El 90 aniversario del Granada en 20 fechas para la historia

El nacimiento del Recreativo, la final de Copa de 1959, los ascensos, el partido de los hermanos Maradona, el pichichi de Porta o la clasificación para Europa forman parte de la nonagenaria vida del club

Collage con momentos historia Granada CF históricos
Collage con algunos de los momentos que han marcado los 90 años de historia del Granada CF | Fotos: Archivos y GD
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Resumir 90 años de historia en 100 momentos, por buscar una cifra redonda, no es nada fácil. Menos aún en 90, por reducir el guarismo a un valor idéntico al del aniversario. Pero hacerlo en 20, como pretende este compendio de fechas, es todavía más complicado. Quizás algunos piensen que es injusto, pues por el camino se quedarán historias, sinsabores, alegrías y partidos o temporadas que cada cual guarda en su memoria. De la fundación del club al cambio de denominación, de la final de la Copa del 59 a la clasificación para Europa o del gol de César en Castellón al de Ighalo en Elche. Son muchos los instantes en los que la historia pudo cambiar -unas veces para bien y otras para mal- y no pocos aquellos en los que, finalmente, cambió. El Granada celebra su 90 aniversario en una de las mejores temporadas de su historia. ¿La mejor? Eso mejor que lo digan los historiadores. Lo que es seguro es que en el Centenario, cuando se tengan que elegir los 20, 90 o 100 momentos más grandes de la vida del club volverán a aparecer nombres propios como los de Diego Martínez, Manchester United, Athletic Club, Antonio Puertas o Kenedy. Pasen y disfruten… según el pasaje.

Nace el Club Recreativo Granada

El 6 de abril de 1931, tal y como reflejan sus estatutos, el Club Recreativo Granada se inscribe en el Registro de Asociaciones del Gobierno Civil. La entidad nace como un club de ‘amigos’, y nunca mejor dicho. En primer lugar porque era fruto del deseo de unos cuantos de jugar al fútbol, pero también porque hasta cuatro miembros de su primera directiva llevaban este apellido. Eran Evaristo del Río Amigo, Manuel del Río Amigo, Antonio Amigo Pla y José Amigo Vico. Naturalmente, todos ellos eran familia. El Recreativo de Granada nacía recogiendo la herencia del histórico Recreativo Español, fundado en 1924 y que protagonizó una popular rivalidad, conocida como ‘de los dos Reales’, con el Real España; otra de las muchas sociedades futbolísticas de Granada surgidas en las primeras décadas del siglo XX.

Durante años se creyó que la fecha de fundación del que más tarde iba a conocerse como Granada CF fue el 14 de abril de 1931. Es decir, el día en el que vio la luz la II República Española. El error, en parte, quizás se deba a las ansias de algunos por hacer coincidir ambas fechas, pero sobre todo a un artículo aparecido en el diario El Defensor de Granada que decía así: “El pasado 14 de abril y luego de haber cumplido los requisitos que señala la Ley de Asociaciones, el equipo que la afición conocía con el nombre de Recreativo Español ha quedado oficialmente reconocido con el titulado Club Recreativo de Granada”. El primer partido oficial de la historia del club fue una visita al campo del Deportivo Jaén el 6 de diciembre de 1931 que acabó con triunfo granadino por 1-2.

Estatutos del Recreativo en los que queda clara la fecha fundacional del club.

Inauguración del antiguo Los Cármenes con triunfo ante el Malacitano

Tras haber disputado sus partidos como local en el Campo de Las Eras de Cristo y después en el de Las Tablas, este último también conocido como ‘Cajilla de Pasas’ por estar construido con tablas de madera procedentes de la carpintería del presidente Julio López Fernández, el Granada ‘inaugura’ Los Cármenes. Sí, entre comillas, porque el estadio, como tal, nunca tuvo un partido o evento inaugural, tal y como recogen los historiadores José Luis Entrala y José Luis Ramos Torres. Lo de llamarlo ‘Los Cármenes’ parece que también fue algo oficioso. El estadio se levantó bajo el mandato del presidente Matías Fernández-Fígares. Como arquitecto, hizo el proyecto y dirigió la obra de forma completamente gratuita.

El 23 de diciembre de 1934, aún con algunos remates pendientes para estar finalizado, Los Cármenes acogía su primer encuentro. Un derbi ante el Malacitano -antecesor del CD Málaga primero y después del Málaga CF- correspondiente cuarta jornada del Grupo III de Segunda A que los granadinistas vencieron por 2-1 con goles de Calderón y Latorre. El Recreativo había conseguido el ascenso el verano anterior el ascenso en una liguilla en la que empató absolutamente a todo precisamente con los malagueños, ascendiendo ambos a Segunda sin saber quién de los dos lo hacía como primero y segundo de la promoción. El debut en Segunda se produjo ante el Sport La Plana, protoclub del Castellón, con derrota por la mínima 1-0 el 2 de diciembre de 1934. Málaga y Castellón serán parte importante de la historia del Granada en los años siguientes.

Obras de construcción del viejo Los Cármenes.

Cambio de denominación: de Recreativo Granada a Granada Club de Fútbol

Tras la Guerra Civil, el dictador Francisco Franco ordena que los clubes con neologismos españolicen su denominación. Así, el Sporting pasa a llamarse Real Gijón; el Racing, Real Santander; el Athletic Club, Atlético de Bilbao o el FC Barcelona, CF Barcelona. Hay muchos más ejemplos, sobre todo en zonas como Cataluña o el País Vasco, donde muchas entidades lucían su nombre en la lengua propia de cada comunidad. No se sabe a ciencia cierta si este fue el motivo que llevó a la directiva de la época a rebautizar al antiguo Recreativo como Granada CF. Lo que sí es seguro es que tal decisión se llevó en secreto por parte de la directiva o del propio presidente, Ricardo Martín Campos. Nadie se hizo eco de la noticia y sólo cuando los aficionados fueron a consultar en el diario Ideal el calendario de la temporada 1940/41, el 13 de agosto de 1940, se enteraron de que el Recreativo Granada ahora se llamaba Granada Club de Fútbol.

