‘La Rojita’ trae la Fiesta de la Primavera a Granada (1-0)

Los granadinos disfrutan de las promesas españolas en un partido que empezó con el público frío, pero se animó tras el gol

España SUB 21 - Rumania SUB 21
Mikel Merino celebra su gol | Foto: Antonio L. Juárez
Nacho SantanaNacho Santana
0

La ciudad de Granada acogía una de esas fechas especiales en las que parece transformarse. Ya durante el día anterior al encuentro se podía palpar la ilusión de los granadinos, que recibieron con los brazos abiertos a la selección española sub-21, hasta el punto de que las entradas proporcionadas por el Ayuntamiento se agotaron y esa misma tarde los abonados del club, a los que correspondía una localidad gratuita, no pudieron retirarlas y tuvieron que esperar hasta la misma fecha del partido.

Llegado el día, ni siquiera el estadio parecía ser el mismo de siempre. La habitual publicidad de los patrocinadores del club rojiblanco se transformó en carteles de Gegsa para dotar de un tono más rojizo que de costumbre a Los Cármenes. La grada estuvo algo más vacía que de costumbre, fueron casi 9.000 las personas que quisieron disfrutar de algunas de las principales promesas futbolísticas a nivel mundial, jugadores que pese a su juventud ya llaman a las puertas de la selección absoluta, como Carlos Soler o Pablo Fornals. Sin embargo, el habitual público adulto del coliseo se tornó esta vez en una grada tomada por los niños, ilusionados por ver a futbolistas que ya triunfan en Primera.

«¿Pero este dónde juega?», preguntaba uno de los asistentes señalando a Reguilón antes de recibir un «¡en el Madrid, papá!» cargado de felicidad infantil. Fue un breve resumen de lo que se podía encontrar en el anfiteatro, dividido entre los casuales curiosos y los más informados. Con el comienzo del encuentro, cada falta se protestó y cada llegada generó un murmullo en la grada, al menos hasta que el nivel del juego ofrecido dejó a la afición más fría incluso que el propio clima. Algún «España, España» intentó levantar los ánimos, pero la actuación sobre el césped no permitió mucha más agitación más allá de algún destello puntual de Fornals o alguna ocasión desaprovechada por Borja Mayoral.

Así, entre faltas, fallos e intentos poco fructíferos de la grada por animarse, la primera parte se marchó con un halo de decepción, pero a la vez expectación por una segunda parte que podría traer consigo un fútbol mejor y más diversión para la afición. Comenzó más o menos igual la segunda mitad, la selección rumana se plagó de cartulinas amarillas y ‘La Rojita’ dominó el juego igual que en los primeros 45 minutos, aunque con menos profundidad. Sin embargo, Mikel Merino lo cambió todo. Un remate de Jorge Sáenz que no encontró puerta se elevó justo frente al guardameta rival para que el centrocampista de la Real lo empujase a gol con la cabeza, abriendo el marcador.

Desde entonces, la grada cambió completamente. Los aficionados pasaron de hacer aviones de papel a hacer la ola recorriendo todo Los Cármenes hasta en tres ocasiones seguidas, las linternas de los móviles se iluminaron como luciérnagas y los cánticos volvieron a resonar. Los niños, jugando aburridos hasta el momento, pasaron a agarrarse de las vallas para ver el partido lo más cerca posible, a la espera de más ocasiones para no perderse un segundo gol que esperaban que llegase. La entrada de Aleñá, jugador del Barcelona, dotó también de un punto mediático a lo ocurrido sobre el campo.

Poco más hubo en un partido que tampoco gozó de muchas ocasiones, si bien lo importante estuvo en la grada, pues Granada pudo disfrutar gracias a la sub-21 de una particular fiesta de la primavera. Aunque algunos aficionados se fueron antes de tiempo para evitar atascos, fueron muchos los que se quedaron incluso después del pitido final para intentar conseguir una firma de ese jugador al que siempre ven por la televisión, pero que esta vez estaba justo frente a ellos, jugando y ganando en la ciudad de la Alhambra.

Ficha técnica: 

España: Unai Simón; Pedro Porro, Vallejo (Jorge Sáenz 45′), Jorge Meré, Reguilón; Mikel Merino (Aleñá 67′), Zubeldia; Oyarzábal (Manu Vallejo 78′), Fornals (Dani Olmo 67′), Carlos Soler (Alfonso Pedraza 78′); y Mayoral (Rafa Mir 72′).

Rumanía: Ionut; Radu (Sorescu 62′), Florin, Alexandru, Florinel (Stephan 82′), Denis (Andrei 82′), Valentin (Draghic 62′), Dracos (Lorand 72′), Rus Adrian, Ciobanu Andre y Dragomir Vlad (Casad 72′).

Goles: 1-0, Mikel Merino (66′)

Árbitro: Alain Durieux. Amonestó a Mikel Merino (28′) en el combinado español y a Ionut (42′), Denis (50′), Valentin (55′) y Florin (64′) por parte de los rumanos.

Incidencias: Partido amistoso de preparación para el Europeo sub-21 disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes de Granada ante 8.963 espectadores



Se el primero en comentar

Deja un comentario