“Masificada, la Carrera del Darro deja de ser bonita”

Gustavo Rodríguez, delegado de Turismo y Justicia de la Junta, apuesta por la "calidad turística" y entiende que no hay que fijarse tanto en las cifras de visitantes

VISITA DELEGADO TURISMO GD - Helena Lopez-14
Gustavo Adolfo Rodríguez Fernández, delegado de Turismo y Justicia de la Jutna, en la redacción de GranadaDigital | Fotos: Helena López. Vídeo: Daniel Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Gustavo Adolfo Rodríguez Fernández procede de mundo profesional, pero tuvo sus escarceos políticos. En Santa Fe fue concejal de CDS porque se considera un hombre “liberal de centro”. Cuando desapareció ese partido volvió a ejercer de abogado, su profesión desde hace 35 años, y reapareció hace menos de una década atraído por Albert Rivera, con el que ideológicamente se siente “muy identificado”, y volvió a militar, esta vez en Ciudadanos. Muy relacionado con mundo rural, sobre todo porque fue abogado en un pueblo, tiene claro que cuando deje la política volverá a lo que llama “el arado”, a su despacho. Esto de ahora, subraya, es un paréntesis en su tarea profesional. Pero mientras tanto está en política al cien por cien, le encanta. “No me podía morir sin dedicar parte de mi vida a la política cuando tanto me ha gustado, cuando tanto he hablado en las comidas”, bromea. Y más en serio añade: “No me arrepiento porque es una experiencia fantástica ser partícipe de los problemas y las soluciones”.

Pregunta: Se cumple un año desde la llegada del nuevo gobierno autonómico. ¿Qué balance hace de eso y, en concreto, de su labor al frente de la Delegación Provincial de Turismo y Justicia?

Respuesta: El año es un periodo razonable de aterrizaje en un gobierno que estaba ocupado por otras siglas durante 38 años. Hemos llegado nuevos, Ciudadanos más aún, y es un aterrizaje que necesita su tiempo. Debes nombrar a las personas de tu confianza y me parece mal hacer eso en dos días, sería entrar como un elefante en una cacharrería. Ahora sabemos dónde dirigirnos, qué queremos cambiar y cómo. Conocemos mucho más los entresijos de la administración. Lo mejor está por llegar y espero que nos dejen trabajar. El gobierno aquí es muy sólido, la conexión PP-Ciudadanos es mejor de lo que esperaba y eso es la base para que Andalucía crezca por encima de la media, el paro esté bajando más que en otras comunidades… Las perspectivas son bastante buenas y yo estoy muy ilusionado.

P: ¿Turismo es la bicoca, la mejor de las delegaciones? Porque ahí todo parece ir bien

R: El turismo va bien y tenemos que hacer que vaya mejor, ¿pero por qué sería una bicoca?

P: Pues porque no da los problemas que dan Educación y Salud, por ejemplo.

R: Evidentemente, eso es cierto. Aquí vendemos alegría, cultura, descanso, conocimiento… Pero el turismo supone casi el 14% PIB Andalucía, es su mayor actividad económica. En el mundo mueve más dinero que el petróleo y a lo que vamos ahora encaminados es a saber usar nuestros recursos premiando la calidad respecto a la cantidad, a racionalizar los recursos…

P: ¿Se corre el riesgo la sobreexplotación turística y de su consecuencia, ciudades donde resulte difícil vivir?