Primer ascenso a Primera en el décimo aniversario

El Granada CF cumple este martes 90 años trufados de éxitos, fracasos y lágrimas de alegría y tristeza a partes iguales. Sin embargo, fue en el décimo aniversario cuando el club rojiblanco consigue su primera gran gesta: el primer ascenso a Primera División. El 6 de abril de 1941, el equipo dirigido por Victoriano Santos, y con Ricardo Martín Campos de presidente, se impone por 0-1 al Castellón en el antiguo y mítico estadio de Sequiol. Encuadrado en el Grupo II de Segunda División, el equipo completó una gran liga regular la temporada 1940/41. Quedó segundo con 30 puntos tras vencer 13 partidos, empatar cuatro y perder sólo cinco en un torneo con 22 equipos.

Para dirimir qué dos equipos jugarán la temporada que viene en Primera, la Federación organiza una liguilla en la que los granadinistas se enfrentarán a Real Sociedad, Deportivo de La Coruña y el propio CD Castellón. Los rojiblancos consiguen el ascenso con una jornada de antelación merced a ese triunfo por la mínima en Sequiol. El mítico delantero leonés César, máximo goleador histórico del Barcelona en Liga hasta la irrupción de Messi, consigue el único tanto del choque tras una serie de paredes con Trompi. El recibimiento en Granada es abrumador, con la Plaza del Carmen llena a rebosar para ver a los héroes del ascenso. En el último partido, el Granada pierde en casa contra el Deportivo, pero los deberes ya estaban hechos. Lo más curioso es que por una reestructuración, los cuatro equipos terminarán ascendiendo.

El Granada, recibido con honores en la Plaza del Carmen tras subir a Primera en Castellón.

El escándalo de Puente Genil

Hay que avanzar más de tres lustros para encontrar la siguiente gran efeméride en la historia del Granada CF. Sucedió en la temporada 1956/57. El Granada CF acabaría consiguiendo a final de Liga el segundo ascenso a Primera de su historia no sin antes protagonizar un sonoro escándalo que removió los cimientos del fútbol español. El 26 de mayo de 1957 el Granada visita el campo del Puente Genil. Sólo restan cuatro jornadas para que acabe la Liga de Segunda y el ascenso a Primera ya se saborea. Pero el ambiente en el campo cordobés se enrarece por momentos tanto entre los aficionados locales como granadinos.

A los oídos de todos ellos ha llegado la noticia de que, minutos antes de que comience el encuentro, el ex árbitro granadino Daniel Varela ha intentado sobornar al portero Torollo. Éste aceptó el soborno, pero sólo para denunciarlo ante la Guardia Civil, que pilla con las manos en la masa a Varela. Se da la circunstancia de que el sobre con el dinero acordado llevaba inscrito el membrete ‘Hermanos Bailón’, razón social del presidente de la época, José Bailón. Tanto él como Emilio Bueso, secretario, fueron inhabilitados dos años, pero el Granada salió indemne y venció por 1-3 con goles de Igoa y Navarro (2). Fonseca adelantó a los cordobeses.

El segundo ascenso, con una derrota

Tras lo sucedido en Puente Genil, el Granada tiene los deberes prácticamente hechos. Una semana más tarde vence por 3-0 al Atlético Ceuta en Los Cármenes con ‘hat trick’ de Navarro, que esa temporada vio puerta hasta en 21 ocasiones. Con el gol average particular ganado al Hércules, sólo necesita dos puntos para ser matemáticamente equipo de Primera División. Y en la penúltima jornada va a conseguirlo con una circunstancia que se repetirá varias veces más en la historia del ya nonagenario club: ascender sin ganar. Y no sólo sin ganar, sino perdiendo, pues el equipo rojiblanco cae el 9 de junio de 1957 ante el Extremadura en Almendralejo (2-1). Regatero adelantó a los azulgrana en el primer minuto de partido y Navarro -otra vez Navarro- empató en el 40′. A falta de siete minutos, Fausti puso el definitivo 2-1 que le daba la victoria a los pacenses. Las miras estaban puestas ahora en el derbi capitalino entre el Hércules y el Alicante. Dos tantos de Queralt para los alicantinistas hacían inútil el gol conseguido por Xirau desde el punto de penalti y el ascenso era para el Granada, que esa temporada tuvo tres entrenadores: Álvaro Pérez, Antonio Carmona (provisionalmente un partido) y Luis Casas ‘Pasarín’, quien consiguió la gesta.

La final de Copa de 1959

En estas dos últimas temporadas del Granada CF en Primera División se ha rozado la gloria. Menos de diez minutos separaron a los rojiblancos de la final de Copa que el pasado sábado la Real Sociedad le ganó al Athletic Club en La Cartuja y apenas segundos de la que disputarán el 17 abril los bilbaínos contra el Barcelona. Precisamente los azulgranas fueron los verdugos de la eliminatoria de cuartos disputada en Los Cármenes y también de la final de 1959, la única que el Granada ha disputado en sus 90 años de historia. Fue una hazaña impresionante que movilizó a miles de granadinos hasta el estadio Santiago Bernabéu, donde el Granada cayó el 21 de junio de 1959 goleado ante el Barça (4-1). La gloria, no obstante, ya estaba ganada.

Eulogio adelantó a los catalanes a los dos minutos de juego y el húngaro Kocsis hizo el 2-0 en el 10′. El genial delantero gallego Arsenio Iglesias puso el 2-1 de un testarazo a centro desde la derecha de Loren a los 13 minutos de la reanudación, pero Tejada (67′) y nuevamente Kocsis (76′) acabaron con el sueño granadinista. A las órdenes del también húngaro Jenő Kálmár y bajo la presidencia de Luis Rivas, el equipo rojiblanco saltó al césped con una alineación formada por Piris, Vicente, Benavídez, Carranza, Vázquez, Pellejero, Ramoní, Larrabeiti, Becerril, Arsenio Iglesias y Loren. Para alcanzar la final, el Granada se impuso en la primera eliminatoria al Elche tras ganar 8-1 en Los Cármenes y perder 5-1 en Altabix. En octavos se quitó de encima al Cádiz con sendos triunfos por 6-0 y 3-4. En cuartos cayó el filial del Madrid, llamado Plus Ultra, al que se venció por 3-1 y 1-4, y en semifinales el equipo granadinista venció en la ida al Valencia (1-0) y perdió por idéntico resultado en Mestalla. En el partido de desempate, celebrado en Madrid, el Granada ganó 3-1 a los ché, reservando su billete para la final.

