Nia: ‘’En Granada he realizado mis grandes obras, pero he generado mayor interés en Roma’’

El artista Rafael Martos, más conocido como Nia, emigró a Italia donde, según apunta, "se valora y se promueve mucho más el arte"

niaescultura
El artista granadino Rafael Martos del Jesús, "Nia" posa con algunas de sus obras
Jessica Fernández
0

Rafael Martos del Jesús, conocido artísticamente como Nia,  es un granadino que decidió emigrar a Roma tras comprobar que en Granada no había grandes posibilidades de prosperidad con respecto a su oficio en la pintura. Allí, sin embargo, vio una oportunidad de nutrirse y dar a conocer sus obras.

Las pinturas de Nia se caracterizan por un estilo basado en el goteo y salpicado de pintura, una técnica originada por los autores del expresionismo abstracto del siglo XX. Además, en alguna de sus obras ha conseguido aplicar diferentes estilos figurativos del Barroco, dando así con una técnica tan contrapuesta y llamativa caracterizada por la combinación moderno sobre un estilo clásico ‘’figurative-drip’’ (figurativo por goteo) o Baroque-drip.

El artista granadino Rafael Martos del Jesús

En diferentes lugares de Granada se pueden contemplar algunas obras de Nia como en el Bar Tocateja ubicado en pleno centro de Granada, donde se encuentra una de las obras más emblemáticas del artista. Como principal imagen, el local muestra la de una Audrey Hepburn con toques flamencos que abraza una gran columna del establecimiento, logrando así una gran impresión desde su entrada y pudiéndose ver ésta en diferentes planos, lo que hace que todo el bar sea una especie de santuario en el que también se pueden encontrar una exposición permanente de cuadros de Nia.

El Hotel Granado se encuentra sobre un edificio histórico ubicado en el centro de Granada y adyacente al Tocateja. Al cambio de propietarios, a Nia se le encomendó diseñar el logotipo e instalaciones del lugar. Como ejemplo de arquitectura local y tradicional, para diseñar la puerta principal se inspiró en la Puerta de la Justicia de la Alhambra y en el resto de instalaciones combinó la modernidad con el clásico a través de unos murales que se alzan por los dos pisos hasta varias obras pictóricas que decoran las salas comunes.

Nia ha sido el primer español en participar en la 7º edición de Dunart.com, evento en el que se reúnen varios artistas de diferentes países y donde por un tiempo determinado trabajan y comparten su pasión por la pintura. Posteriormente, los trabajos que han realizado han sido expuestos en diversas exposiciones de Bratislava y Budapest.

Obra «La Belle Ferronière» de Nia

 

Pregunta (P.) ¿Cuándo comenzó su pasión por el arte?

Supongo que comenzó a desarrollarse a una temprana edad, de forma casi inconsciente ya que parte de mi sensibilidad se la debo a mi familia que siempre han mantenido una tendencia hacia la cultura, pues he crecido entre las obras coloristas y eróticas de Manuel Lecrín y siniestras y nostálgicas de mi tío-abuelo Carmelo Martos.

Mis primeras obras se podrían decir que fueron fotografías ya que mi padre me inculcó este afán a los 12 años, me gustaba y se me daba bien pero no terminaba de llenarme. La idea de trabajar como artista se me quedaba remota, pero esto cambió a los años gracias a una serie de acontecimientos novelescos y a unas personas que hicieron brotar de mí un fuerte impulso creativo en el que surgieron las que considero mis primeras obras pictóricas y fueron a partir de éstas donde pude ver que tenía un cierto talento por las artes.

Después de varios años dedicándome a la pintura en Granada sin grandes posibilidades de prosperidad, he decidido probar suerte en Roma porque pensé que era el lugar donde más podría inspirarme. Grandes pintores como Picasso o José de Ribera, residieron por un periodo en esta ciudad y es aquí donde he podido descubrir mi fascinación hacia las personas que tienen un gusto por las artes, así como en Granada por el flamenco. En Roma he realizado pequeñas obras urbanas que han tenido un gran recibimiento e interés. En Granada, realicé mis grandes y más bellas obras y sin embargo en esta ciudad, aún mayor, lo poco y simple que hice ha generado mucho más interés. Lo que me recuerda a una frase que dijo José Ribera ‘’Mi gran deseo es volver a España, pero hombres sabios me han dicho que allí se pierde el respeto a los artistas cuando están presentes, pues España es madre amantísima para los forasteros y madrastra cruel para sus hijos’’. No quiere decir que, en Granada, España se me haya tratado mal, de hecho, me siento afortunado por haber dado con personas que han apreciado mi arte y me han dado la oportunidad y confianza de realizar importantes encargos, pero a un nivel más general. Es cierto que Roma valora y promueve mucho más el arte y a sus artistas, un ejemplo personal, es haber conocido a Istvan Puskas, director de la academia de Hungría que a través de mis obras urbanas quedó interesado en conocerme y adquirir algunos de mis trabajos, ofreciéndome exponer en la academia, así como abriéndome las puertas a nuevos países como Hungría.

