, José Luis Ábalos y Juan Espadas | Foto: M. L.
Miguel López Rivera
0

Unos churros en la Plaza Bib-Rambla siempre son presagio de algo bueno. En torno a la mesa de una cafetería situada en la céntrica plaza de la capital, la plana mayor del PSOE de Granada recibía al candidato socialista a la Presidencia de la Junta, Juan Espadas. Vítores, saludos, sonrisas, buen ambiente y parabienes. Olor a chocolate y aceite, y también a día grande para Paco Cuenca. Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril. Cinco de mayo, seis de junio, siete de julio, Cuenca ya está aquí. Otra vez. El candidato del PSOE dio su particular ‘chupinazo’ al convertirse en el noveno alcalde de la ciudad de Granada justo el día en el que habrían empezado los sanfermines. Bueno, en realidad en el octavo, pues él mismo ya fue primer edil entre 2016 y 2019, lo que por otra parte le convierte en la primera persona que ocupa la Plaza del Carmen en dos mandatos alternos.

La división en el bloque de la derecha barruntaba desde horas antes que el candidato socialista saldría por la puerta grande con las dos orejas, el rabo y el bastón de mando. También el improvisado ‘Comité Federal’ que los socialistas trasladaron por un día desde Ferraz a la Plaza del Carmen. Inmaculada López Calahorro, José Entrena, Álex Casares o los propios concejales socialistas de Granada, pero también el vicepresidente primero del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y el ya mencionado Juan Espadas. Faltó Ábalos, que cambió el empedrado del Patio Consistorial por el asfalto de la nueva autovía GR-43 aunque luego terminó sumándose a la fiesta.

En olor de multitudes, Cuenca cruzaba la puerta del Consistorio mientras en el centro de la Plaza del Carmen se concentraban los interinos del Ayuntamiento que tiempo a llevan exigiendo soluciones a la situación que atraviesan. Mientras, ingresaban en el Consistorio Luis Salvador y José Antonio Huertas, y la prensa aguardaba expectante a Sebastián Pérez, quien creyó tener la llave que abría la puerta del Gobierno municipal aunque siempre estuviera en el bolsillo de Salvador. Como cuando hizo alcalde a Cuenca por primera vez, o a Torres Hurtado antes o a él mismo al principio del actual mandato. En todas esas veces, siempre Luis Salvador.

Juan Espadas desayuna con miembros del PSOE de Granada en Bib-Rambla | Foto: M. L.

Mientras en las filas socialistas preparaban los fastos de su celebración, los cuchicheos abundaban entre la muchedumbre. Cuchicheos y conversaciones distendidas e informales como las de Macarena Olona, invitada VIP de Vox, con algunos miembros del PP y el propio Onofre Miralles, que a última hora hizo que más de uno contuviera la respiración al retirar su candidatura. Si bien sólo de facto, pues su nombre sí que aparecía en las papeletas que los concejales habían de depositar en la jarra Caballeros XXIV, tal y como confirmaron fuentes del entorno de los partidos.

Con 15 votos a favor, tres en contra y nueve abstenciones, el Pleno votaba a mano alzada votar al alcalde en secreto. Vaya lío. Y en esas, con sólo dos candidatos, muchos se preguntaban si habría pacto de última hora entre PP, Ciudadanos, Vox, los no adscritos, Salvador y Huertas para hacer alcalde a Paco Fuentes. No, no era fácil y la lógica se terminó imponiendo con un 15 a 12 para Paco Cuenca, que inmediatamente, y antes de que acabara la votación, recibía el aplauso de los presentes. Luego vino los demás. Las felicitaciones, otra vez los parabienes y un nuevo olor de multitudes. Esta vez saliendo a la puerta del Ayuntamiento para recibir a sus partidarios. “Separaos un poco”, llamaba Cuenca a la distancia social. Eso mismo, la distancia –entre los partidos de la derecha—, y el ser la lista más votada el 26-M le vale para ser alcalde en lo que queda de mandato.

Todavía quedaba una sorpresa de última hora, la llegada in extremis de José Luis Ábalos para bendecir la fumata blanca en clave socialista. El ministro llegó acompañado por Juan Espadas, a quien José Entrena le ponía al corriente de la importancia que tiene para el tráfico del Área Metropolitana la inauguración del primer tramo de la GR-43. Después de eso, el Ayuntamiento se vació. Después de eso, la nada. Los operadores de cámara recogiendo cable. También el bloque de la derecha. Ahora las ‘espadas’ vuelven a estar en todo lo alto.







Se el primero en comentar

Deja un comentario