FC Barcelona y Granada CF saltan al césped del Santiago Bernabéu en la final de Copa de 1959.

El tercer ascenso llega contra el eterno rival, que baja a Segunda

Los azares del fútbol determinaron que el tercer ascenso de la historia del Granada CF a Primera División llegara ante el Málaga, en La Rosaleda y con un sistema que no sólo hizo que los rojiblancos subieran a Primera, sino que también hizo descender a los blanquiazules a Segunda. Para comprender todo esto, primero hay que desglosar cómo funcionaba el sistema de ascensos y descensos de la temporada 1965/1966. En Segunda había dos grupos cuyos campeones subían directamente a Primera. De igual modo, tanto el penúltimo como el colista de Primera bajaban a la división de plata del fútbol español. Pero quedaban dos plazas más, que se iban a disputar los conjuntos clasificados en las posiciones 13ª y 14ª de la máxima categoría contra los segundos de ambos grupos de Segunda. El Málaga fue décimo tercero con 24 puntos, los mismos que el Espanyol que se salvó por average, y el Granada subcampeón de su grupo en la categoría de plata.

El sorteo quiso que se enfrentaran en una eliminatoria a vida o muerte en la que habría ‘dos permanencias’ o un ascenso y un descenso, como finalmente terminó sucediendo. El 15 de mayo de 1966, los rojiblancos vencen por 2-1 en un estadio de Los Cármenes hasta la bandera y con… ¡6.000 malaguistas en las gradas! Santos y Miguel hacen los goles rojiblancos y Otiñano el blanquiazul. La Rosaleda dictará sentencia y el 22 de mayo de 1966, con arbitraje de Ruiz Alciturri, el CD Málaga se adelanta en el 53′ por mediación de Aragón. Los minutos avanzan y la afición local cada vez ve más factible la permanencia, pero todo se desmorona en el 70′, cuando Miguel cabecea hacia atrás un centro de Flores que Eloy manda a la red para dar el ascenso al equipo otra vez dirigido por Kálmár y mandar al Málaga a Segunda. La rivalidad Granada-Málaga siempre ha sido importante. Quién sabe hasta qué punto este este capítulo fue determinante.

Los Cármenes antiguos, a reventar en la ida de la promoción ante el Málaga.

Vuelta a la máxima categoría al primer intento

La alegría sólo dura una temporada, el tiempo que tarda el Granada en terminar décimo cuarto en una Liga de 16 en Primera en la temporada 1966/67. El equipo rojiblanco vuelve a Segunda tras caer en una promoción con el mismo formato ante el Betis, que vence al Granada por 2-0 en Sevilla y 0-1 en Los Cármenes. El objetivo en la temporada 1967/68 es naturalmente retornar a la Liga de las Estrellas y para ello cuenta con la ayuda del mítico Joseíto en el banquillo y Candi en la presidencia. El Granada completa una magnífica Liga y llega al tramo final con el caramelo del ascenso nuevamente en el paladar. A última hora la clasificación se aprieta y el Granada llega a la jornada final sin el premio aún en el zurrón con la calculadora en la mano. El Calvo Sotelo, equipo de Puertollano, necesitaba hacer un punto más que los rojiblancos para que la provincia de Ciudad Real vea a un equipo de sus lindes debutar en Primera, algo que hasta la fecha no ha sucedido. Pero de milagro, pues el Granada fiel a su tradición de equipo sufridor, se dejó los dos puntos que necesitaba en su visita al Lluís Sitjar de Mallorca (1-0) el 28 de abril de 1968. Cifre materializó el único tanto del partido a los 23′. Suerte que el Cádiz, que dos jornadas antes también había vencido por la mínima a los rojiblancos, hizo su trabajo y se impuso por 4-1 a los de Puertollano, a los que ni el empate les servía. Así, el Granada volvía a ascender perdiendo, como ya sucedió en Almendralejo, y daba comienzo a su etapa más larga en Primera: ocho temporadas seguidas.

Tal y como recogen los historiadores José Luis Entrala y José Luis Ramos Torres en el libro en formato PDF Historia del Granada, “era la cuarta vez y ya había una especie de protocolo obligatorio con visita a la Virgen de las Angustias y recepción popular en la Plaza del Carmen con acto oficial en el Ayuntamiento. La novedad estuvo en el muy sincero discurso del alcalde accidental, el catedrático de Química Orgánica, Adolfo Rancaño: “Es una ironía que yo, que reconozco mi supina ignorancia del fútbol, sea quien os dé la bienvenida”. Luego habló Candi y todos saludaron desde el balcón
municipal”. En esa misma temporada, y según esta misma publicación, el 7 de enero de 1968, precisamente ante el Mallorca, se jugó en Los Cármenes el partido número 1.000 del Granada CF, dato que pasó desapercibido para la prensa de la época. Ureña y Almagro (2) marcaron los goles de un partido que los rojiblancos, esta vez sí, vencieron por 3-0.

La mejor clasificación histórica y el pichichi de Porta

¿El Granada CF de la temporada 1971-1972 o el de la 2019-2020? El debate está servido y lo puso sobre la mesa GranadaDigital. No es fácil quedarse con uno de los dos equipos, como ya evidenciaron los historiadores rojiblancos, pero de lo que no hay duda es que ambos son los dos mejores planteles que ha tenido el club en sus 90 años de historia. Aquella temporada 71/72, el Granada CF terminó la Liga en sexta posición con 36 puntos, la mejor clasificación histórica hasta la fecha en Primera, y que repetiría dos años más tarde con idéntica puntuación. El hito se alcanzó en la última jornada de aquel curso a principios de los setenta. Dos puntos más, los conseguidos por Las Palmas -al que se le tenía ganado el gol average particular-, y el equipo se habría clasificado para la UEFA, cuya última plaza entonces correspondía al cuarto, pero que se quedaron los amarillos tras ganar el Atlético de Madrid -cuarto clasificado- la Copa y sacar billete para la Recopa de Europa.

