Marchando una ración de recomendaciones literarias para el verano

IMG_9162
Siempre es un buen momento para leer; pero en verano, cuando hay más tiempo, se puede aprovechar más aún para hacerlo | Foto: Med Vega
Avatar for Med Vega
2

Vale, vaya por delante que lo que servidor quería perpetrar para su segunda columna era un reportaje a lo gonzo que llevase por título: “Salir solo por Graná en pleno julio”. Pero, por lo que sea, estas dos últimas semanas no han venido bien dadas y como no he pisao’ ni el tranco de la puerta pues he fallado en mi propósito. Bueno, si os cuento esto y hasta lo dejo por escrito es porque así me obligo a cumplir para la siguiente. Fijo que cumpliré.

Lo que sí que he hecho es leer y con lo que me ha sobrado del cocido os preparo una ración de recomendaciones literarias. Qué demonios, que no se desperdicie nada, que estamos en Granada.

Festín de serpientes – Harry Crews (Dirty Works Editorial)

Harry Crews es un puto maestro y punto. Nacido en Alma (Georgia, Estados Unidos) y criado entre la violencia y la desesperación. No escribió en toda su vida ni la más mínima gilipollez. Un tipo que veía lo más jodido y grotesco del ser humano  y que era capaz de mostrártelo con un talento único, sin concesiones y con un punto cómico tan oscuro como irresistible. Los personajes que pueblan sus páginas son gente abollada, por fuera o por dentro, pero siempre deformes e inolvidables. Gloria bendita, vaya.
Festín de serpientes es una novela corta devastadora, de una honestidad brutalísima y de una intensidad que te deja sin aliento. Purito Crews. Ideal para iniciarse con este autor tan enorme. Esta obra es cosecha del ‘76 pero acaba de llegar por estos lares gracias a la gente de Dirty Works, grandísimos camellos de mierda de la mejor calidad, suministradores de historias de un sur que no dista tanto del nuestro.

Matarse para vivir – Chuck Klosterman (Es Pop Ediciones)

 No es fácil escribir con la gracia que lo hace Klosterman. No está al alcance de cualquiera trufar historias con tantísima cultura pop y que en lugar de perderte en un océano de referencias, acabes identificándote con el cabronazo que lo ha escrito.

En Matarse para vivir, Klosterman propone un viaje por carretera desde la habitación del Hotel Chelsea en la que Sid Vicious mató a Nancy hasta la casa en Seattle en la que Kurt Cobain se voló la tapa de los sesos. Un viaje con paradas en lugares míticos donde muchas estrellas del rock se encontraron con la muerte o con el mismísimo Diablo y que busca responder a la pregunta “¿alcanza la inmortalidad el músico cuando se mata?” Como no podía ser de otra manera, el viaje está plagado de música y una buena y agradecida carga autobiográfica.

Edita Es Pop que acaba de cumplir 10 años de vida y que tienen un catálogo repleto de títulos interesantísimos y los mejores libros musicales.

Apegos feroces – Vivian Gornick (Sexto Piso)

Las memorias de Vivian Gornick exploran una complicada relación entre una madre y su hija de una forma tan universal, y bella, que da igual que no hayas crecido en un bloque de pisos del Bronx como ella para que el grado de identificación con los personajes te pegue un vuelco en el alma.

Uno de esos libros que una vez terminas no puedes evitar gritarle: ¿por qué no te había leído antes? ¿por qué? No te responderá, o quizás sí, cada loco con su tema. En todo caso hay una segunda parte igual de magnífica que también edita Sexto Piso y que lleva por título La mujer singular y la ciudad.

B de Birra – Tom Robbins (Underwood Editorial)

Vamos a ver, ¿a quién no le gusta la cerveza? Esto es una genialidad imprescindible. Una maravilla que en estos días de sofocante calor se alza como una opción tan refrescante que cae de un trago pero cuyos efectos eufóricos duran largo y toda la resaca que deja es sumamente placentera. Una canallada delirante y salvajemente deliciosa. Un espectacular canto de amor a la birra repleto de burbujeantes juegos de palabras. Hi de Ho.

