Operación bikini: los mitos que no te permiten alcanzar tu objetivo

Alejandro Ruiz, entrenador personal, y Elisabeth Morilla, nutricionista, desmienten las creencias más extendidas sobre el estilo de vida saludable

Alejandro Ruiz, entrenador persona
Alejandro Ruiz, entrenador personal | Foto: Gabinete
Mayte Ruiz
0

Con la llegada del verano se multiplican los abonados en los gimnasios y, con ello, la desmotivación por no ver florecer los resultados esperados en el menor tiempo posible. Los mitos alrededor de un estilo de vida que va ganando adeptos en nuestro país son cada vez más numerosos. La irrupción de las redes sociales, con influencers incluidos, en las vías de comunicación entre profesionales y clientes, provoca que estos mitos, lejos de ser desmentidos, se potencien.

Alejandro Ruiz, entrenador personal especializado en análisis biomecánico y readaptación de lesiones en Momentum, desmiente, uno a uno, los bulos más asentados sobre el estilo de vida healthy.

“Si eres mujer y entrenas con pesas te pondrás como un hombre”

El entrenamiento de fuerza es necesario, tanto para hombres como mujeres. Es necesario construir una musculatura fuerte para hacer frente a los retos de la vida cotidiana. Si eres mujer y entrenas con cargas estarás fuerte, pero ese físico musculado al que se suele referir la gente solo se consigue con esfuerzo, una alimentación estricta y muchos años de entrenamiento a las espaldas. Los porcentajes de masa grasa y masa muscular no se cambian tan fácilmente: el entrenamiento no lo es todo.

“¿Son eficaces las rutinas de ‘¿En forma en menos de un mes’, ‘Abdominales en 20 días’ o ‘Rutina de 20 minutos’?”

Depende de la forma física que tenga la persona. Si partimos de una forma física buena, se puede llegar a conseguir algo. En cambio, si la persona parte de una base mínima o nula en cuanto a estado físico, esa rutina no va a servir de nada. Si la persona introduce sesiones de entrenamiento dobles, es decir, entrena dos veces al día y acumula 40 sesiones de entrenamiento en esos 20 días puede ser que sí se consiga algo, pero la fatiga muscular no es aconsejable: el cuerpo debe descansar para crecer.

Por otro lado, el hecho de que se marque el abdomen depende del porcentaje de grasa corporal, más unido a la alimentación que al trabajo abdominal. Para que una sesión de entrenamiento de fuerza sea eficaz debe ser de, como mínimo, 45 minutos. Las rutinas tan cortas no suelen tener resultados grandiosos.

“El entrenamiento con pesas limita el crecimiento de los niños”

La infancia es la etapa donde más necesario es el entrenamiento. Fortalecer los músculos no solo favorece al crecimiento, sino que complementa su actividad diaria y física. Para niños que practiquen cualquier deporte, ya sea de equipo o individual, entrenar con cargas externas les ayudará a mejorar en esos deportes.

“Entrenar con cargas hace que te lesiones”

Si se entrena mal, sí. El truco está en realizar una buena técnica. Difícilmente habrá lesiones si se siguen las pautas de un entrenador formado y experimentado. Si, en cambio, no se tiene una técnica firme, lo más probable es que la persona se lesione. El problema no es entrenar con cargas, es cómo hacerlo.

Las malas influencias

Marzo de 2020 fue un punto de inflexión para youtubers e influencers del ámbito de la salud y la estética. Muchos de ellos comenzaron, a raíz del confinamiento, proyectos de entrenamiento virtual. Alejandro explica los peligros que entraña que personas no cualificadas den directrices de entrenamiento: “La existencia de personajes famosos que lancen mensajes erróneos dificulta la tarea de muchos entrenadores que, como yo, sí estamos cualificados y tenemos que arreglar los destrozos que esta gente hace. Yo mismo he tenido que trabajar online y la calidad del servicio se reduce a la mitad. Un entrenador necesita ver a la persona, tocarla, guiarla. La cultura de pagar por un servicio de entrenamiento personalizado se va instaurando poco a poco. Cada vez hay mucha mayor concienciación y motivación, pero las opciones gratuitas en YouTube siempre serán más atractivas para el público poco formado o principiante”.

Elisabeth Morilla

La llamada operación bikini también abarca dietas agresivas. Las expectativas de resultado instantáneo, unido a la impaciencia por obtener el cuerpo deseado, es un caldo de cultivo perfecto para bulos y creencias erróneas. Elisabeth Morilla, nutricionista atarfeña, explica el peligro que entraña tomarse un plan de nutrición como una carrera contrarreloj: “Un objetivo estético que esté guiado por el deseo de querer hacerlo en el menor tiempo posible puede llegar a afectar psicológicamente más de lo que nos pensamos. La pérdida de grasa no es tarea fácil, ni rápida. Si queremos que el cambio permanezca, además de tener paciencia, debemos asentar esos hábitos en nuestra vida más allá del tiempo que dure la ‘dieta’”.

Uno de los bulos más extendidos en nutrición es el efecto del té verde con limón. ¿Hasta qué punto es eficaz este brebaje en la pérdida de grasa? Elisabeth responde: “Hay evidencias de las propiedades antioxidantes del té verde, pero no del efecto activador del metabolismo que le atribuyen, al menos en las dosis máximas recomendadas en adultos (tres tazas al día)”.

Ambos profesionales coinciden en la necesidad de cambiar el modo en el que los medios de comunicación tratan los hábitos de vida saludable y la ‘operación bikini’. El contenido deportivo y nutricional desde las cuentas en redes de famosos, sin formación ni datos que lo respalden, son, para ambos, “un peligro de salud pública”. Elisabeth, por su parte, insiste en que la base esencial para cumplir un objetivo físico es crear un hábito y no tener prisa.

Tras muchos listados de pasos a seguir para conseguir “un cuerpo de playa”, con evidencias a pie de calle de su ineficacia, Alejandro y Elisabeth plantean sus esenciales para alcanzar toda meta: constancia, paciencia y ganas de reaprender.







Se el primero en comentar

Deja un comentario