(P.) ¿Quiénes han sido sus ídolos, es decir, en quién se fija o en qué se inspira cuando crea?

En la pintura no tengo ningún ídolo en sí, por lo general podría decirse que al realizar mis primeras obras empecé a fijarme en el estilo de mi tío-abuelo Carmelo, al que solo llegue a conocer más que a través de sus misteriosas obras, después de él me deje llevar por propias experiencias y motivaciones que derivan tanto de estilos clásicos como modernos, desde las obras de Caravaggio o su coetánea Artemisia Gentileschi por el uso del claroscuro y su expresividad, a Goya por lo inquietante y por el uso de sus pinceladas así como el Greco, fuertemente emotivo como Van Gogh por su composición llena de color y expresividad, pasando por algunos pintores más como Julio Romero de Torres, Apperley, Pollock o Edward Hooper. Todos ellos han sido grandes representaciones, pero no solo me inspiro en la pintura si no también en el cine, la literatura, la arquitectura y por supuesto en mis propias vivencias e intuiciones pues es un hecho que no puedo pintar lo que quiero si no lo que siento.

Obra de Nia: »La Mesa Del Rey Midas»

 

(P.) ¿Sigue siempre una misma línea o le gusta innovar? ¿Cuáles son los estilos que ha seguido?

Desde que ideé un estilo propio y característico me mantenido con él, aunque por supuesto me gusta innovar. No caer en lo repetitivo e intentar hacer diferentes colecciones, pero a la vez mantener ese estilo, algunas veces más fuerte y caótico y otras más sutil y armonioso.

(P.) ¿Por qué decidiste probar suerte en Roma y no en otro lugar?

En Granada hice buenos amigos de Italia, de los cuales tres de ellos son de Roma, a su regreso me invitaron a pasar unos días en su ciudad, de la cual quedé totalmente prendado y justo supe que tenía que estar allí, junto a las obras de Borromini, Bernini, Caravaggio, Michelangelo, Sanzio entre muchos otros que hicieron de Roma, la ciudad eterna.

La cultura italiana es hermana de la española, pero sin degradar a la española, ésta tiene algo que la diferencia, es como si estuviese más nutrida, más cultivada. En Roma se valora y promueve mucho más el arte.

Es cierto que en Granada realicé mis más grandes y bellas obras y sin embargo en esta ciudad aún mayor, lo poco y simple que he hecho, ha generado mucho más interés, aunque decir tengo que en Granada también he dado con personas que han fomentado mi arte y a las que les estaré eternamente agradecido.

»Audrey Flamenca», el fresco realizado para el Bar Tocateja de Granada

 

(P.) ¿Planes de futuro? ¿Expectativas, ambiciones?

Por el momento la próxima exposición en la que participaré será en Budapest el 7 de enero a través del evento organizado por Dunart.com. Mi intención es seguir en Roma, aprender de ella, coger experiencia e intentar generar buenos proyectos. Como dijo Ramón Del Valle-Inclán; ‘’En cualquier momento de la vida, son de provecho las altas enseñanzas de Roma» Sin embargo no descarto ir allá donde deba de estar. Mis expectativas no son otras que superarme con cada obra y poder procurarme una vida que ya es difícil y aún más con mi oficio, pero no desestimó pues es la calidad de las convicciones y no el número de seguidores lo que determina el éxito.

(P.) ¿Qué es lo que echas más de menos de Granada? ¿Te gustaría volver? 

Cierto que se echa de menos, no solo a la ciudad con sus calles, paisajes y rincones sino también a la familia, a los amigos, los conocidos de las cafeterías y bares, expresarme en mi jerga, sentirme en el lugar que más conozco y donde tantos recuerdos guardo. No quiero que cambie a peor ya que pienso que en sus urbes se han realizado auténticas barbaridades y espero que crezca según a su propia cultura y patrimonio en un sentido coherente de belleza, pues entonces así, seguirá siendo única y especial. Por supuesto no descuidaré el volver de vez en cuando, pretendo seguir realizando los encargos y proyectos que se me ofrezcan. Al fin y al cabo, Granada siempre formará parte de mí y con ello espero realizar grandes trabajos que inspirada en la ciudad nazarí acerquen ésta vaya donde vaya.



Se el primero en comentar

Deja un comentario