Los embalses de Granada garantizan agua para los tres próximos años

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir no prevé restricciones ni para el consumo ni para el riego pese a que el año ha sido muy pobre en lluvias

Pantano Cubillas 2
Embalse de Cubillas, uno de los once de la provincia de Granada | Foto: GD
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
0

Pese a que el pasado fin de semana llovió con intensidad en la provincia de Granada, hasta el punto de provocar inundaciones, esas precipitaciones no acaban, ni mucho menos, con el déficit de agua en un año hidrológico realmente seco. En la actualidad, los embalses acumulan únicamente 529 hectómetros cúbicos, lo que significa que están a menos de la mitad de su capacidad. En concreto, al 44,60%

La dimensión de lo que ocurre puede verse con más facilidad si se comparan los datos actuales con los de hace exactamente un año, cuando los pantanos contenían 645 hectómetros cúbicos y estaban al 54,38%. La pérdida ha sido de 116 hectómetros.

Otra referencia válida es comparar lo que hay ahora con lo que había acumulado como media estas alturas del año hidrológico, que termina el 30 de septiembre, durante la última década. Esa media es de 677 hectómetros cúbicos, lo que quiere decir 148 más que ahora mismo.

Con todo, desde la Confederación Hidrográfica del Sur (CHG), a la que pertenecen los once embalses que suministran agua a la provincia, no se hace una lectura catastrófica de la situación. Su directora técnica, Nuria Jiménez, ha confirmado a GranadaDigital que tanto la capital granadina como su Área Metropolitana, tienen asegurado el abastecimiento humano con plenas garantías por un periodo de tres años, que es el límite máximo de previsión.

En cuanto al regadío, la CHG prevé que el fin de la campaña, que termina el 30 de septiembre, se realice con normalidad “dentro de las restricciones que se acordaron en el pleno de la Comisión de Desembalse, celebrada antes de comenzar esa campaña”.

No obstante, y también en relación con los regadíos, la citada fuente de la Confederación apunta a que, si en el mes de octubre continuara la situación actual de ausencia de lluvias, está previsto un desembalse adicional “para atender las demandas de los cultivos leñosos”. Ahí se incluyen los cítricos, así como los aguacates y otros frutos propios de la Costa Tropical.

Esa decisión no se dará si llueve con normalidad. Y las previsiones más a corto plazo son razonablemente optimistas en ese aspecto. Para esta semana, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) se prevén lluvias el jueves y, en menor medida, el viernes.



Se el primero en comentar

Deja un comentario