Miembros de empresas AJE reflexionan sobre las llamadas ‘soft skills’ y su aplicación en tiempos de pandemia

Javier Toro, de Buderi; Ataly García, de People and Talent, y Giuseppe Favale, de Eleva tu Talento, coinciden: "El teletrabajo nos está haciendo tomar conciencia de nuestras habilidades"

FOTO DIRECTO AJE SOFT SKILLS
Los tres invitados charlan junto al periodista de GranadaDigital Miguel López | Foto y vídeo: Dani Bayona
Miguel López Rivera
0

Javier Toro, director ejecutivo de Buderi Consulting; Ataly García, psicóloga especializada en recursos humanos de People and Talent, y Giuseppe Favale, gerente de Eleva Tu Talento, han sido los tres invitados que este jueves han acercado la realidad social y empresarial de la provincia de Granada a través de los #DirectosEnRedGD que GranadaDigital organiza junto a representantes de las empresas que forman parte de AJE Granada (Asociación de Jóvenes Empresario de Granada). Esta vez para hablar de un concepto desconocido de oídas, pero que en realidad todo el mundo practica de una forma u otra en su día a día: los soft skills. Expresión inglesa que en español se traduce como ‘habilidades blandas’. O, dicho de otro modo, todas aquellas capacidades personales que el individuo atesora y que cada vez valoran más las empresas.

La pandemia, de la que poco a poco va escapando la provincia gracias sobre todo a la vacunación, se está desmarcando como un buen punto de partida para identificar todas esas soft skills. Positividad, capacidad de trabajar en equipo o flexibilidad son las grandes habilidades que el Covid está poniendo a prueba entre los actores sociales. Y el mejor ejemplo es el teletrabajo. Algo en lo que han coincidido todos los invitados al ser preguntados por quien firma estas líneas.

Javier Toro ha resaltado que “el teletrabajo es el resultado de una suma de capacidades de esas soft skills. Aunque yo no lo catalogaría como una soft skill en sí, pero sí que es verdad que es el resultado de una serie de suma de esas habilidades blandas que permiten que las organizaciones puedan desarrollar su trabajo desde su entorno personal. El director ejecutivo de Buderi, que se ha confesado “un convencido del teletrabajo”, ha lamentado que España se haya topado con esta nueva forma de organización “casi por obligación”, frente a la mayor implantación prepandémica en otras partes de Europa. Al mismo tiempo ha destacado “la adaptabilidad de la gente para cambiar el entorno físico de trabajo habitual a tener que trabajar en tu entorno personal” para el desempeño de las obligaciones diarias.

Por su parte, Giuseppe Favale ha calificado la pandemia como “la gasolina que ha hecho que el teletrabajo sea una necesidad”. “Quizás se pueda llevar eso a un momento determinado. Yo personalmente caminaba a caballo entre dos países, Italia y España, y usaba mucho el teletrabajo cuando estaba aquí en España”, ha indicado antes de recordar que, probablemente, “haya sido una sorpresa para quienes no lo utilizaban”, mas ha reiterado el punto de vista de Toro: “Se trata de una suma de soft skills, entre los cuales tenemos la adaptabilidad y también la accesibilidad. Y muchas más, porque estar delante de una pantalla te lleva a desarrollar otras como la capacidad de escuchar. Las circunstancias que hemos vivido lo han hecho necesario, pero por otro lado también esas habilidades las vemos cuando, por ejemplo, vamos a un supermercado y el personal de caja nos da las gracias”. Por eso, ha pedido “potenciarlo y desarrollarlo”.

Adaptabilidad y resiliencia

Ataly García ha subrayado una palabra ya aportada por sus compañeros –“adaptabilidad” – antes de añadir otra que esta pandemia ha puesto en boca de mucha gente: “Resiliencia”. “Es poder adaptarnos a los cambios porque la sociedad en la que estamos cada vez es más cambiante y está más expuesta por la pandemia. Ese poder adaptarnos al cambio nos ha requerido también mucha flexibilidad, que es también otra habilidad blanda muy importante”, ha plasmado. Aunque la psicóloga de People And Talent ha hecho hincapié en “la gestión del estrés”: “Se ha generado mucho estrés a nivel social y personal como consecuencia de un cambio tan radical. Por eso, tener la capacidad de poder gestionar eso ha sido muy importante. Todos estamos aprendiendo a marchas forzadas, pero hay a quien le cuesta más controlar el estrés o la ansiedad en sus relaciones. Y eso nos ha podido derivar más en este tipo de problemas.

Favale ha celebrado el hecho de que las empresas se estén dando cuenta de que estas soft skills puedan estar marcando la diferencia: “Hasta hace unos años hablar de inteligencia emocional o gestión de las emociones sonaba a espejismo. Ahora es más normal”. En este punto, el director ejecutivo de Buderi ha querido definir el concepto de soft skills de forma precisa: “Son las capacidades que teníamos en nuestra vida normal y que ahora las empresas están valorando”. “Nos permiten una mayor adaptabilidad y alinearnos con la organización de la que formamos parte”, ha apostillado. En esa línea, García ha añadido que la clave es entender que las empresas están formadas por personas: “El factor diferencial lo componen las personas, porque son las que van a ayudar a crecer, a diferenciarse y a ser un poquito mejores”, lo que le ha hecho pedir “acudir a las personas”, pues en el mundo actual “cada vez hay más automatización”: “Las máquinas son más eficientes y no se cansan, pero no nos pueden superar en esa otra parte que son las actitudes y las aptitudes”.

La psicóloga ha puesto en valor que la tarea de asesoramiento que todos los participantes realizan en sus respectivas empresas no sólo va dirigida al trabajador, sino también a los cargos ejecutivos. “Lo que sucede arriba es lo que se proyecta en el puesto subordinado”, ha afirmado a este respecto. Favale ha retomado la idea para explicar que “nos encontramos en un momento de cambio de paradigma y las personas que están en lo alto quizás tengan las claves para que se vaya originando el cambio. Un liderazgo consciente es una soft skill muy importante porque esto es sólo un punto de salida”. Por eso, Toro ha apostillado en último término que, en este momento, “no sólo tienes la presión de tu propio trabajo, sino también la de tu entorno. Hemos perdido nuestra capacidad de ser seres sociales y esa adaptabilidad se valora mucho. También la responsabilidad o la gestión del tiempo”.







Se el primero en comentar

Deja un comentario