May avisa del riesgo de que no haya Brexit en caso de “parálisis” parlamentaria

"Le pido a los diputados que tengan en cuenta las consecuencias de sus actos", ha avisado May

theresa may
Theresa May | Foto: E.P.
E.P.
0

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha insistido este martes en que el acuerdo negociado por su Gobierno para lograr la salida de la UE es “el único posible” y ha advertido de los riesgos de que haya una “parálisis” en el Parlamento, planteando incluso la posibilidad de que no haya Brexit el 29 de marzo de 2019.

“Le pido a los diputados que tengan en cuenta las consecuencias de sus actos”, ha avisado May durante la visita a una fábrica, un día antes de que la Cámara de los Comunes se pronuncie de forma definitiva sobre el Tratado de Retirada anunciado en noviembre.

La ‘premier’ británica, que ha intensificado sus contactos con la UE en busca de nuevas garantías que permitan calmar las suspicacias de los diputados, principalmente en torno a la hipotética salvaguarda contemplada para la frontera irlandesa, encara sin garantías la votación del martes.

“Nunca ha habido un referéndum en Reino Unido tras el cual no se haya acatado su resultado”, ha dicho May, que teme que el ‘no’ de los diputados derive en una “parálisis” de resultados inciertos. En este sentido, ha reconocido que ahora cree que un bloqueo de todo el proceso de divorcio es más probable que una salida sin acuerdo el próximo 29 de marzo.

May ha recordado a los distintos partidos que el Parlamento votó “abrumadoramente” a favor de activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa –inicio formal del proceso– hace casi dos años y que en sus programas electorales de 2017 se incluían compromisos explícitos para llevar a cabo el Brexit.

La primera ministra ha descartado, en cualquier caso, prorrogar los plazos para ganar tiempo o celebrar un segundo referéndum, dos de las hipótesis barajadas en las últimas semanas ante la falta de consenso.

CRUCE DE CARTAS

El Gobierno británico y las principales autoridades europeas se han cruzado este lunes sendas cartas en las que, según May, se incluyen “nuevas y valiosas aclaraciones y garantías” por parte de la Unión Europea, entre ellas el compromiso para negociar “rápidamente” y evitar la hipotética aplicación del plan de emergencia para Irlanda del Norte.

May ha explicado que hay un “compromiso” en Bruselas para comenzar a trabajar en la relación futura “cuanto antes”, inmediatamente después que el Parlamento británico ratifique el Tratado de Retirada. No obstante, también ha reconocido que la parte europea es reacia a poner un plazo límite al ‘backstop’ –la salvaguarda en jerga comunitaria– en caso de que llegue a aplicarse.

En su misiva, May ha descrito como “infundados” los miedos de las dos partes a que dicho ‘backstop’ pueda ser utilizado por Londres o Bruselas como palanca en el futuro diálogo. En este sentido, ha esgrimido que “ningún gobierno británico” se arriesgaría a poner en peligro los acuerdos de paz de 1998 en Irlanda del Norte y que la UE tiene el “compromiso” de negociar con urgencia, sin dejar pasar el tiempo innecesariamente en la fase de transición.

“Confío en que nunca tengamos que usar el ‘backstop'”, ha apuntado May en la carta, en la que ha abogado por que una potencial ampliación de la transición llegue “como muy tarde” a finales de 2021, es decir, que la prórroga solo sea de un año. También ha confimado que, en caso de que el acuerdo final esté en fase de ratificación a finales de 2020, Reino Unido intentará aplicarlo de forma “provisional” mientras se concluyen todos los trámites.



Se el primero en comentar

Deja un comentario