Un gran legado de arte sacro del granadino José Fuentes Rada en Argentina

Este pintor decorador y muralista falleció hace unos meses, a los 94 años, y ha dejado su huella en 36 iglesias y otras obras en el país sudamericano

José Fuentes Rada iglesia
La pintura del granadino José Fuentes Rada en el santuario de María Auxiliadora ,en el pueblo fortín Mercedes | Foto: Federación Regional de Sociedades Españolas
María José RamírezMaría José Ramírez
0

La huella del pintor decorador y muralista granadino José Fuentes Rada ha quedado en 36 iglesias y otras obras en Argentina, país al que decidió emigrar en 1950 dada la difícil situación que atravesaba España. Su legado de arte sacro brilla en los templos del país sudamericano. El pasado 31 de agosto de 2020, José Fuentes Rada falleció a los 94 años en Bahía Blanca y su hija, Eugenia Fuentes, quiere dar a conocer en Granada, la tierra que lo vio nacer, todas las obras que ha realizado a lo largo de su larga vida.

José Fuentes Rada, que nació el 17 de agosto de 1926 en Granada, era un apasionado del arte sacro. Su vocación empezó cuando tenía ocho años. Su padre falleció de manera repentina a los 44 años y se quedó huérfano. Entonces, su madre le internó en el asilo de huérfanos San José, en el barrio del Albaicín, ya que su situación económica era muy complicada. Allí empezó a estudiar dibujo artístico e historia sagrada como materias complementarias a la enseñanza Primaria. Su maestro, don Manuel, vio en el él una habilidad especial hacia el dibujo artístico, como relató el mismo José Fuentes cuando tuvo la oportunidad de ser presentado para un concurso de la Unesco en 2018. Pero llegaron años duros con la Guerra Civil Española. José Fuentes terminó sus estudios en el asilo en 1938 y los completó en la Escuela Pública de Plaza Nueva. Cuando acabó la guerra, él tenía 13 años y empezó a trabajar con su tío, que era escultor. Más tarde, entró a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios tanto pintura como escultura.

Dada la difícil situación en España, José Fuentes decidió marcharse a Argentina después de hacer el servicio militar en la década de los 50. Allí retomó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes y empezó a trabajar en empresas de pintura de Buenos Aires. Consiguió un trabajo en Saldungaray en la estancia Santo Tomás de la Sierra como capataz de pintura, lo que le permitió pagar el viaje a Argentina de su madre, sus hermanas y una sobrina. Después, tuvo el encargo de realizar la escenografía de la obra ‘Los Cardales’ y, años más tarde, realizó su primer proyecto artístico en la Iglesia Catedral de Bahía Blanca. Fue su primer trabajo de arte sacro, por lo que cumplió un sueño. Desde entonces, comenzó a pintar y decorar numerosas iglesias.

Las pinturas y decoraciones del granadino José Fuentes han quedado en la capilla del Hospital Español de Bahía Blanca, en la Iglesia Parroquial San José de Olavarría, en la capilla privada del Arzobispado de Bahía Blanca, en la Iglesia Parroquial de Tornquist, en la capilla del hospital privado del Sur de Bahía Blanca, en la Iglesia Sagrado Corazón del Colegio Don Bosco de Bahía Blanca y en la Iglesia Parroquial San Francisco de Asís de Bahía Blanca. También realizó el escudo del Coronel Pringles y restauró el mural del ábside de la capilla Medalla Milagrosa. Además, trabajó en la primera restauración del santuario de María Auxiliadora de Fortín Mercedes y en posteriores restauraciones, la última en 1998. También pintó los vitraux y decoró la capilla franciscana de Hallein, así como la parroquia Santa Rosa de Coronel Pringles, la parroquia del Inmaculado Corazón de María de Bahía Blanca, la parroquia de San José, la iglesia parroquial salesiana Sagrado Corazón de Viedma, la iglesia San Luis Gonzaga de Bahí Blanca y la capilla de la Casa Provincial de Hallein y de las Hermanas Siervas de Jesús.

El granadino José Rada dejó un gran legado de arte sacro en Argentina | Foto: Federación Regional de Sociedades Españolas

A lo largo de su trayectoria, José Fuentes restauró también la capilla salesiana de la Patagonia en el colegio María Auxiliadora, así como las salas y galería decorada del Museo San Francisco de Sales. También restauró parcialmente el santuario María Auxiliadora, la catedral Nuestra Señora de la Merced de Bahía Blanca, la iglesia matriz de Tandil, el temple exterior del santuario de María Auxiliadora de Fortín Mercedes y la capilla privada del Cardenal Cagliero. Sin duda, los trabajos de pintura y decoración fueron los que más realizó y a los mencionados anteriormente se suman los que desarrolló en la iglesia Nuestra Señora del Carmen de Patagones, en la iglesia parroquial Nuestra Señora del Carmen de Coronel Suárez, en la iglesia parroquial San Pedro de Rauch y en la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Saavedra.

En sus últimos años de trabajo, José Fuentes realizó los escudos nacionales de las 17 comunidades autónomas de España para la Casa de España de Bahía Blanca; restauró el óleo ‘Los desposorios de María y José’ y ‘La coronación’ en el santuario María Auxiliadora de Fortín Mercedes; renovó y restauró la decoración que realizó en la iglesia Inmaculado Corazón de María de Bahía Blanca y también la de la capilla del hospital privado del Sur. Su último trabajo fue en 2005 y consistió en restaurar la sacristía del santuario de María Auxiliadora, Fortín Mercedes.

El deseo de Eugenia Fuentes, una de los cinco hijos que tuvo con su esposa María Esther Alfaro, es volver algún día “a la amada tierra” de su padre, ya que él les hacía “vivir en ella en cada relato” que les contaba sobre su vida en Granada, donde vivió en la calle San Juan de los Reyes.







Se el primero en comentar

Deja un comentario