El 14 de mayo de 1972, Martos hacía en el minuto 43 el único tanto con el que el Granada se impuso de local al Córdoba para conseguir ese sexto puesto con un punto más que el Málaga, al que le resultó infructuosa la victoria por la mínima en el Camp Nou. Pero aquella campaña se recuerda también por otros dos hechos. De un lado, los tres triunfos seguidos en casa ante Athletic Club (5-1), FC Barcelona (2-0) y Real Madrid (2-1); este último campeón de Liga a la postre. Todos ellos conseguidos en el tramo final del campeonato. Pudieron ser cinco, porque también se ganó al Atlético de Madrid (1-0), pero un empate a cero ante el Celta de Vigo lo evitó. Entre medias, también se le ganó al Palencia en Copa (4-0) y se perdió ante el Valencia, subcampeón de Liga, en el campeonato doméstico (2-1). Curiosamente, en la primera vuelta pasó todo lo contrario. El Granada venció al Valencia (1-0), pero cayó derrotado ante Atlético (1-0), Athletic Club (1-0), Barça (2-0) y Madrid (4-2). ¡Y también con un empate sin goles en Vigo!

Enrique Porta recibe el trofeo que le acredita como máximo goleador de la Liga en Primera.

Por otro lado está la excelente temporada protagonizada por el delantero de Villanueva de Gállego Enrique Porta, que se convirtió en el pichichi de aquella Liga con 20 goles en 31 partidos. Dos de ellos, en aquella brillante victoria ante el Barcelona en Los Cármenes el 9 de abril de 1972 en partido correspondiente a la 29ª jornada de Liga. El 1-0 llegó en el minuto 4 al rematar de chilena un córner botado por Vicente y el segundo tanto en el 52′ a pase de Barrios. De aquellos tres míticos partidos ante Athletic de Bilbao y Real Madrid, Porta sacó tajada en tres ocasiones más, con un gol a los merengues y dos a los vizcaínos. También anotó el tanto del triunfo ante el Atlético y el que no sirvió para evitar la derrota ante el Valencia. De igual modo, vio puerta -o ‘Porta’- otras dos veces más ante el Madrid en la primera vuelta. El resto de víctimas del aragonés aquella temporada fueron Sporting (1 gol), Sabadell (3), Deportivo de La Coruña (2), Sevilla (1), Burgos (1), Real Sociedad (1) y Las Palmas (2).

Maradona, jugador del Granada CF por un día

Di Stéfano, Kubala, Ronaldo Nazario, Messi, Cristiano o Cruyff, que incluso debutó en España ante el Granada en el Camp Nou. Por Los Cármenes -el antiguo o el nuevo- han desfilado algunos de los mejores jugadores de la historia. Quizás falten Pelé o la magia de Ronaldinho, pero lo cierto es que casi todos conocen Granada. También Diego Armando Maradona. Pero el que muchos consideran el mejor futbolista de todos los tiempos, con permiso de Messi, no pisó el césped del antiguo Los Cármenes como visitante, sino como local. Una historia que no por haberse contado una y mil veces podía faltar en este resumen. Y no sólo eso, sino que fue la única vez en la historia que los tres hermano Maradona coincidieron sobre la hierba de un estadio de fútbol defendiendo la misma zamarra. La historia se remonta a los albores de la temporada 1987/88. El Granada, recién ascendido a Segunda tras dos temporadas seguidas en el infierno de Segunda B -dos cursos en la categoría de bronce, y cuatro en total, los habrían firmado besados los seguidores en las siguientes décadas-, encara la temporada 1987/88 con un ojo puesto en afianzarse en Segunda y otro en Argentina, donde un chico llamado Lalo Maradona era anunciado por el presidente Alfonso Suárez como refuerzo de lujo para el club.

Efectivamente, Lalo era hermano de ‘El Pelusa’ y aunque el contrato estipulaba que cobraría 20 millones por tres temporadas, el acuerdo incluía cláusulas secretas que elevaron lo que el atacante percibía hasta los 34 ‘kilos’. Daba igual, porque en el tránsfer se incluía un encuentro junto a sus hermanos el 15 de noviembre de 1987. Diego Armando solía disputar partidos amistosos a cambio de dinero o contratos. En Granada jugó gratis. Los Cármenes se llenaron para ver un Granada-Malmö muy distinto al de esta campaña, Diego cedió el ’10’ a Lalo, que marcó el empate a uno, y ‘Barrilete Cósmico’ hizo el 2-2 con un golazo de falta. Manolo consumó la remontada (3-2). Lalo salió rentable gracias a ese partido, pese a que hubo que costear el traslado desde Nápoles del ‘Pelusa’ y los gastos de la comitiva que trajo consigo. La afición enfervoreció ese día y también en el primer encuentro de Lalo, que marca 5-0 al Deportivo de La Coruña de penalti y remata al palo. El Granada vence acto seguido en Vallecas el 1 de noviembre y ya no lo vuelve a hacer hasta el 17 de enero. Entre tanto desmadre, la temporada termina como debía terminar, con un doloroso descenso a Segunda B y una mala racha que durará… ¡22 años!

Los tres hermanos Maradona, minutos antes de jugar juntos con la camiseta del Granada CF.

‘Murcianazo’ en Los Cármenes

Collage de fotos que reflejan la decepción de aquel 25-J del año 2000.

Esos 22 años sin pisar la Segunda División pudieron quedar en sólo 12 el 25 de junio del año 2000. Esa fecha está grabado a fuego en varias generaciones de granadinistas que, en adelante, repetirían aquello de “yo desde el Murcia no he vuelto a ver un partido del ‘Graná'”. Y es que aquel día toda la ciudad estaba presta y dispuesta para celebrar la vuelta del equipo a Segunda División. Sólo hacía falta un empate ante los pimentoneros, víctimas propicias para un equipo rojiblanco que había hecho lo más difícil una semana antes en La Condomina, donde no podía perder y no sólo no lo hizo, sino que ganó 1-2 con goles de Huegún e Ismael López de penalti para dejar el ascenso a un punto en aquella promoción en la que también estaban el Burgos y el modesto Mensajero. El equipo canario perdió todos los partidos excepto el de casa ante los de Felipe Mesones: 1-1 en el descuento con golazo de Navarro y gracias.

