No solo del gol vive el delantero

Acostumbrada a los 'sinsabores', la afición del Granada alaba a quienes se dejan la piel por su escudo

RODRI-GOL-GRANADA-CF-CD-TENERIFE
Rodri celebra un tanto en Los Cármenes | Foto: Antonio L Juárez
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

A estas alturas, a nadie sorprende que se diga que el Granada CF es un club especial y peculiar, como así lo es su afición. De un tiempo a esta parte, el respetable del Nuevo Los Cármenes ha evolucionado a base de vaivenes, al igual que la trayectoria deportiva del equipo. No hace tanto tiempo, apenas catorce años, el Granada deambulaba por los campos de Tercera División. Por aquel entonces, eran apenas mil incondicionales los que se daban cita cada domingo para alentar a un plantel que vivía siempre al filo del cuchillo en lo deportivo y en lo económico. Así, la afición rojiblanca se forjó a base de sufrimiento y esfuerzo en torno a un equipo que, finalmente, consiguió el ascenso a 2ªB en 2006. Pocos años después, la estampa de los jugadores arrodillados en protesta por los impagos recorrió el país; entre ellos, Manolo Lucena, emblema y actual delegado de campo del primer equipo. Con la llegada de Gino Pozzo y Quique Pina en 2009 se produjo un punto de inflexión en el club que dio paso a los mejores años de la historia reciente del Granada: dos ascensos consecutivos y seis cursos en la élite antes de un periplo de dos años en Segunda y el posterior ascenso conseguido la pasada campaña.

Como es natural, gracias a la bonanza deportiva, la afición ha crecido en cantidad y, por supuesto, en calidad. Pero eso no significa que se hayan olvidado tantos ‘sinsabores’ relativamente recientes. Por este motivo, la grada de Los Cármenes, acostumbrada a sufrir más que a celebrar, aprecia mucho más la lucha, la garra y la ‘raza’ que la sutileza en el pase o el regate milimétrico. Claro que lo segundo gusta, pero si hay que elegir, la gran parte de la hinchada de este equipo elige lo primero. Por eso Iturra fue más coreado que Piti, por ejemplo. Aunque, sin lugar a dudas, el ejemplo más claro lo encontramos en Youssef El Arabi. En las cuatro temporadas que vistió la rojiblanca horizontal, el ariete marroquí se convirtió en el máximo goleador histórico del Granada CF con 44 dianas, superando por diez al segundo, el histórico Enrique Porta. Sin embargo, El Arabi jamás contó con el beneplácito general de la grada de Los Cármenes y escuchó el viento soplar en demasiadas ocasiones, por no hablar de quienes iban más allá y llegaban al insulto fácil.

Pese a sus 44 goles en cuatro temporadas, El Arabi no llegó a calar del todo en la gente y el recuerdo que dejó en buena parte de la afición no es el acorde a un jugador con esas cifras. “Solo mete de penalti”, “no lucha” o “desaparece la mitad del partido” eran muchas de las lindezas que se oían en aquel momento. Tres años después de su salida del Granada, El Arabi ha sido pieza clave en Olympiakos para conseguir el billete a la próxima edición de la Champions League. El punta marroquí anotó los dos goles de su equipo en el duelo de vuelta ante el Krasnodar y jugará la fase de grupos contra el Bayern de Múnich, el Tottenham y el Estrella Roja.

Volviendo al Granada, ayer se hizo oficial la desvinculación del club de Rodri Ríos. El delantero soriano, criado en las categorías inferiores del Sevilla, ha disputado tan solo una temporada en la entidad nazarí, pero ha dejado un poso muy positivo. Aunque es cierto que culminar la temporada con ascenso beneficia a todos, la sensación que ha dejado Rodri entre la afición a lo largo de los 35 encuentros que ha disputado como rojiblanco ha sido muy buena, como se ha podido ver con las respuestas a su bonito mensaje de despedida en redes sociales. Y, sin embargo, “solo” anotó cinco tantos. Probablemente, el respetable rojiblanco no recordará a Rodri como un gran goleador, pero, paradójicamente, sí lo recordará como ‘uno de los suyos’, que peleó cada balón, fue profesional hasta el último entrenamiento y lo dio todo en los minutos que disputó, lo cual genera un cariño extra en una afición como la del Granada.

Si el destino trae a Rodri de vuelta a Los Cármenes con otra camiseta, da la impresión de que será aplaudido de forma unánime. Y no olvidemos que en el coliseo zaidinero ha habido pitos para jugadores importantísimos en la historia reciente de este equipo cuando han vuelto con otra zamarra. Fútbol.



Se el primero en comentar

Deja un comentario