Underwood edita pocos títulos, cinco hasta la fecha, pero no pegan puntada sin hilo. Joder, lo de Aberración estelar también es mucho arroz para un pollo.

Un día más en el paraíso – Eddie Little (Sajalín Editores)

En estos tiempos de posverdad y de exagerada gilipollez que nos ha tocado vivir, escritores delincuentes y con talento, como Eddie Little son muy necesarios. Cuando un tipo que con 8 años esnifaba pegamento y con 14 es adicto al speed, las pastillas y al jaco lo cuenta como lo cuenta Eddie Little, te lo crees. Porque Eddie pone su vida, sus vísceras y todo su ser en lo que escribe y lo hace que se te va la cabeza. En Un día más en el paraíso el ritmo anfetamínico se palpa, las descripciones se saborean, los golpes duelen y las palabras te elevan de forma narcótica.

El bueno de Edward Bunker, otro escritor criminal brillante, decía que “este libro es la hostia” y el cabronazo no podía tener más razón. Sajalín ha publicado todos los trabajos de Bunker, autor de mazazos tan contundentes como No hay bestia tan feroz o La educación de un ladrón. Imprescindibles. Sajalín también cuenta entre su selecto catálogo con la colección Al margen, oro puro para todo aquel que guste de grandes historias situadas en el lado más salvaje del ser humano.

Enero – Sara Gallardo (Malas Tierras Editorial)

Enero se publicó en España por primera vez el pasado 10 de julio pero sus apenas 100 páginas y la sencillez con la que escribe Sara Gallardo hacen que se devore en un asalto. Eso sí, un asalto que te dejará KO. Violencia, violación, aborto, soledad, desigualdad de clases… Más de 60 años desde que la argentina Sara Gallardo publicase Enero y no parece que la movida haya cambiado mucho.

Este es el tercer golpe de la editorial Malas Tierras después de absolutas maravillas de gozar muy fuerte como Dog Soldiers de Robert Stone y Mi padre, el pornógrafo de Chris Offutt.

The Book Of Traps And Lessons – Kate Tempest (Republic)

¿Qué demonios? ¿Pero si esto es un disco? ¿Es que eres de los que les parece bien lo del Nobel a Bob Dylan? Mira, que me dejes con las preguntitas ya… Sí, esto es un disco pero encierra más literatura, pasión, carácter y arte que muchas majaderías  con fajas de las que encuentras en las librerías. Además Tempest es miembro de la Royal Society of Literature británica y, digo yo, que algo sumará esa distinción. Total, en The Book of Traps and Lessons, Tempest escribe -y recita- de forma desgarradora sobre el día a día que nos ha tocado vivir, como poco, a todos los que estamos inmersos en una sociedad de consumo cada vez más alienante y gravemente enferma de egoísmo y desigualdad. Toma ya.

Croqueta extra

¿Cómo? ¿Ni un autor español en la lista? Sujétame el cubata que meto el mío y aquí no ha pasado nada. Ya sé que recomendar mi propio libro es oportunista, mezquino y que denota una falta de clase que tampoco pretendo fingir que tengo, pero si no lo recomiendo yo… ¿quién demonios lo va a hacer? Además, siempre será peor la gente que escribe “ti” con tilde y lo sabéis. Maldita sea. Bueno, todo lo que voy a decir es que lo escribí con el corazón, las entrañas y con el alma y el hijo de su reputísima madre salió repleto de música, hedonismo, diversión, ternura, dramedia y vida. Joder. Vida. Por cierto, ya puestos, se llama No vas a aprender en tu puta vida.

Pues andando.  Maldita sea, leed. Leed lo que os dé la gana, pero leed. Seguro que al final acabáis todos con el dichoso cuadernito de verano… En fin, servidor va a ir cogiendo la calle que quiere ver cómo es eso de salir solo por Graná en pleno mes de julio.

 



Comentarios

2 comentarios en “Marchando una ración de recomendaciones literarias para el verano

  1. Pues alguno caerá este verano amigo Med… El tuyo quizá??…

Deja un comentario