Con la euforia por las nubes, en plena Feria del Corpus, la ciudad se engalanó para el más que previsible salto de categoría, pero el Granada CF jugó tan mal como nunca lo había hecho en toda la temporada. Futbolistas de la talla de Capi, Huegún, Ismael o Méndez parecían estar agotados. Siempre llegando tarde a los balones divididos. El Murcia dominó antes del descanso, pero en la segunda parte el Granada pareció sobreponerse de la ‘pájara’ que sufría y comenzó a controlar la posesión del esférico. La historia pudo cambiar al poco de reanudarse el choque, cuando Jubera amagó a la defensa visitante y estrelló el cuero contra el larguero de Avelino Viña. ¿La respuesta de Felipe Mesones? Sustituirlo inmediatamente. Vale. Pocos minutos más tarde fue Pepe Aguilar, ex granadinista que consiguió que se retrasara un día el partido porque se casaba en Santander, quien encontró en la banda de Méndez una autopista de peaje en una contra para recortar en la frontal y batir de un golazo a un Notario extrañamente adelantado. Vale. El desenlace todos lo saben. Méndez jugó la temporada que viene en Segunda… ¡con el Real Murcia! y Mesones volvió a la entidad dirigida entonces por el ya malogrado Jesús Samper. Otro añito en Segunda B.

Descenso administrativo a Tercera

El 2 de agosto de 2002 el Granada CF firmaba una de las páginas más negras de su historia consumando el descenso a Tercera División, la cuarta categoría nacional por impago a varios jugadores. El club no había estado en una cota tan baja desde la temporada 1932/33, cuando la entidad sólo contaba con un año de vida. El sufrimiento duró 15 días. El 12 de julio, la asamblea extraordinaria debatía la moción de censura contra el presidente Francisco Jimena, promovida por el socio José María Medina Jorges. De los 240 presentes, votaron a favor de la reprobación del mandatario 156. Faltaron sólo cuatro votos para alcanzar los 160 -dos tercios de la asamblea- que a lo mejor habrían cambiado el sino de los tiempos. Lo único cierto es que 338.000 euros de deuda con la AFE mandaron al club a Tercera. Y ahí empezó un periplo de cuatro años con dos tentativas de ascenso frustradas y una temporada en la que ni siquiera jugó el play off. La mayor decepción se produjo el 29 de junio de 2003, en la primera liguilla. El Granada necesitaba ganar al Quintanar en la última jornada para subir y lo hacía desde el minuto 72 gracias al gol de José Mari Gordillo. En el descuento sobrevino lo inesperado. Juanjo, alias Pocholo por su parecido con el célebre personaje televisivo, alojó de un cabezazo el balón en su propia portería y ni rojiblancos ni manchegos consiguieron subir. Otra decepción mayúscula cuando se rozaba la gloria y lágrimas de impotencia en Los Cármenes.

Ascenso frente al Guadalajara en el ’25-J bueno’

El 25-J es un numerónimo grabado a fuego en la mente de muchos aficionados del Granada CF por el ‘gatillazo’ ante el Real Murcia en el 2000. Lo que no tantos recuerdan es que en esa misma fecha, pero de 2006, el club rojiblanco ponía fin a un largo historial de desventuras producidas cuando la palabra ‘ascenso’ se cruzaba en su camino. El último, a Segunda, se remontaba ya a la temporada 1986/87 y la espera era ya demasiado larga. En sus cuatro años en Tercera, el Granada CF había jugado contra equipos del Área Metropolitana o incluso de visitante en Los Cármenes frente al mítico Granada 74 de Carlos Marsá o al proyecto a base de dinero creado por García Arrabal con el Granada Atlético. Y fue en aquella temporada 2005/2006 en la que los rojiverdes vieron la luz cuando la suerte del Granada CF empezó a cambiar de la mano de Paco Sanz. De entrada, en la última jornada consiguió quedar campeón del Grupo IX de Tercera en el último minuto precisamente gracias al gol postrero del Imperio contra el Granada Atlético que le ‘arrebataba’ al equipo de los empresarios el título de campeón. Los rojiblancos celebraron sobre el césped más el gol de los alboloteños que el triunfo por 3-0 -golazo de vaselina obra de Lucena incluido para cerrar el tanteo- ante el Carolinense.

El primer puesto era casi testimonial, sobre todo cuando en el sorteo del play off salieron junto a la bola del Granada, las de la Balompédica Linense y la del Deportivo Guadalajara. La provincia alcarreña era la única de España que nunca había puesto un pie en Segunda B y esta temporada estaban dispuestos a conseguirlo. El Granada se deshizo, no sin sufrimiento de la Balona en la primera eliminatoria. En La Línea, el meta Gustavo se demoró en poner el balón en juego y el colegiado señaló libre indirecto dentro del área. Miguélez marcó para delirio de los balonos. En la vuelta, Josemi equilibró la eliminatoria de penalti. Y también desde los once metros, pero ya en la tanda posterior a la prórroga, el Granada pasó tras fallar los tres primeros el cuadro albinegro y acertar todos los rojiblancos. El Guadalajara, que se había deshecho del Don Benito, esperaba en un campo con un nombre precioso, el de Pedro Escartín, y una encerrona impropia de lo que había en juego. Marín, con la mano y haciendo falta a Gustavo, marcó el tanto del partido. El Granada vio cómo le anulaban un gol legal obra de Javi García en un choque dirigido por un Ruipérez Chercolés que tampoco quiso ver un penalti catedralicio sobre Lucena. La invasión de campo, tirada de petardos y activación de los aspersores en mitad del juego completaron el esperpento.

