“La oscuridad y la ignorancia nos están matando”

Manuel Martín, Defensor del Ciudadano, asegura que los cortes de luz producidos en la Zona Norte de Granada hace que "se vulneren los derechos humanos"

Concentración por los cortes de luz en la zona de Caseria de Montijo en Granada
Concentración contra los cortes de luz en la Zona Norte de Granada | Foto: Antonio L. Juárez
Ainoa MoranoAinoa Morano
0

La borrasca Filomena se ha apoderado de la actualidad en todos los medios de comunicación. Todos los días se puede ver, leer o escuchar cómo en el centro de la península se están registrando temperaturas mínimas históricas. El invierno ha entrado con fuerza y está obligando a los ciudadanos a refugiarse en sus casas y a mantener la calefacción encendida. En el caso de contar con suministro eléctrico, el frío que haga o deje de hacer en la calle no suele preocupar a la gente. Sin embargo, los vecinos de la zona Norte de Granada están librando una batalla diaria para sobrevivir dentro de sus viviendas.

Desde hace varias semanas, se producen cortes de luz continuos que llegan a durar hasta 12 horas y que provocan que la vida de estos ciudadanos se congele. Los vecinos de Casería de Montijo se han concentrado en la mañana de este martes para pedir una solución inmediata a su situación. “No se puede vivir así. Llamamos en varias ocasiones a Endesa y no nos cogen el teléfono. Que quede muy claro que todos pagamos nuestras facturas. Hay personas mayores que viven solos y que se ven obligados a dormir con dos chaquetas y, aún así, no entran en calor. Esto es inhumano”. 

La parte más preocupante de esta situación es que la mayoría de los afectados son personas mayores, ancianos que requieren, en algunos casos, de la utilización de determinadas máquinas por las enfermedades o patologías que padecen. Este es el caso de una de las vecinas allí presentes, de avanzada edad, a la que tuvieron que trasladar a urgencias por los fuertes dolores que sufría a consecuencia del frío que estaba pasando dentro de su vivienda. Algunos vecinos aseguran que se han visto obligados a comprar “camping gas” para poder cocinar, así como estufas de butano, con el peligro que eso conlleva, para no morir de frío en estos días tan gélidos. 

El Defensor del Ciudadano, Manuel Martín García, acompañó a los vecinos de la Zona Norte es sus protestas y asegura que “se están vulnerando derechos humanos”. “Se está dejando morir a todo un barrio. Esto es una muerte social, la antesala de la muerte física. Sin luz no hay salud ni vida. La oscuridad y la indiferencia nos está matando. Solo pido luz para aquellos que están pagando sus recibos”.

Otra de las personas allí presentes denuncia que esta situación no es nueva, “esto lleva pasando muchos años”. Los residentes de la Zona Norte se sienten desamparados ante las complicadas semanas que les están tocando vivir. Además, varios vecinos aseguran que se han puesto en contacto con la empresa eléctrica, en este caso Endesa y que al cogerles el teléfono (cuando consiguen que les atiendan), les informan de que no existe ninguna constancia sobre una llamada previa que informase sobre un corte de luz en el lugar, por lo que la asistencia nunca llega y la luz nunca vuelve.

 







Se el primero en comentar

Deja un comentario