Nuno Banha, director general de Berner España: “La intención del grupo es mantener la sede nacional en Granada”

La multinacional alemana, que tiene sus instalaciones en Chauchina, factura en España el país 43,2 millones de euros y genera más de 150 empleos en la provincia

Nuno Jorge Cortes Director Berner - Dani B-12
Nuno Jorge Cortes Banha, en su despacho de la sede nacional de Berner, ubicada en Granada | Fotos: Dani Bayona
Juan Prieto Manu BayonaJuan Prieto Manu Bayona
0

Albert Berner tenía 21 años cuando fundó una tienda de tornillos en Künzelsau (Alemania). Poco a poco fue creciendo a base de trabajo y tesón hasta que, con el paso del tiempo, ese pequeño negocio autónomo se convirtió 60 años después en un gran grupo empresarial internacional que cuenta en la actualidad con 60 empresas, 9000 empleados y se extiende por 25 países. Uno de ellos es Berner España, cuya sede nacional está en Granada. Su ubicación en nuestra ciudad llegó a raíz de la compra de Comedisa, en 1998. Primero en Ambroz y, posteriormente, desde 2006, en Chauchina, Berner España se ha mantenido en la provincia, pese a que su Consejo Directivo planteó en su día la seria probabilidad de trasladar la sede a Madrid o Cataluña. Pero la firme decisión de Albert Berner de mantener Granada como sede nacional zanjó cualquier posibilidad de marcha.

Berner es ahora uno de los principales actores del mercado europeo en la distribución multicanal de productos y servicios de alta calidad para profesionales de los sectores de la construcción, industria y automoción, así como el desarrollo, fabricación y comercialización de productos químicos especializados y productos de fijación técnicos.

El director general de Berner España es Nuno Jorge Cortes Banha (Lisboa, 1973), un licenciado en Ciencias Económicas y en Contabilidad de Empresa al que, tras quince años en el área financiera de Berner Portugal, en 2013 se le encomendó la dirección general en nuestro país, para lo que se trasladó a Granada, ciudad a la que, después de tanto tiempo, se ha habituado de tal manera que ya la echa de menos cuando se encuentra fuera. Desde hace un año también se ha hecho cargo de la dirección general de Portugal. Nuno Banha ha concedido una entrevista a GranadaDigital para hablar sobre el grupo alemán, la importancia de su presencia en Granada y los planes de futuro.

Pregunta (P): Un joven de 21 años abre una pequeña tienda de tornillos en Alemania y 60 años después existe un grupo de 60 empresas, presente en 25 países y con más de 9.000 empleados. ¿Cuál es el secreto del éxito?

Respuesta (R): Cientos de personas lo intentan todos los días. De esos, habrá una docena que consiga llegar a 60 años. Y, de ellos, llegará a la mitad de esta dimensión. ¿Cuál es el secreto? Para quien tiene la suerte de conocer personalmente a Albert Berner es importante decir que, aún a día de hoy, con 87 años, pasa por aquí, está un día con nosotros, sobrevuela Sierra Nevada… El secreto es trabajo, trabajo y trabajo. Fuera de eso, ambición, un grandísimo querer hacer, una enorme capacidad de trato y de liderar personas, que son el alma de nuestro negocio; también mucho sacrificio personal a lo largo de estos años y, cómo no, un poco de suerte. Pero todo se sustenta sobre el trabajo y la humildad, que es muy importante. Pese al gran éxito obtenido, se mantienen los pies en el suelo y se va construyendo día a día. Es una empresa familiar que tiene como cultura que invierte todo lo que gana en la compañía. Eso permite ir creciendo y no drenar a la compañía de lo que genera. Esa es la clave del éxito.

P. En España son ya 21 años y más de 500 trabajadores. ¿Por qué se eligió Granada como sede nacional de Berner en nuestro país?

R. La empresa Berner no fue creada desde cero en Granada, sino que surgió de la adquisición de Comedisa, una empresa granadina. Esta ya vendía algunos productos de Berner. Surgió la oportunidad y se adquirió. ¿Y por qué Granada? Existió la seria posibilidad de que no fuera así. Quien lo veía desde fuera pensaba que estaba lejos, y se plantearon Madrid o Cataluña como alternativas, pero al final quien tomó la decisión fue Albert Berner, quien dijo que la empresa se quedaría aquí. Primero en Ambroz y luego el paso definitivo, cuando se decidió construir la central, oficinas y almacén en su ubicación actual y con perspectivas de muy largo plazo. Es la misma perspectiva que mantenemos a día de hoy.

“Generamos empleo y una cantidad importante de impuestos para la provincia”

P. ¿Existe algún estudio o dato que revele la influencia de Berner en la provincia de Granada en cuanto a la generación de riqueza o creación de empleo?