Pero quedaban Los Cármenes, que se llenó como nunca hasta la fecha, con más gente que incluso seis años antes frente al Murcia. El Granada fue muy superior. Iñaki Bollaín sirvió un centro magnífico que Juan Alberto Ramón mandó de un testarazo a la red en el minuto 27. Envío medido y giro de cabeza preciso desde el punto de penalti. Nada pudo hacer Sanmiguel. Con su gol, el balear rompía una larga racha de 14 partidos sin ver puerta. El Guadalajara aguantó a pie quieto todo lo que pudo y el encuentro se fue a la prórroga, donde un gol morado habría valido doble. Con dos menos, los arriacenses terminaron hincando la rodilla. Otra vez Ramón, en el 113′, elevó el cuero a Sanmiguel tras hacer una pared con Josemi y ya en el descuento Labella puso de vaselina el 3-0. El 25 de junio del 2006, en su 75 aniversario, el Granada volvía a conseguir un ascenso. Eso sí, a Segunda B.

’23 de mayo, esa fecha nos marcó’

Cuatro años necesitó el Granada para volver a Segunda B y otros tantos necesitó para regresar a Segunda tras 22 años de ostracismo por las catacumbas del fútbol español. Como en su periplo por Tercera, el club volvió a tocar con las yemas de los dedos la desaparición. Entonces hubo manifestaciones en Recogidas y esta vez sentadas en el campo. En la primera temporada el equipo se asentó y en la Segunda, con un sideral Gorka Pintado arriba, el play off se escapó pese a ganar en la última jornada al líder Linares en un Linarejos infernal. El Baza sufrió una estrepitosa remontada ante el Mérida que evitó la carambola. El Granada encaraba su cuarto año con más luces que sombras, pero a principio de julio de 2009 se rumorea con la posibilidad de que Quique Pina desembarque en Los Cármenes de la mano de Gino Pozzo, hijo del propietario del Udinese. Dicho y hecho. Miguel Ángel Álvarez Tomé, al que le estaban haciendo un equipo para salvar la categoría, de repente se encuentra con un transatlántico llamado a todo. En la asamblea del 23 de julio de 2009, los socios convienen acogerse a un proceso concursal para salvar las cuentas del club, un acuerdo por el que el Granada Atlético pasaba a ser filial y la futura conversión en Sociedad Anónima Deportiva.

Los once de Alcorcón: José Juan, Amaya, Tariq, Dani Benítez, Nyom, Mainz, Ighalo, Collantes, Rubén, Kitoko y Cámara.

El Granada comienza la Liga en el Grupo IV de Segunda B venciendo al Unión Estepona (3-2). A falta de ocho jornadas, y tras un sonoro batacazo en Marbella, Tomé es destituido y reemplazado por Fabri, quien reconduce al equipo. Los rojiblancos golean al Melilla, rival directo por el liderato, en un polémico encuentro en Los Cármenes y en la última fecha de la Liga regular se imponen a un aguerrido Real Jaén. Al quedar primeros, juegan el play off contra el Alcorcón. No es moco de pavo, pues los alfareros había goleado al Real Madrid de Pellegrini (4-0) esa misma temporada. ‘Manolo vete ya’, tituló al día siguiente Marca. Pina sube el precio de las entradas y la afición se queja. Con todo, unos 10.000 espectadores llenan la grada de Los Cármenes en un partidazo de poder a poder que se resolvió en dos minutos de locura en los que Ighalo e Iván Amaya pusieron al Granada en franca ventaja de cara al choque en el estadio Santo Domingo de la ciudad madrileña. El 23 de mayo de 2010, ante un estadio repleto de aficionados alcorconeros pero también de granadinistas, el Granada vuelve a hacerlo: pierde 1-0 merced a un tanto del a la postre granadinista Íñigo López, pero asciende. 22 años después, el club rojiblanco volvía a Segunda, una categoría que parecía ya un imposible, tras un choque de infarto en el que el Alcorcón tuvo ocasiones de sobra para igualar la eliminatoria. Una generación entera de granadinistas no había visto al equipo más arriba de Segunda B… No sabían lo que estaba por venir. La guinda llegó en la eliminatoria de campeones ante la Ponferradina, resuelta en la ida por 0-1 con gol de Jesús Berrocal. En la vuelta, empate sin goles.

“¡Ighalo para el Granada!”

“¡Ighalo, posición correcta. Cuidado Ighalo ante Jaime, mano a mano, aguanta Jaime, Ighalo a puerta vacía, se cierra la defensa… Ighalo… Gooool! ¡Ighalo para el Granada!“. Con esta emocionante narración cantaba una radio nacional el tanto más importante que conseguía el Granada en los últimos 35 años. Un periodo de tiempo demasiado largo para un club que había jugado 17 temporadas en Primera División, alcanzado una final de Copa o alzado a uno de sus delanteros a conseguir ser pichichi. Corría el minuto 28 del último partido de la temporada cuando un pase en largo de Dani Benítez lo cazó al espacio el nigeriano, que ya había tenido sangre fría para marcar un año antes frente al Alcorcón. El meta Jaime salió del área, se zafó de él, pero aún quedaban defensas raudos bajo los palos. Un giro de cadera y un toque sutil al palo largo hacían estallar de júbilo a los 2.000 granadinistas desplazados hasta el estadio Martínez Valero de Elche para vivir aquella cita con la historia tras tres décadas y media.

