Los gimnasios de Granada preparan la reapertura con el refuerzo de las medidas de seguridad

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas ha pedido reabrir al 70 por ciento de la capacidad de los centros

Foto-gym-dia-39
Imagen de archivo del centro deportivo Buenavida
Europa PressEuropa Press
0

Los gimnasios de Granada están pendientes de cómo siga evolucionando la desescalada por el coronavirus para volver a subir la persiana, con el refuerzo de las medidas de seguridad que vayan concretando las autoridades sanitarias.

Los de mayores dimensiones tienen sus miras puestas en la tercera fase, siempre con la atención, como otros sectores económicos que han parado su actividad con el estado de alarma decretado para frenar la pandemia, sobre las novedades que vaya publicando el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según han explicado a Europa Press empresarios de centro deportivos ubicados en la capital, el sector requiere de una mayor claridad en la normativa para la apertura, partiendo de que las que hay estipuladas actualmente de cara a la fase 3 son “bastante incompatibles con la sostenibilidad del negocio”.

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas ha pedido reabrir al 70 por ciento de la capacidad de los gimnasios. La propuesta inicial del Gobierno ha pasado por la apertura con un tercio del aforo, y siempre sin uso de los vestuarios.

Mientras en fase 1 solo se pueden usar instalaciones deportivas al aire libre o hacer actividades individuales con previa cita en centros deportivos que no impliquen contacto físico, en la 2 pueden abrir las instalaciones en que el riesgo de contagio sea bajo o no exista contacto.

En este sentido, hay negocios que ya preparan su reapertura para la fase 2 y han avisado a sus usuarios en redes sociales de medidas como aforo limitado con reservas de una o dos horas en horario de mañana a noche.

También estipulan la prohibición de movimiento de bancos en zonas de pesas; y el uso obligatorio de guantes y toallas, todo ello sin vestuarios ni entrenamientos por pareja o en grupo, sin que puedan ayudarse los usuarios en el manejo del material de sala.

Cuando abran, sobre todo porque en ellos será más fácil respetar los dos metros de distancia social, la situación de los centros de mayores dimensiones será distinta, indican centros andaluces.

Durante el confinamiento, con las plantillas de muchos gimnasios acogidas a ERTE, la actividad deportiva ha sido una de las grandes afectadas por el confinamiento y ha obligado a los negocios que viven de ella a reinventarse para llevar a cabo su actividad y ayudar a sus socios y usuarios a mantener el tono físico, sobre todo con vídeos y sesiones a través de las redes sociales, a pesar del estado de alarma que ha mantenido a la población recluida en sus hogares.





Se el primero en comentar

Deja un comentario