Maxime Gonalons: «Quiero volver a disfrutar del fútbol en el Granada»

Charlamos con el último fichaje rojiblanco y se mostró ilusionado por volver a sentirse futbolista tras un año complicado

ENTREVISTA GONALONS - Javi Gea
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

Maxime Gonalons fue el último en llegar a este nuevo Granada al borde del cierre del mercado estival. Un jugador de Champions que arrimará el hombro por no descender como uno más en la escuadra de Diego Martínez. Un futbolista sereno, con la cabeza amueblada y con los pies en la tierra que tiene muy claro su principal objetivo a corto plazo: volver a sentirse futbolista tras un año aciago por las lesiones sufridas durante su periplo en el Sevilla.

Durante la entrevista, el galo dejó varias pinceladas de humor y fue claro a la hora de responder: confía ciegamente en que el trabajo del equipo sirva para conseguir la salvación en mayo. Esto nos contó:

¿Qué tal los primeros días en Granada?

Bien, muy bien. Ya conocía el país y LaLiga, así que no es todo nuevo para mí. Tengo que acostumbrarme al ambiente y a los compañeros, pero todo va estupendamente. Es un club familiar y estoy muy bien y muy contento aquí; con ganas de volver a la competición el domingo, las sensaciones son muy buenas. Me habían hablado del equipo antes de venir, es un club con ambición a pesar de ser un recién ascendido. Pude hablar con Pape Diakhaté (jugaron juntos en Lyon) y me habló muy bien de la ciudad y del club.

¿Ha visitado la ciudad?

Sí, vivo en el centro. Es una ciudad muy agradable y muy activa, se come bien, hay mucho turismo, gente joven… Eso sí, hace más frío que en Sevilla (ríe).

¿Quién es Maxime Gonalons?

Creo que soy una persona humilde, alguien con quien se puede hablar con facilidad y para mí lo más importante es hacer lo que sé en el campo y poner mi experiencia al servicio del equipo.

¿Se arrepiente de haberse ido del Olympique de Lyon?

No, no hay que arrepentirse por nada en esta vida; fue el destino. Las cosas ocurrieron así y, aunque mi salida pudo haber mejor, no tengo ningún problema con nadie allí. Será siempre el equipo de mi vida, fui aficionado antes que jugador, jugué diecisiete años allí, nací allí, mi mujer nació allí, mis hijos también, así que tengo un vínculo muy grande todavía con Lyon. Pero la vida y mi carrera ha hecho que todo haya ocurrido como ha ocurrido. Ahora estoy viviendo experiencias extraordinarias en otros países, conociendo otras formas de jugar y otras ciudades.

¿Qué balance hace de su paso por Roma y Sevilla?

En Roma sabía que iba a ser difícil. Tenía por delante a dos jugadores que eran los emblemas del equipo: De Rossi y Totti. Conocía la dificultad antes de llegar allí, pero quise afrontar ese reto. Mi primera temporada no fue del todo mala, jugué algunos partidos, incluso en Champions. Pero bueno, luego hubo decisiones que tomar y salí cedido a Sevilla, donde me habría gustado que las cosas fuesen distintas. Es un equipo realmente bueno, pero desgraciadamente tuve dos lesiones que me impidieron dar lo mejor de mí. La pena que tengo es no haber podido jugar más que trece partidos y mostrar todo mi fútbol. Fue difícil física y mentalmente, pero desgraciadamente las cosas ocurrieron así.

¿Quién ha sido el entrenador que más ha marcado su carrera?

Es muy difícil elegir uno. Cada entrenador tiene su forma de trabajar y de funcionar y creo que he tratado de aprender de todos, en Lyon, en Roma y ahora en España. Cada entrenador tiene su filosofía de juego y eso me ayuda a ampliar mis capacidades tanto dentro como fuera del campo, además de poder conocer el fútbol en varios países distintos.

¿Cómo vivió la final del Mundial del año pasado? ¿Llegó a pensar “yo podía estar ahí”?

Bueno, no he vuelto a la selección desde 2015, pero jugué cuatro años. Llevar esa camiseta es lo más grande y lo más importante para un jugador, pero en ningún momento me dije que podría haber estado ahí. Todo esto forma parte de nuestro trabajo, a día de hoy hay un enorme talento en Francia y, entre los que van y los que no, podrían hacerse dos o tres equipos de muy buen nivel. Para mí, es la Selección más fuerte del momento y todos los franceses estamos orgullosos del equipo.

¿Tiene esperanzas de volver a la Selección?

Nunca se pierde la esperanza, pero hay que ser honesto con uno mismo. No pienso realmente en eso. Mi objetivo es volver a disfrutar con el fútbol después del año pasado, que fue muy difícil. Para mí, lo más importante hoy es el Granada y voy a ir poco a poco.

¿Qué es lo que más le motiva de venir al Granada? ¿Tenía otras propuestas?

El hecho de jugar en LaLiga y el propio club, porque me mostraron mucha confianza. He tenido otras propuestas muy importantes, pero quería seguir jugando en España. Creo que es una de las mejores ligas del mundo, contra todos los equipos se juega al fútbol y es un tipo de juego que se acerca mucho a la idea que yo tengo. Cuando el Granada llegó, lo pensé, pero si estoy aquí es porque tenía muchas ganas de venir.

¿Está cómodo con sus compañeros?

Sí, todo ha sido muy fácil con ellos. He conocido equipos con mucha presión y muchas expectativas, Cuando llegué, sentí algo más de tranquilidad, en el sentido de ser como una familia y trabajar con serenidad.

¿Y con Diego Martínez?

Sí, hemos hablado mucho sobre cómo poder ayudar al equipo y seguiremos haciéndolo.

¿Qué puede aportar a este equipo? ¿En qué posición?

La verdad es que yo estoy acostumbrado a jugar justo delante de la defensa. Sé que aquí se juega con dos pivotes, también he probado ese sistema, así que no va a haber problema. Quiero aportar mi visión de juego y mi experiencia; creo que será importante en los momentos complicados de la temporada, que los vamos a pasar. En cualquier equipo hay períodos difíciles y es ahí donde hay que dar el ‘do de pecho’.

Para alguien que ha jugado Champions League, ¿cómo afronta el reto de jugar por no descender?

Es cierto que cuando llegué me hablaron de permanecía y es algo que no he conocido nunca antes, porque siempre he jugado para ganar la liga. Es otra forma de trabajar, pero no le doy importancia porque lo que yo quiero es volver a disfrutar del fútbol. Vi el primer partido del equipo y, si seguimos en esa línea, todo irá bien.

¿Siente más presión que el resto?

No me lo planteo así. He jugado en grandes equipos con muchísima presión y he sido cinco años capitán en Lyon, así que no creo que me pese la presión más que a los demás.

¿Su ídolo de infancia?

Thierry Henry. Yo era delantero hasta los catorce años, pero cuando crecí fui retrasando mi posición hasta el centro del campo.

¿A qué jugador le gustaría parecerse?

Busquets, el mejor del mundo en su puesto.

¿Un mensaje para la afición del Granada?

Que estén con nosotros en los buenos y en los malos momentos, que acudan a Los Cármenes y que sepan que vamos a darlo todo por el equipo en cada partido.

¿Un sueño por cumplir?

Jugar toda la temporada, disfrutar con este equipo y poder hacer grandes cosas aquí. Tenemos que ser humildes y saber de dónde viene este club, pero vamos a intentar llegar lo más lejos posible pasito a pasito.



Se el primero en comentar

Deja un comentario