R: Claro, nos preocupa mucho. Por eso hay una Dirección General de Calidad en el Turismo que se ocupa de la masificación, de esas viviendas con finalidad turística que pueden generar bastantes molestias, desnaturalizar un barrio, acabar con su cultura y convertirlo en un parque temático, como en Venecia, Amsterdam o Barcelona. Por eso hemos encargado un estudio a la Universidad para afrontar este problema y que los barrios sigan siendo barrios. Tendremos resultados pronto. La solución no la sé, pero sí vamos a tener la foto actual de la situación y cuando la tengamos, adoptaremos medidas. A mí me preocupa mucho todo esto porque una Carrera del Darro masificada deja de ser bonita, no tiene sentido. La Alhambra tiene 2,7 millones de turistas al año y no caben más. Y no debe haber más. Para Granada en su conjunto, lo mismo. El año pasado tuvimos en Granada más de cinco millones de visitas. Vamos a primar más la calidad y a fijarnos menos en las cifras. Esa calidad se consigue con mucha formación, que es algo que no se ha cuidado. Vamos a destinar más de 23.000 horas de formación para empresarios, hosteleros y demás colectiovs porque el turismo de calidad crea economía, pero el de baja calidad no nos lleva a ningún sitio.

El delegado conversa con el director de GranadaDigital, Manu Bayona, y con el subdirector, Juan Prieto

P: Y en algunos casos genera turismofobia

R: Hay que regular eso porque yo no quisiera nunca que el Albaicín dejara de tener sus olores, sus comercios, sus relaciones humanas, sus conversaciones, su esencia. No entendería que se instalara allí un Mc Donald´s. Tenemos cerca el ejemplo de Pampaneira, donde no existe un supermercado sino que la gente pone sus productos, como siempre, en una tienda. Es de las cosas más bonitas que he visto en este año.

P: ¿Apostarlo todo por el turismo no podría generar ese problema del que tanto hablan los economistas, el de poner todos los huevos en la misma cesta con el riesgo que conlleva?

R: Como cuando se apostó por las inmobiliarias en 2007 y nos dimos un batacazo. Por eso insisto en hablar de calidad y no de cifras. Hay otros sectores fundamentales. En tecnología se sigue avanzando, en agricultura y en servicios tenemos un potencial tremendo… No podemos poner el foco sólo en el turismo, pero cuando nos ocupemos de él, lo esencial es la calidad.

P: ¿No tiene la sensación de que a veces se establece una especie de competición, a ver qué territorio crece más en turistas?

R: Sí, y me parece un error. Juan Marín dijo el otro día que la apuesta por la calidad debe ser más importante que las cifras. Trabajemos en eso. No me gusta esa competencia, que en Málaga digan que están llegando a las 35.000 viviendas turísticas. En Granada tenemos cuatro mil y creo que son más que suficientes. No se puede estar compitiendo por las cifras.

P: Otra de sus responsabilidades es la Justicia. En Granada hay un problema que se arrstra desde hace muchos años, porque la Junta alquila sitios para ubicar sedes judiciales mientras tiene sitio libre en La Caleta. ¿Por qué pagar alquileres cuando tienes sitio en tu casa? ¿Cómo se ha aguantado eso tanto tiempo?

R: Granada no tiene una Ciudad de la Justicia pero sí un eje Plaza Nueva-Caleta. Allí hay sitio para albergar más juzgados pero se necesita más aún. Sobre alquilar cuando tenemos sitio, creo que la desidia de un gobierno que lleva cuarenta años produce estas cosas, nos habituamos a que eso era así y que no constituía realmente un problema. Por eso en cuanto llegó este gobierno se estableció un plan para acabar con alquileres innecesarios de forma inmediata. En la provincia de Granada, en Órgiva en concreto, este año ya hemos conseguido que allí haya un espacio para unos juzgados, con un presupuesto de 500.000 euros. En Almuñécar, pronto, también nos iremos a un edificio de la Junta. En cuanto a Granada, en La Caleta hay tres plantas vacías y en 15 días se licitarán la obra para ocuparlas, con lo que estarán en 2021. Allí irán los diez juzgados de Plaza Nueva, que están en un edificio alquilado. El problema es que los diez juzgados que se trasladan a La Caleta irán allí muy justos. Así que buscamos un edificio en un radio de 200 metros que complemente el que hay. En el edificio entran con calzador los 51 juzgados que hay ahora, y por eso antes del 15 de febrero sabremos qué edificio contamos para meter más sedes.