Aquella temporada, el Granada se marcó como objetivo la permanencia tras regresar a Segunda 22 años más tarde. Pero el equipo de Fabri comenzó a carburar de la mano de una sociedad ilimitada formada por Dani Benítez y Álex Geijo. Nyom, Ighalo, Roberto, el propio Lucena, Siqueira… Había mimbres de cara al nuevo curso, pero estaban por descubrir. La Segunda División estrenaba formato. Los dos primeros ascendían directamente y los cuatro siguientes disputaban un play off con una sola plaza en juego. Como el tercer clasificado fue el FC Barcelona B, que no podía subir, el séptimo, el Real Valladolid, también se clasificó para la promoción. En la primera eliminatoria los pucelanos vieron cómo el Elche les remontaba en un partido polémico. En la otra, Granada y Celta disputaban una final anticipada. En Vigo, Iago Aspas le dejó el pie suelto a Roberto provocándole un moratón en el ojo y Michu marcó el único tanto de la contienda en el 77′. En la vuelta en Los Cármenes pasó de todo. Orellana en el 21′ igualaba la eliminatoria. Dani Benítez pudo darle la vuelta en el 59′, pero su penalti se fue al palo. Orellana también se encontró con el poste en el 88′ y ya en la prórroga, otra vez Benítez marró una pena máxima esta vez atajada por Yoel. ¿Algo más? Pues sí, una tanda de penaltis infernal. El Celta no falló ninguno de los cuatro primeros y Carlos Calvo erró en el segundo. El que le daba el triunfo a los vigueses lo mandó a las nubes Michu para delirio de Los Cármenes y el primero de la muerte súbita lo anotó… ¡Roberto! El propio cancerbero formado en la cantera celtista detuvo el definitivo a David Catalá y Iago Aspas fue expulsado por dirigirse a la grada mientras celebraba el acierto en el suyo.

Ighalo remata a puerta el gol que le da el ascenso a Primera al Granada 35 años después tras zafarse del portero Jaime y Pelegrín.

Que con todo lo anterior aún hubiera aficionados del Granada a los que le parecía poco se debía a dos motivos. El primero no recordar el gen sufridor de este equipo y el segundo no imaginar lo que estaba a punto de pasar ante el Elche. Dos fechas: 15 y 18 de junio en Los Cármenes y el Martínez Valero. El premio, subir a Primera más de tres décadas después en el caso del Granada y de dos en el de los ilicitanos. Cero a cero en Los Cármenes, sí, pero otra vez con postes, un expulsado -Bodipo- y otros dos penaltis fallados. Esta vez por Abel Gómez ambos, que en realidad fueron el mismo, pues el árbitro ordenó repetirlo por invasión de área ya en el descuento. Lanzó uno a cada poste, pero siempre se encontró con un Jaime en estado de gracia. “Lo que no puede fallar un equipo, en una eliminatoria de este calibre, son cinco penaltis en dos partidos”, dijo Fabri. Al Granada le anularon también un tanto legal, en botas de Collantes. Al igual que al franjiverde Pelegrín en la vuelta. Xumetra igualó el tanto de Ighalo en el Martínez Valero, pero tarde. El 18 de junio de 2011 el Granada volvía a Primera División 35 años después en su 80 aniversario.

Otra vez Mallorca, otra vez a domicilio y otra vez sin ganar

Todos los ascensos a Primera que ha conseguido el Granada han tenido el denominador común de fraguarse fuera de casa. Y todos, el primero en Castellón, se consiguieron con un empate o una dulce derrota. El sexto y último hasta la fecha, también. Recién descendido a Segunda tras seis temporadas consecutivas en la élite, el Granada CF afrontaba la temporada 2017-2018 con garantías para volver a Primera. Una mala segunda vuelta lo evitó y el máster en disgustos que tenía la afición rojiblanca tras casi nueve décadas de curarse de espanto hizo rebajar la expectativa para la 2018/19. Pero la suerte llevaba unos años cambiando y el Granada pronto empezó a sumar. De la mano de Diego Martínez y una plantilla más modesta pero mucho más trabajada y que demostró calidad, el equipo comenzó a ganar partidos. Puertas, Montoro, Fede Vico, Vadillo, Rodri, Adrián Ramos… Los goles estuvieron bien repartidos durante toda la temporada entre varios jugadores que tenían en común una lucha incansable en aras de encontrar la meta rival. Basando su fútbol en la efectividad ofensiva y una buena defensa, el Granada fue avanzando hasta que el 1 de diciembre de 2018 venció al Málaga 0-1 en La Rosaleda con gol de Montoro. Ese día presentó oficialmente su candidatura al ascenso directo.

La plantilla del Granada celebra el ascenso a Primera en el mismo Son Moix.

En la segunda vuelta los de Diego Martínez dejaron atrás a los malacitanos y también al Deportivo de La Coruña. Con Osasuna ya virtualmente ascendido, la otra plaza directa estaba claro que sería bien para los granadinistas o bien para el Albacete. Y a cuatro jornadas para el final del campeonato, manchegos y rojiblancos se veían las caras en un choque a vida o muerte en el Carlos Belmonte. Tras el 1-1 de la primera vuelta, quien ganase no sólo se llevaría el componente anímico del triunfo, sino también el gol average particular, que en caso de derrota de los de Diego Martínez suponía ceder la segunda posición, pues sólo aventajaban en tres puntos a los de Luis Miguel Ramis. El Mallorca también acechaba de cerca. En un encuentro igualadísimo, el colombiano Adrián Ramos aprovechó un balón filtrado de Antonio Puertas para hacer el único tanto ante el delirio de los más de 1.000 granadinistas desplazados a Albacete. El Cádiz frustró una semana más tarde el ascenso en Los Cármenes (1-1) y en la penúltima jornada el salto de categoría pasaba por conseguir al menos el mismo signo que los manchegos, que recibían al Málaga. El Granada saltaba el 4 de junio de 2019 al césped de Son Moix, donde Salva Sevilla adelantó al Mallorca en el minuto 68. La derrota le valía porque los blanquiazules ganaban 1-2 en el Belmonte, lo que daba el ascenso al Granada pese a ir perdiendo. Y máxime cuando Fede San Emeterio establecía de cabeza el empate a uno. Con el partido ya concluido, Diego Martínez -que evitó hablar de ascenso toda la Liga, ni siquiera cuando éste era ya un hecho- y los jugadores permanecieron en riguroso silencio hasta que el colegiado no pitó el final en Albacete. Y ahí sí, todos estallaron de júbilo.

