Los días especiales del año

practice
Avatar for Eva Tarancón
0

El pasado día 6 de marzo celebramos el Día Europeo de la Logopedia.

Hoy en día tenemos 365x2x2x2 días de algo; es la manera que tenemos de demostrarle al mundo que algo hace falta que se visibilice. Día del padre, de la madre, del niño, del espíritu santo. ¡Por tener tenemos hasta el día Internacional del beso!

¿Realmente es necesario tener tantos días al año para todo? Por desgracia, Esta sociedad de prisas y estrés, esta vorágine hace que sea necesario que venga alguien y diga que besarse es sano y necesario. Invito a la reflexión individual de preguntarnos cómo hemos llegado al punto en que haga falta recordarnos que decir te quiero y besar es necesario.

El día Europeo de la Logopedia es uno de esos días que hace falta. ¿Y qué tiene de especial, os preguntaréis? Pues como el resto de días, nada; simplemente hacer visible una realidad social: la logopedia no se conoce.

¿Sabemos qué hace un logopeda? ¿Sabe la población que un logopeda puede salvar la vida de un niño o de un anciano? Y no hablo de salvar la vida como un médico, no. Hablo de salvar el futuro desarrollo de un niño o ralentizar la muerte cerebral de un anciano. Hablo de darle al ser humano aquello innato y exclusivo que le define como tal, la comunicación. ¿Bonito, verdad?

Vamos a preguntarnos cosas: ¿Cómo te sentirías si en esta vida de estrés en la que no valoramos nada, un día despertaras sin poder oír. Imagínalo dos segundos. Imagina cómo sería tu vida si al nacer te dicen que tu hijo no va hablar nunca, o que va a tener problemas durante toda su vida. Imagina si, en un infortunio de la vida, a tu cerebro se le cruza un cable y tiene un accidente cerebrovascular con 30 años. Imagina estar en una silla de ruedas o postrado en una cama para el resto de tus días. Imagina cómo es tener una muerte en vida.

¿Qué estamos haciendo entonces? ¿En qué mundo vivimos que necesitamos recordar anualmente que hace falta decir te quiero? Sólo hacen falta dos segundos al día para tomar conciencia de otra realidad y poder valorar a diario lo afortunados que somos. Asi que interrumpe tu lectura ahora mismo, levántate y di te quiero. Da igual a quién, a tu compañero de trabajo, a tu amigo, a tu padre o madre, a tu pareja, a tus hijos, al ser humano en general.
Si todos ponemos un poco de nuestra parte, si vuelven los valores de generosidad, empatía, cariño, mimo… ¡Un poco de mimo hacia las personas y las cosas, por favor!

¿De qué sirve tener una tv de 60 pulgadas si estás más solo que la una? ¿De qué sirve comprarte un bolso Prada si no tienes con quién compartir un viaje?
De corazón que hace falta que algo vayamos cambiando hoy en día. ¿Por qué hay que pisar a un compañero para poder ascender?¿Por qué hay que criticar a un compañero para quedar uno bien? ¿Cuándo nos hemos vuelto tan egoístas, individualistas y malos? ¿Los días especiales del año realmente deberían ser necesarios?

Hoy, desde este pequeño espacio, quiero felicitar a todos los días del año de todos aquellos colectivos que necesiten un día del año.
De verdad que no es tan difícil agradecer lo que uno tiene. En la vida pasan cosas y, como dice Victor Kuppers, todo son circunstancias a resolver, nada más. Yo, como profesional de la salud y, enfrentándome a diario con pacientes y familias que sufren dramas, me vais a perdonar pero no tenemos derecho a queja, no señor.

Sin nada más que decir, ojalá no hiciera nunca falta celebrar ningún día especial del año. Sería señal de que lo estaríamos haciendo mucho mejor.

¡Feliz Semana!



Se el primero en comentar

Deja un comentario