Los olivares en pendiente de Granada favorecen la diversidad de mariposas

El estudio ha sido realizado por el Instituto de Investigación y Formación Agraria (Ifapa) en el Camino de Purchil, en la capital granadina

acite aceituna olivo
Paraje de olivar en pendiente | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa) en el Camino de Purchil, en Granada capital, ha demostrado que los olivares en pendiente con cubierta vegetal y abandonados benefician la diversidad de las comunidades de mariposas.

Además, según ha informado la Fundación Descubre en una nota de prensa, el estudio apunta que la riqueza paisajística y, en especial, la presencia de áreas de matorral cercanos a los olivares favorecen la biodiversidad de estas especies. El objetivo es aportar datos que ayuden a tomar decisiones para “preservar la riqueza biológica y favorecer los sistemas ecosistémicos, es decir, mejorar los beneficios que aportan a la sociedad estos entornos en proceso de abandono por su escasa rentabilidad económica”.

Los investigadores han analizado la diversidad de las comunidades de mariposas en olivares en pendientes superiores al 20 % bajo sistemas de cultivo convencionales, ecológicos y abandonados. Además, el estudio también ha tenido en cuenta el tipo de manejo que se hace del suelo en estos olivares: laboreo del suelo o su cobertura con especies vegetales. Destacan que este factor influyó en las comunidades de Lepidoptera rhopalocera revelando que aquellas parcelas de olivar en pendiente manejadas con cubierta vegetal presentaban mayor diversidad de estas especies.

“Es necesario tener en cuenta el tipo de especies vegetales existentes y el sistema de cultivo. Se puede tener un sistema agrícola ecológico pero si se labra el suelo, esto afecta de forma negativa a la biodiversidad”, han comentando los investigadores, Francisco Bruno Navarro y Juan Castro.

Investigaciones anteriores avalan el uso de mariposas como método eficaz para determinar la biodiversidad en una variedad de hábitats diferentes, además de ser un grupo de especies “fácil de reconocer en el campo y sencillo de muestrear”. En este caso, el estudio trata de conocer más sobre la diversidad de la Lepidoptera rhopalocera en olivares en pendiente con riesgo de abandono y evaluar los efectos del sistema agrícola y manejo del suelo empleado.

Para evaluar dichos efectos, el equipo investigador utilizó especies de Lepidoptera rhopalocera, sensibles a los cambios en los ecosistemas. En este estudio, titulado ‘Farming system and soil management affect butterfly diversity in sloping olive groves’ y publicado en la revista científica ‘Insect Conservation and Diversity’, los investigadores seleccionaron 18 localizaciones en zonas de olivar con pendiente superior al 20 % y, durante los años 2017 y 2018, analizaron 54 parcelas con diferentes sistemas de cultivo: ecológico, convencional y abandonado.

El grupo de expertos utilizó transectos para determinar la abundancia de mariposas. Se trata de un método de muestreo que consiste en recorrer la parcela siguiendo una línea definida y durante un tiempo determinado. En este caso, recorrieron el olivar en zig zag durante periodos de diez minutos. El objetivo de esta estrategia era definir un inventario, por lo que los investigadores observaron las especies a una distancia determinada y algunas se capturaron con cazamariposas para su posterior identificación en laboratorio.

En total, se registraron 41 especies diferentes, siete identificadas en todos los hábitats, aunque en diferentes niveles de abundancia, mientras que otras seis se observaron exclusivamente en olivares abandonados. Las comunidades muestreadas estaban compuestas en su totalidad por especies comunes y los investigadores no registraron protegidas o en peligro de extinción.

Con esta metodología observaron que las parcelas abandonadas hace mucho tiempo en paisajes heterogéneos y con áreas de matorrales cercanos fueron las que presentaban mayor variedad de especies de mariposas, seguidas de las parcelas con cubiertas vegetales. En cambio, los olivares con suelo desnudo o labrado presentaron menor riqueza y abundancia de lepidópteros.

Los investigadores han advertido que el laboreo del suelo afecta a la erosión del terreno y repercute directamente en una pérdida de biodiversidad. “El olivar en pendiente debería manejarse con cubierta vegetal o abandonarse. Desde una perspectiva ambiental, el abandono no supone un problema, todo lo contrario, aunque sí afectaría al ámbito social y económico”, han indicado los investigadores.

En ese sentido, el grupo de expertos apuesta por un sistema de agricultura ecológico y el uso de cubiertas vegetales para preservar la biodiversidad del olivar en pendiente y sus servicios ecosistémicos.

En Andalucía, el olivar con pendiente superior al 20 % representa el 26,8 % de la superficie total de cultivo de olivos en la región. El estudio señala que se trata de tierras de escasa utilidad debido a la combinación de factores como la gran altitud y el desnivel pronunciado, lo que dificulta su manejo. “Este tipo de cultivo sufre riesgo de abandono frente a olivares de campiña intensivos cada vez más competitivos, lo que provoca que los situados en terrenos en pendiente no sean rentables. Esto tiene consecuencias sociales y económicas, pero también ambientales”, han indicado los científicos.

Este estudio deriva de un proyecto de investigación de valoración ambiental y socioeconómica del olivar en pendiente en riesgo de abandono como proveedor de servicios ecosistémicos, que analiza el impacto que supondría el abandono del olivar en pendiente. Además, es el primero de una serie de investigaciones que abordarán la biodiversidad de las plantas y el efecto del manejo y usos del suelo en este tipo de olivar.

La investigación, que ha tenido una duración de cuatro años, ha sido financiada con el Programa Estatal de I+D+I Orientada a los Retos de la Sociedad (Reto de Seguridad y Calidad Alimentaria, Actividad Agraria Productiva y Sostenible, Sostenibilidad de los Recursos Naturales e Investigación Marina y Marítima) del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, 2013-2016 concedido por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria.







Se el primero en comentar

Deja un comentario