Los negocios de la calle San Antón se muestran en contra de su peatonalización

Disparidad de opiniones entre vecinos y comerciantes respecto a la medida propuesta por el Ayuntamiento de Granada

COVID-19-CALLE-SAN-ANTON-Javier-Gea
Imagen de la calle San Antón durante este martes | Foto y vídeo: Javier Gea
Patricia VázquezPatricia Vázquez
0

El Ayuntamiento de Granada hizo pública ayer su intención de dar preferencia a los peatones por la calle San Antón con el objetivo de mantener la distancia social de dos metros entre los transeúntes. Una calle que formará parte de la señalización de 51 rutas peatonales entre el centro de la ciudad y los barrios con las que se modificarán en los próximos días las calles más concurridas de la ciudad.

Sin embargo, la propuesta ha conseguido que vecinos y comerciantes no se pongan de acuerdo en si puede resultar beneficioso o no para la economía de la zona. Los primeros consideran que esta medida va a permitir que por la calle haya más personas paseando y que haya más posibilidad de que entren en los negocios. Los segundos, en cambio, piensan que si los clientes no pueden ir en coche para entrar directamente a la calle, se irán a los centros comerciales de las zonas aledañas a la capital.

Una opinión que comparten prácticamente en todos los negocios en los que hemos preguntado.

“El cliente busca la comodidad y, por tanto, quiere venir en coche aparcar lo más cerca de la tienda posible, comprar y volver a irse. Si les obligamos a que busquen aparcamiento más lejos y vengan toda la calle andando, van a preferir ir a comprar a los centros comerciales de las afueras en los que pueden aparcar en la misma puerta”, lamentan desde una de las pocas tiendas de ropa que permanecen abiertas durante esta semana en la que Granada ha pasado a la fase 1 del plan de desescalada puesto en marcha por el Gobierno tras la pandemia originada por el Covid-19.

Preguntamos también a vecinos y transeúntes que nos encontramos y sorprende ver la respuesta tan diferente que tienen al respecto. “Sería lo mejor. No tener que andar esquivando coches y pasear tranquilamente por esta calle, sobe todo ahora que hay que guardar la distancia de seguridad de dos metros con la gente con la que te cruzas a diario”, comenta una pareja a la que encontramos mirando uno de los escaparates de otra tienda. “Y nosotros venimos desde un pueblo”, puntualizan.

“Vengo con la niña a comprar y pasear al centro y he dejado el coche en el mismo parking de San Antón con Recogidas, para mí, por ejemplo, sería un jaleo dejarlo más lejos, pero creo que es una medida que puede ayudar bastante a las tiendas de esta calle y los ciudadanos nos acostumbraríamos”, explica otra mujer.

El plan, que contempla la reestructuración de 125 kilómetros de calles en los próximos días, incluye la implantación generalizada de la velocidad 30, la puesta a disposición de casi 75 kilómetros de infraestructura para la bicicleta y para VMP –con espacial atención a las conexiones metropolitanas- y la regulación de los flujos peatonales.





Se el primero en comentar

Deja un comentario