A la Europa League en el año del coronavirus

La suerte del Granada CF definitivamente había cambiado. La dirección deportiva refuerza el equipo y Diego Martínez cuenta para la temporada 2019/2020 con futbolistas de la talla de Soldado, Domingos Duarte, Yangel Herrera o Carlos Fernández. La Liga empieza con un partidazo en La Cerámica ante el Villarreal. El Granada, que en el minuto 74 caía 4-2, termina empatando a cuatro en el 75′ por mediación de Soldado y en el 80′ merced al tanto de Puertas. Todavía en los últimos minutos, Adrián Ramos tuvo tiempo de marcar el quinto, pero fue bien anulado por fuera de juego milimétrico. Tras perder seis días después en casa frente al Sevilla FC, el equipo encadena tres triunfos seguidos dejando la puerta a cero frente a Espanyol (0-3), Celta de Vigo (0-2) y FC Barcelona (2-0). El Granada compite como pocas veces lo había hecho desde su vuelta a Primera, y sólo una discutible actuación arbitral y un tanto de James en el descuento le priva de soñar con la gesta de remontar en el Bernabéu un encuentro que perdía 3-0 en el minuto 68 y que acabó 4-2. La buena sintonía mostrada en la primera vuelta se refrenda en la segunda. Y también en Copa del Rey. Hospitalet (2-3), Tamaraceite (0-1), Badalona (1-3), Badajoz (2-3) y Valencia (2-1) caen a manos de los rojiblancos en el torneo del KO, en cuyas semifinales espera el Athletic Club. Los bilbaínos vencen en San Mamés con gol de Muniain, pero la vuelta en Los Cármenes es otro cantar. Carlos Fernández (48′) y Germán (76′) consuman la remontada de un Granada que, cuando acariciaba la final tuvo que ver cómo Yuri Berchiche marcaba el definitivo 2-1 en el 81′.

Plantilla y cuerpo técnico celebran sobre el césped la clasificación para la Europa League.

Aquel choque disputado el 5 de marzo de 2020 en Los Cármenes fue el último en casa y el penúltimo oficial antes de que el coronavirus paralizara la competición. Tres días más tarde empatará con el Levante en la ciudad del Turia y ya no volverá a jugar hasta el 12 de junio, cuando se reanuda la competición ante el Getafe en casa y sin público. Precisamente con el Getafe y la Real Sociedad se dirimió en el último tramo de Liga la lucha por conseguir dos plazas en Europa de cara a la presente temporada. La empresa no era fácil. A la última jornada de Liga, el Granada llegaba noveno con 53 puntos, los mismos que el Valencia, una unidad menos que los madrileños y dos por debajo de los donostiarras. Sólo vale ganar y esperar. El Granada cumple goleando en la última jornada de Liga al Athletic Club en Los Cármenes con goles de Soldado (28′), Puertas (55′), Carlos Fernández (66′) y Montoro (90+3′). Esto unido al triunfo del Sevilla ante el Valencia con gol de Reguilón y al tropiezo del Getafe -con un empate valía, pero además acabó perdiendo en el 99′- frente al Levante hacía que el Granada se clasificase el 19 de julio de 2020 por primera vez en su historia para Europa. La fiesta pudo ser completa porque la Real Sociedad también perdía a pocos minutos del final en el Wanda ante el Atlético y eso le habría dado a los rojiblancos el sexto puesto, que evitaba las eliminatorias previas. Januzaj hizo el empate en el 87′ y el Granada tendría que jugar tres eliminatorias previas.

El primer partido en Europa

Para alcanzar la fase de grupos de la Europa League 2020/2021, el Granada tenía que superar dos eliminatorias correspondientes a las fases previas 2 y 3, más el play off final de clasificación. El primer sorteo continental de la historia en el que está la bola de los rojiblancos decide que el equipo de Diego Martínez inicie su andadura en Albania. Concretamente en el estadio Niko Dovana de la ciudad de Dürres, donde los granadinistas pasan como una apisonadora por encima del Teuta el 17 de septiembre de 2020, fecha del debut. Cero a cuatro con tantos de Soldado (4′), Kenedy (9’) y Yangel Herrera por partida doble (30′ y 46′). Al Granada le aguardaba siete días más tarde el Locomotive Tbilisi en la puesta de largo de Los Cármenes como escenario europeo. Machís y Jorge Molina resolvieron la papeleta. En la eliminatoria final, el Malmö, que ya había jugado en 1987 aquel partido de los Maradona, no pudo con un gran Granada CF, que se impuso por 1-3 merced a los tantos de Machís, Puertas y Yangel. Ya en la fase de grupos, los de Diego Martínez sumaron tres victorias ante PSV (1-2) -en el debut en la UEFA Europa League- y Omonoia Nicosia (0-2 y 2-1), dos empates a cero ante el PAOK y una derrota más también frente al PSV Eindhoven en Los Cármenes (0-1). En octavos, el sueño se prolongó tras eliminar a otro club muy relacionado con Diego Armando Maradona, el Nápoles, que cayó 2-0 en Los Cármenes y venció infructuosamente en el Diego Armando Maradona.

Víctor Díaz y Soldado celebran el primer gol europeo en la historia del Granada, conseguido ante el Teuta.

Un Granada nonagenario espera al United en Los Cármenes

Un partido de PlayStation. Así definía GranadaDigital el choque de ida de los cuartos de final de la UEFA Europa League que el Granada disputará ante el Manchester United en Los Cármenes. Por el ‘coliseo del Zaidín’, y también por el antiguo estadio de la avenida de Madrid, han desfilado los dos equipos más grandes del mundo -Barça y Madrid- pero nunca uno de otro país con tanto relumbrón y en un encuentro oficial. Aunque no habrá público por el dichoso virus, al menos sí que se podrá disputar el encuentro en Granada, algo que no era seguro cuando las dos primeras bolas del sorteo emparejaron a ambos equipos debido a las restricciones a los vuelos con Reino Unido impuestas por España. Levantado el veto, el Granada afronta en siete días los que serán, por enésima vez esta temporada, los dos partidos más importantes de su historia. Algo a lo que ya empieza a malacostumbrar el equipo de Diego Martínez. La ida, este jueves 8 de abril de 2021 en Los Cármenes y la vuelta, el día 15 en Old Trafford. Casi nada. Que continúe la racha al menos otros 90 años más.

Momento del sorteo en el que el Granada CF queda emparejado con el Manchester United en cuartos de final.







Se el primero en comentar

Deja un comentario