El músico de Granada agredido en su casa por tener una bandera republicana agradece las muestras de apoyo

Javier Cuesta recibió "una paliza por parte de cuatro desconocidos" que entraron en su domicilio el pasado sábado

javier cuesta musico
El músico Javier Cuesta en una imagen de archivo de un acto memorialista | Foto: Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación
GranadaDigitalGranadaDigital
1

El músico granadino Javier Cuesta fue asaltado y agredido en su domicilio, en el que vive con sus padres, por mostrar sus “ideales democráticos y republicanos” el pasado sábado 23 de mayo. El músico ha agradecido en un comunicado los ánimos y las muestras de apoyo que ha recibido tras sufrir esa agresión. “Recibí una paliza por parte de desconocidos que entraron a mi casa. Fue una situación muy desagradable que no le deseo a nadie”, asegura.

Javier Cuesta cuenta en el comunicado cómo sucedieron los hechos: “Eran aproximadamente las 21:30 horas, yo iba a meterme en la ducha, en el segundo piso, y de pronto empecé a escuchar gritos de mi hermana y mis padres, que estaban abajo. Todo tenía que ver con la bandera republicana que colgué en la ventana el pasado 16 de mayo, el día que murió Julio Anguila, pero yo no lo supe hasta más tarde”.

Este músico asegura que tras escuchar los gritos de sus familiares bajó las escaleras y encontró a “cuatro hombres desconocidos saliendo del salón haciala calle con prisa”. “Pude agarrar al último justo cuando estaba saliendo y en voz alta le espeté: ¿Qué pasa?, ¿qué hacéis aquí?”. Acto seguido, ese desconocido empezó a agredirme, dentro de mi casa, y yo traté de defenderme. Fue una situación terrible porque además estaban delante mis padres, que están mayores. En cuestión de segundos, los tres hombres que habían salido corriendo volvieron y empezaron a darme puñetazos y patadas entre los cuatro. Tras un golpe en el estómago perdí elequilibrio, caí alsuelo y siguieron agrediéndome a patadas. El parte médico da cuenta delos hematomas en la espalda y la cara, y del dedo meñique derecho roto que me dejaron estos cuatro desconocidos”, afirma.

Javier Cuesta asegura también que estos desconocidos entraron a su casa “tras romper la puerta principal a patadas”. “Mi sobrino había visto a uno delos agresores orinando en la puerta de casa, debajo de la bandera republicana, y le llamó la atención. El agresor respondió con violencia. Mi sobrino hizo amago de usar un cubo de agua sino dejaba de orinar en la puerta de casa. En poco tiempo, mi sobrino vio que ese hombre y otros tres le estaban esperando en la calle. Tuvo miedo y se escondió en una habitación, pero estos hombres también rompieron la puerta de ese cuarto”, apunta. Los hechos ya han sido denunciados ante la Policía “por posible delito de odio y agresión”.

 

El sindicato CCOO se ha solidarizado con el músico Javier Cuesta y ha exigido “mesura y responsabilidad entre los representantes públicos de la derecha, en momentos en los que una crisis sanitaria y económica está llenando de sufrimiento a la clase trabajadora”. Para CCOO, “la intolerancia y el odio no pueden ser el camino hacia un mundo más justo, algo por lo que siempre ha luchado Javier Cuesta”, al que ha trasladado “toda la solidaridad y apoyo de las personas que componen el sindicato y el firme compromiso de luchar contra actitudes fascistas que desgraciadamente están prendiendo en nuestro país y nuestra provincia”.

También la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación ha condenado la “agresión fascista que ha sufrido el músico Javier Cuesta cuando estaba en su propia casa”. El ataque se produjo “en la noche del pasado sábado, a la vuelta de la concentración convocada en el centro de Granada por Vox”, ha señalado esta asociación, que ha lamentado que “cuatro ultraderechistas vieron la bandera republicana que Javier Cuesta había colocado en el balcón de su casa, con motivo de la muerte del líder comunista Julio Anguita” y “asaltaron su domicilio con intención de quitar la tricolor”.

