Las apuestas online se convierten en una peligrosa adicción entre los menores

Con motivo del Día Mundial de Internet, el Copao advierte de que se tiene poca consciencia de que la ludopatía moderna es un problema muy grave

ordenador - internet
El 10,2% de los chicos y el 2,5% menores de edad han jugado dinero real en apuestas en internet | Foto: Gabinete
GabineteGabinete
0

Son muchas las ventajas que aporta Internet en la actualidad, y su presencia desde hace 30 años ha transformado completamente la sociedad. Pero también son muchas las desventajas que la red conlleva. Con motivo del Día Mundial de Internet, que se celebra este 17 de mayo, desde el Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental (Copao) recuerdan que existen una peligrosa adicción entre los menores: las apuestas online.

Muchos psicólogos coinciden en llamarla “la gran epidemia del momento y de los próximos años”. Y es que hasta la aparición del juego online y la digitalización del sector de las casas de apuestas, el perfil del ludópata era diferente al actual.

Hace unos años se hablaba de un jugador de máquinas tragaperras de entre 40-50 años. Actualmente, son los menores de 18 años los que están siendo objeto de las casas de apuestas en su publicidad y en la ubicación de sus locales físicos.

En 2011 se aprobó la nueva Ley del Juego (Ley 13/2011), y se legalizó que empresas privadas pudieran ofrecer apuestas de todo tipo. En principio, esta ley prohíbe el acceso de menores a salones de juego, así como a webs de casas de apuestas online.

Pero la realidad es muy distinta. Los mecanismos de seguridad para abrir una cuenta en webs de casas de apuestas -prohibidas a menores- son tan fáciles de burlar como poner una fecha falsa para ser aceptados como adultos. Y se puede apostar con dinero real sin ninguna restricción.

De hecho, es común ver a menores de entre 14 y 18 años, especialmente a partir de 16 años, entrar en salones de juego.

La atracción para los jóvenes radica, entre otros factores, en estar ligados a espectáculos deportivos: total inmediatez, fácil acceso. Y, también, la posibilidad de jugar de forma anónima, de ganar dinero rápido y de hacer apuestas con pocos euros.

La publicidad de este tipo de negocio está muy poco regulada, por lo que se permite que se hagan campañas publicitarias donde se presenta el juego como algo normal, atractivo, fácil y sin riesgo.

Irene Luna y Antonio Gijón, colegiados de Copao, estiman que los datos estadísticos son escalofriantes: el 10,2% de los chicos y el 2,5% menores de edad han jugado dinero real en apuestas en internet; en 2016 el juego online alcanzó los 429 millones de euros en España, un 34,3% más que en 2015, cifras que van en aumento; las apuestas deportivas suponen un 53,7% del volumen de juego.

Estamos, sin duda, ante un gravísimo problema social en el que se perfilan los nuevos ludópatas. La baja concienciación del problema hace que los menores, los padres y la sociedad en general, tengan muy poca consciencia de que la ludopatía moderna es un problema muy grave y se está siendo excesivamente permisivos con ello.



Se el primero en comentar

Deja un comentario