Las recomendaciones para visitar la Alhambra de Granada

Cuál es el mejor momento para visitar el monumento, hacerlo por libre o con guía o cuánto tiempo vamos a emplear son algunas de las claves

alhambra-967024_960_720 (2)
Vista de la Alhambra
Sara Domínguez
0

Sobre una colina verde, con las montañas de Sierra Nevada al fondo y la ciudad de Granada a sus pies, la Alhambra es uno de los enclaves más emblemáticos de España. Un monumento que se cuela cada año entre los más visitados y que recibe turistas a diario llegados de todas las partes del mundo.

Este conjunto de palacios, jardines y fortaleza de estilo andalusí fue la capital del reino nazarí, el último bastión de los musulmanes en España. La ciudad de Granada ofrece muchos más atractivos y encantos que una visita a la Alhambra, pero viajar hasta esta ciudad y no adentrarse en el conjunto monumental andalusí es perder una oportunidad única para dejarse enamorar por su arquitectura, jardines, fuentes y grabados.

La consecuencia “negativa” para el visitante de ser un espacio tan concurrido es que hay que atender a algunos consejos básicos previos para que la visita sea lo más satisfactoria posible.

Reservar las entradas con anticipación

Con la Alhambra es aconsejable adquirir las entradas para visitar el monumento con antelación. Todo el mundo puede adquirir los tickets al llegar, pero el complejo de los Palacios Nazaríes, una de las partes con más encanto, solo admite la entrada de 300 personas cada media hora. Las visitas a esta parte del complejo suelen reservarse con semanas de antelación, para evitar quedarse sin contemplarlo.

Visita libre o un tour guiado

Esta es otra de las preguntas que debe hacerse el visitante antes de acceder al complejo. Es una decisión muy personal, pero en un conjunto de palacios que encierra tantos rincones y tantas historias, la ayuda de un guía profesional puede ser muy relevante.

Si se opta por un tour guiado, son varias opciones las que se ponen sobre la mesa: los tours privados en donde se avanza al ritmo deseado, o bien en grupo, que es menos personal. Una solución intermedia entre visitar la Alhambra sin ningún tipo de asesoramiento y hacerlo de la mano de un guía es tomar una audioguía en el complejo.

Si la opción deseada es ir por libre, sin ayuda de un guía, no debes olvidar llevar un mapa para moverte por el interior del recinto y conocer todos los rincones.

¿Qué tiempo debes pasar en el complejo?

La Alhambra es todo un complejo de jardines, palacios y edificios. Es una fortaleza, una ciudad amurallada en la que se diferencian varias zonas. En una visita completa se caminan unos 4 kilómetros y en ella se diferencian varias zonas: el Palacio del Generalife y los jardines, la Alcazaba, el Palacio de Carlos V y sus dos museos y los Palacios Nazaríes.

El tiempo medio de una visita para descubrir se estima en tres horas, aunque los amantes de la historia, el arte o la arquitectura, pueden pasar en el complejo horas y días sin cansarse.

¿Cuándo es el mejor momento para visitar la Alhambra?

Por lo esplendoroso de sus jardines, la mejor época para visitar la Alhambra es en los meses de mayo y junio. El inconveniente de esto es que mucha gente pensará igual que tú y las colas son más duraderas. Por este motivo, es interesante reservar previamente la entrada a los Palacios Nazaríes.

En cuanto al momento del día, la mayoría de la gente suele entrar por la mañana. A partir de las 3 o las 4 de la tarde, el nivel de visitantes decae un poco y es buen momento para acceder al complejo. No obstante, si quieres pasar mucho rato en la Alhambra, habrá que llegar antes.

La Alhambra desde fuera de la Alhambra

Otra de las visitas imprescindibles en Granada es avistar la Alhambra desde fuera del recinto. El Mirador de San Nicolás, en el barrio del Albaycín, es otra visita obligada para los turistas. Bill Clinton dijo desde ahí se contempla la puesta de sol más bonita del mundo.

La belleza de este mirador es incuestionable, la Alhambra y el Generalife frente a frente, la ciudad a sus pies y Sierra Nevada detrás. Además, para acceder hasta él hay que discurrir por el Albaycín, el barrio más señero de Granada, con sus calles empedradas, sus aljibes y sus  bares de tapas.

Ante este panorama,  no queda duda de que un plan inmejorable en la ciudad nazarí es visitar el complejo de palacios por la mañana, almorzar en uno de los muchos Restaurantes con vistas a la Alhambra de Granada, pasear por el Albaycín y pasar un rato en alguna de sus teterías para finalmente contemplar de una estupenda puesta de sol nuevamente con la Alhambra y Sierra Nevada de fondo.

Una última recomendación importante es dejarse enamorar por la gastronomía granadina. Las tapas son santo y seña de la ciudad, pero si queremos acabar saciados de productos de primera calidad, algunas recetas típicas de Granada son las habas con jamón, la tortilla del Sacromonte, la zalamandroña (receta originaria de la comarca de Guadix), la olla de San Anton, el remojón granadino, el plato alpujarreño y un buen pionono para endulzar el postre



Se el primero en comentar

Deja un comentario