R. Generación de empleo sí lo tenemos, pero de riqueza es muy complejo, aunque sería interesante poder tenerlo. Solo en la provincia de Granada, de forma directa, son 162 empleos. Con eso, hay una cantidad importante de impuestos para la provincia, como más de un millón de euros en seguros sociales, IRPF, impuestos de sociedades, tasas, patrimonio, etc. Eso generamos directamente, y aparte de eso, en la provincia de Granada tenemos cerca de 3.500 clientes, con 2,4 millones de euros de facturación, a lo que habría que añadir el trabajo que hacemos con empresas granadinas, que lo intentamos siempre que es posible. Se trata de empresas que nos puedan prestar servicios, adquirir productos de ellas… Es un valor añadido. No sé cuánto suma todo esto, pero seguramente una cifra interesante.

Un momento de la entrevista con el director y el subdirector de GranadaDigital.

P. ¿Cuáles son los planes de futuro y de expansión de Berner en España?

R. Esencialmente, seguir creciendo de manera sostenible y de visión a largo plazo. Hay muchas formas de hacerlo. Pensar solo en el mañana es provocar que se vaya muy rápido hacia arriba, pero aún más rápido hacia abajo. Nosotros queremos crecer, incrementar nuestra presencia en España, porque aún hay mucho espacio para continuar, pero de manera sostenible y que no se sienta tanto el efecto cuando el aire de la economía está en contra. También tiene que aumentar el número de empleados porque queremos más tiendas físicas. En Granada tenemos dos y queremos seguir con ese despliegue. Nuestra visión es ir desarrollando también otras áreas de negocio, como puede ser la industria, donde solamente tocamos la punta; y profundizar en los segmentos que ya trabajamos, ser la solución para un conjunto de clientes cada vez mayor.

P. Para hacernos una idea de la magnitud de la empresa, ¿nos puede decir cuál es la facturación anual de Berner en España?

R. El año pasado alcanzamos 43,2 millones de euros, con un crecimiento de un 14% con respecto al año anterior y un crecimiento anual acumulado en los últimos cinco años de un 65%. Es un dato bastante interesante. A nivel mundial el grupo está por encima de los mil millones de euros de facturación.

P. ¿Están contentos en Granada?

R. Estamos contentos. Particularmente, en aquello que es nuestro negocio, que es la venta directa y la distribución. Hubo momentos menos buenos, por la distancia con el resto del país, que tiene su coste, pero eso está superado. Conseguimos entregar en todo el país entre 24 horas y 48 horas, lo que cumple con lo que es nuestro mercado y lo que nuestros clientes nos demandan. Es verdad que a veces es un poco desesperante el tiempo que se demoran ciertos trámites burocráticos, pero es algo que no tiene que ver con Granada. Son cosas de la Administración.

P. ¿Tienen la intención de mantenerse muchos años en Granada?

R. Sin duda alguna. Este es el espacio que el accionista ha construido para nosotros, que aún nos permite crecer y desarrollar si se diera el caso. Por lo que dependa de nosotros, aquí en España, y por lo que sabemos del principal accionista actual y del Consejo Ejecutivo del grupo, no hay ninguna idea de cambiar de sede. Ojalá continuemos muchos más años.

“Ayudamos a diversas asociaciones con el fin de devolver a la sociedad mucho de los que nos ha dado”

P. Realizan muchas acciones de Responsabilidad Social Corporativa con diferentes asociaciones. ¿Puede explicarnos en qué consiste esa colaboración y con qué asociaciones lo hacen?

R. Cada país llevaba sus proyectos de una manera aislada, pero hace tres años, cuando el grupo iba a cumplir su 60 aniversario, surgió de manera estructurada. Con el fin de devolver a la sociedad mucho de lo que había dado al Grupo Berner, la idea fue ‘60 años, 60 proyectos’ que se desarrollaron por toda Europa. En España hicimos tres, aunque al final se multiplicaron por algunos más. La celebración de los 60 años pasó, pero el concepto ha permanecido. Aquí en España va a permanecer muchos años porque va más allá del coste: es un deseo sincero de contribuir con nuestro granito y ayudar a aquellos que no tienen tantos medios. Así, hemos participado en varios proyectos, no solo en Granada, aunque la mayoría hayan sido aquí. El más emblemático, y el que más nos ha marcado, ha sido nuestra colaboración con la Asociación Síndrome de Down de Granada (Granadown). El objetivo es ayudar a los chicos y chicas a formarse y ganar competencias para que puedan entrar en el mercado laboral. El año pasado lo hicimos también en Madrid y este año lo haremos en Córdoba… Es el proyecto que más nos marca.