P: ¿Un edificio que será de alquiler o se comprará?

R: Lo vamos a comprar. No puedo avanzar más sobre esto porque está por concretar, pero es un plan para buscar una solución de cara a los próximos 25 años, porque se siguen creando juzgados. El mes que viene entra en funcionamiento uno, y el año que viene otro… Tenemos que buscar y tenemos tres sitios cercanos de mínimo 4.500 metros cuadrados para albergarlos.

P: Otro problema heredado es el de los pagos pendientes a los colegios de abogados. ¿Se está avanzando en eso?

R: Se ha avanzado muchísimo y los colegios están muy satisfechos. Los retrasos que se generaban como consecuencia del sistema de pago eran graves. Ahora se cumple y el reglamento ha cambiado. A partir del segundo trimestre de este año, cuando el colegio emita una certificación, se le pagará inmediatamente, que es algo que no se podía hacer con el sistema que había. Existe una excelente relación con los colegios, no sé si porque siete de los ocho delegados somos o hemos sido abogados en ejercicio y hemos sufrido ese problema en nuestras carnes (ríe). Hay muchísimos compañeros para los que el turno de oficio es fundamental, es una de sus principales fuentes de ingresos.

Un momento de la entrevista.

P: La última pata del banco de su delegación es es la regeneración. Implica mucho porque los políticos están muy denostados, todas las encuestas del CIS revelan que la gente no confía en la clase política. La regeneración hace falta.

R: Entré en política por eso, porque la clase policía está tan devaluada y los políticos están tan mal vistos que se necesita una reforma íntegra, una limpieza desde abajo. Hay que regenerar la vida pública porque pienso en las nuevas generaciones, en mis hijos. Si algo me apasionó cuando empecé en la delegación fue ver la creación de una Secretaría General precisamente para esa regeneración. Ciudadanos ha hablado de que sobran instituciones, de que no se puede estar en un cargo más de ocho años… Ahí fue cuando me empezó a interesar ese partido. La regeneración necesita bastante tiempo y se está trabajando en tres leyes para cambiar la imagen de políticos e instituciones. Se trabaja en la supresión del aforamiento, la limitación del mandato y el proyecto de ley de Evaluación de Políticas Públicas. Eso es novedoso en Europa y sirve para analizar si de verdad se necesitaba invertir para un aeropuerto en Castellón o un metro en Jaén. Ahora habrá que pasar por un comité de expertos antes de abordar tal o cual inversión.

P: De hecho, en Granada hablan de eso, de estudiar si la ampliación del metro por el centro, que es muy costosa, merece la pena.

R: Es eso. ¿Se puede gastar dinero público sin saber el resultado? ¿Cómo se le dice a alguien que no puede ir con un vestido de gitana hecho con las sábanas del SAS? ¿Dónde está el prestigio y el respeto de una institución que maneja dinero público? Estamos trabajando en once proyectos de ley que deben ir enlazados con una actividad educativa. Porque el que se ha hecho un traje de gitana con las sábanas del SAS con 50 años ya no va a cambiar.

P: Cuando algún caso de corrupción, incluso en su partido, ¿ahora le duele más?

R: Me duele más, pero estoy muy satisfecho con lo que hace mi partido. En el momento en que se te acusa de un delito, dejas la política inmediatamente. Si luego el político demuestra que es inocente, vuelve. Pero compatibilizar la vida pública con un delito no puede ser. Hay que tener permisividad cero con eso, porque se ha llegado a un momento en el que se ha roto la confianza en los políticos. Qué daño hacen los que se corrompen. Esto de la política es vocación de servicio. El que no lo vea así, que se vaya a su casa. Aquí dedicamos un periodo de la vida al interés público. El que quiera dedicarlo a su interés particular, que lo haga en su empresa privada.



Se el primero en comentar

Deja un comentario