Los precedentes avalan al Granada frente al Betis jugando a mediodía

Nazaríes y verdiblancos se han visto las caras cinco veces en ese horario con un saldo positivo para los rojiblancos

DSC_0556 Piti Capitán - Granada CF Betis
Piti y Jorge Molina posan como capitanes de Granada y Betis, respectivamente, en 2014 | Foto: Archivo GD
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

La décima jornada en Primera División llega con la visita del Real Betis al Nuevo Los Cármenes dos años después. Los de Rubi no han comenzado con buen pie el campeonato y, a pesar de tener una muy buena plantilla y ser uno de los mayores presupuestos de la categoría, se encuentran en posiciones de descenso.

En el polo opuesto se encuentra el Granada CF. Los de Diego Martínez están completando un inicio superlativo de Liga y, con 17 puntos, son terceros en la tabla tras FC Barcelona y Real Madrid. De hecho, al haberse aplazado el Clásico, si el Granada se impone al conjunto de Heliópolis se colocaría como líder en solitario.

Aunque la empresa no se antoja nada fácil para la escuadra nazarí, sí podrá contar con un historial favorable en lo que al horario se refiere. Granada y Betis han cruzado sus caminos en cinco ocasiones a mediodía y el balance es de tres victorias granadinistas, un empate, una derrota, seis goles a favor y tres en contra.

El primer choque entre granadinos y sevillanos en horario matinal tuvo lugar a finales de enero de 2011, en Segunda División. Aquella mañana, el Granada de Fabri completó un partido excelso y, merced a un cuarto de hora de inspiración absoluta culminado con dos goles de Geijo y uno de Dani Benítez, los rojiblancos golearon al entonces líder y se sintieron, por primera vez, capaces de lograr el ascenso que finalmente se consiguió en junio en Elche.

La segunda cita a esa hora se produjo justo un año después, esta vez en feudo bético. Ya en Primera, Abel Resino se estrenaba en el banquillo nazarí tras la destitución de Fabri González. Con dos tantos de Ighalo y Carlos Martins antes del descanso, los visitantes doblegaban a un Betis que recortaría distancias a diez del final gracias a la diana de Jonathan Pereira, insuficiente a la postre.

El tercer duelo, en septiembre de 2013, concluyó con empate a cero en el Benito Villamarín; ni unos ni otros fueron capaces de perforar las mallas rivales.

El cuarto envite con granadinos y sevillanos como protagonistas a mediodía se produjo en febrero de 2014 y con ambos contendientes luchando por eludir el descenso, al que finalmente caería el conjunto hispalense. Piti cazó un pase en largo de Tiago Ilori para batir a Adán y conseguir tres puntos valiosísimos frente a un rival directo. Aquel encuentro será también tristemente recordado por ser el último en que Dani Benítez vistió la rojiblanca horizontal.

La quinta y última vez que béticos y granadinistas se encontraron a la hora de comer fue la que peor recuerdo dejó en la casa rojiblanca. En el 85’, N’Diaye adelantó a los suyos, que jugaban con diez por la expulsión de Vargas. Acto seguido, en el añadido, Andrés Fernández fue injustamente expulsado por, supuestamente, tocar el balón con la mano fuera de su área. Biraghi se puso bajo palos para defender la falta y Rubén Castro se aprovechó de las circunstancias y batió al italiano con un buen lanzamiento para sellar el 2-0 definitivo.

A partir de las dos de la tarde de este domingo veremos si el Granada es capaz de ampliar esta buena racha o si, por el contrario, el Real Betis la equilibra y se lleva un partido que le sirva para tomar oxígeno en la tabla.



Se el primero en comentar

Deja un comentario