El director general de Berner, en un gesto expresivo.

P. También han colaborado con otras asociaciones en Granada.

R. Sí, con la Asociación de Autismo hemos apoyado la construcción de una sala sensorial para que los niños la puedan usar. También este año en la UCI del Materno Infantil de Granada y en la unidad pediátrica de cáncer de Granada, donde estamos terminando la construcción de una cocina para que los padres puedan aprender a cocinar a los niños que afrontan esta enfermedad. También tenemos proyectos en Valencia dirigido a niños con discapacidad mental y tenemos un protocolo con la Universidad de Granada donde todos los años vienen tres jóvenes a hacer prácticas en la empresa. Está el proyecto ‘Menudos corazones. Todos estos proyectos nos aportan a nosotros mucho más de lo que nosotros aportamos a ellos. Es algo que nos enriquece y nos enorgullece. Es algo que en la medida de nuestras posibilidades vamos a seguir haciéndolo.  Además, también podemos destacar que promovemos la igualdad con hechos, con una paridad en trabajadores de nuestras oficinas de mujeres y hombres, y también tenemos una especial sensibilidad con el medio ambiente.

“Tenemos unos valores muy arraigados como cultura de empresa y que están en el ADN de cada empleado”

P. ¿Cuáles cree que son los valores que definen a Berner como empresa?

R: Tenemos unos valores muy arraigados como cultura de empresa y que está en el ADN de cada empleado, que es lo más importante. Ser valiente, aprender de los errores, atreverse, tener hambre de hacerlo cada día mejor, ponerse retos desafiantes, tener ambición y hacer de cada día una conquista. Y estar conectados de dentro para fuera. Luego están los valores que nos anclan al suelo: pensar con responsabilidad y asumir las consecuencias de lo que hacemos para bien y para mal. Ser honestos y ser fieles a la palabra y sentirse orgullosos de lo que hemos conseguido hasta ahora y que eso nos proyecte para adelante. Los éxitos alcanzados son nuestra fuerza para el futuro. Todos estos valores lo tienen grabado a fuego nuestros 9.000 empleados.

P. Tras quince años dirigiendo el área financiera de Berner Portugal, cumple ya seis años director como director general de Berner España. ¿Cómo se siente en nuestro país?

R. Me he sentido tratado muy bien desde el primer día, bien acogido, cómodo y amparado por los compañeros. Ha habido momentos duros, pero me siento en casa y como uno más.

P. ¿Vive en Granada?

R. Durante cinco años sí he vivido aquí de lunes a viernes, aunque mi familia se quedó en Cascais. Desde hace un año, y fruto de los buenos resultados que la organización de España ha conseguido, he sido invitado a asumir también la gestión de Berner Portugal. Así que ahora sigo viviendo de lunes a viernes aquí, pero con una semana de por medio en Portugal. Mi sentimiento en Granada es el de estar en casa. Y, curiosamente, echándola de menos cuando me voy.

“Granada una grandísima calidad de vida y, posiblemente, quien está aquí no se da cuenta”

P. ¿Cómo ve a Granada? ¿Cuáles cree que son sus puntos fuertes y los que debe mejorar?

R. Granada tiene una grandísima calidad de vida y, posiblemente, quién está aquí no se da cuenta de eso. En muy pocos sitios existen unas condiciones naturales así: Sierra Nevada, la Costa, la naturaleza… No es una ciudad con grandes dimensiones, pero tiene los servicios necesarios. Y, por encima de todo, tiene un espíritu muy particular, algo único en España. Y eso tiene un gran valor.
El defecto, y yo lo padezco, porque tengo que viajar mucho, son las infraestructuras en comunicaciones. Que esté lejos del centro del país no se puede cambiar, aunque ahora con el AVE va mejor, pero podría ir un poco más rápido. Sin embargo, Granada sufre el tema del aeropuerto. En una ciudad con este potencial está muy poco aprovechado.

P. ¿Disfruta de tiempo libre? ¿Y a qué le gusta dedicarlo?

R. No tengo mucho tiempo libre. Me quedan los fines de semana y, a veces, lo que necesito es no hacer nada. Pero fuera de eso, tengo un hobby que hoy en día no es políticamente correcto, precisamente por culpa de ese colectivo, pero que es una gran pasión para mí: la caza. Pero no le puedo dedicar mucho. Tengo familia, dos niñas y, desafortunadamente, tampoco tengo mucho tiempo para los amigos de toda la vida, aunque siempre que puedo les dedico un tiempo. O sea que familia, descansar y, si puedo, la caza.

Distendido, en un rincón de la sede.



Se el primero en comentar

Deja un comentario