Una condena a la que se suma también el Partido Comunista de Andalucía en Granada, desde donde se apunta que “la violencia no es un recurso, ni una respuesta a nada, es simplemente violencia, y sin lugar a dudas genera más violencia”. Reconocen en un comunicado que recibieron “con gran pesar” la noticia de la agresión, que consideran “una muestra de los momentos que vivimos y de cómo los mensajes de algunos incitando a dicha violencia están calando en una sociedad maltrecha, de manera muy especial desde el inicio de esta crisis”. “Por eso condenamos la violencia, a quienes la ejercen y a todas aquellas personas que incitan al ejercicio de la misma como una manera de amedrentar, de presionar, de volvernos a inculcar el miedo, al que hace ya muchos años vencimos”, concluyen.





Comentarios

Un comentario en “El músico de Granada agredido en su casa por tener una bandera republicana agradece las muestras de apoyo

  1. Avatar

    Wenceslao Gómez Ortega

    Lamento sobremanera lo que unos matones han protagonizado sobre la persona de Javier y su familia por tener colgada una bandera republicana en su balcón. Recuerdo con admiración a este músico, en Febrero de 2017, en la última jornada de 10 durante las que anduvimos los más de 200 Km conmemorando el 80 aniversario del crimen de las fuerzas fascistas sobre la población civil cuando huía por la carretera de la costa de Málaga a Almería, hecho absolutamente vil y cruel de nuestra Guerra incivil española. Población civil que a duras penas caminaba huyendo del terror y asedio de las tropas que entraron a Málaga apoyadas por el bombardeo criminal desde el mar. Mucho de los componentes de aquel nutrido grupo de personas portaban banderas republicanas durante y en esa última jornada de entrada a la ciudad de Almería, meta de tal evento. Algunos, como un servidor, portamos alguna bandera de España que la Federación Andaluza de Montañismo tenía, junto a alguna enseña andaluza. La española me hizo sentir particularmente activo en una idea de desagravio ante los irresueltos problemas de España, Monarquía o República, y ante una apropiación más de latrocinio de la enseña rojigualda por parte de personajes antipatriotas reaccionarios y aprendices de pistolerismo que de constructores de la convivencia y el futuro para todos. Fui muy respetado por los compañeros de caminata, lo más hermoso de todo fue sin duda el abrazo con que nos fundimos Antonio y yo, ambos con sendas banderas, la republicana y la constitucional rojigualda, sabedor de que hacíamos historia con este sencillo gesto de reconciliación y rotundo NO A LA GUERRA. Javier animó con su acordeón esta última caminata por las montañas del cañarete, la jornada más dura pero a la vez más hermosa que como experiencia hemos tenido los participantes. La emoción, el esfuerzo, el recuerdo, la historia y la justicia que supone reconciliar las dos españas, que muchos de los irresponsables de la política se empeñan en hacer fracasar, fue el lindo balance de las personas que anduvimos implicadas en tomar conciencia, aun con dolor, de lo que sufrieron nuestros abuelos y padres. Curando heridas que no se deben nunca más abrir. El ataque a Javier es un hecho absolutamente deleznable que muestra la situación de irresponsabilidad que se refleja en el parlamento de España, donde la partitocracia y el radicalismo hacen tambalear no solo la credibilidad de la democracia, sino la convivencia social y el bienestar de la gente. El oportunismo reaccionario de quienes se sienten superiores y con derecho a agredir en sus múltiples formas está incentivado por intereses de partidos que representan sino los elementos residuales que hasta bien poco eran fantasmas del pasado. Espero que los malhechores pistoleros sean sancionados de manera contundente y se les quite las ganas de agredir y tomarse la ley por su mano al más puro estilo fascista-estalinista. Javier se recupere del traumático susto y sepa que todos estamos con él. Viva la libertad. GRACIAS.

Deja un comentario