La Junta de Andalucía atiende un 31% más de menores extranjeros no acompañados en el primer semestre del año

Hasta 4.369 niños, niñas y adolescentes han pasado por el sistema de protección de menores hasta el 30 de junio

centro-menores
La primera convocatoria de 1 de abril contaba con una cuantía presupuestaria de 16,3 millones de euros para 1.200 plazas | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

El número de menores extranjeros no acompañados (MENAs) que han pasado por el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía en el primer semestre de 2019 se ha incrementado un 31% respecto al mismo periodo del año anterior. En concreto, hasta 4.369 niños, niñas y adolescentes frente a los 3.335 que lo hicieron en 2018.

Este incremento se ve reflejado en el número de MENAs que, a fecha 30 de junio, se encontraban en los Centros de Protección de Menores. En 2019, 2.169 menores frente a los 1.474 de 2018, lo que supone un incremento del 47,15%. Por otra parte, en este primer semestre, 2.029 han ingresado en algún recurso de protección de menores.

Actualmente, el Sistema de Protección de Menores de la Junta de Andalucía cuenta con una red de recursos residenciales, tanto para menores extranjeros como para nacionales, de 2.359 plazas. De ellas, 1.927 están gestionadas por entidades colaboradoras y 432 directamente por la Junta. Estas plazas se distribuyen por toda la Comunidad autónoma y en estos centros se desarrollan distintas modalidades de programas: residencial básico, primera acogida, discapacidad, inserción sociolaboral, etcétera.

Además de estas plazas y dada la llegada masiva de MENAs que se ha producido en los últimos años, la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha realizado dos convocatorias en 2019 para la concesión de subvenciones en régimen de concurrencia no competitiva destinadas a 1.620 plazas – en total – en toda la Comunidad autónoma para la atención, acogida e inserción social y laboral de menores extranjeros no acompañados. Pueden ser beneficiarias de estas subvenciones, las entidades de carácter social que dispongan de los medios técnicos, materiales y personales para prestar la atención requerida de manera inmediata, acoger a menores extranjeros no acompañados y llevar a cabo las actuaciones subvencionadas según los requisitos regulados en la Orden de 25 de febrero de 2019.

La primera convocatoria de 1 de abril contaba con una cuantía presupuestaria de 16,3 millones de euros para 1.200 plazas. En el caso de la segunda, que aún permanece abierta, el presupuesto asciende a 2.530.309 euros para 420 plazas.

En respuesta al incremento de la llegada de MENAs a Andalucía, la Consejería de Igualdad está realizando a lo largo de este año una racionalización de los recursos puestos a disposición de este colectivo de menores para dar respuesta a sus necesidades y expectativas. En este sentido, la Orden de 25 de febrero de 2019 por la que se aprobaron las bases reguladoras para la concesión de estas subvenciones, constituye el instrumento técnico y jurídico que permite, de una manera ágil, recabar la colaboración de entidades que disponen de los medios personales y materiales para atender adecuadamente a los menores.

Por otra parte, con el fin de diseñar un modelo de intervención de las necesidades y expectativas de estos menores, desde la Consejería se está realizando un estudio del colectivo, con rigor científico, por parte de profesionales de la investigación social. Este análisis en profundidad revelará las áreas de mejora en la atención a los MENAs y definirá sus perfiles, así como sus necesidades en función de su proyecto migratorio.

La llegada de MENAs a Andalucía ha crecido exponencialmente desde 2017, lo que ha condicionado significativamente la evolución del mapa de recursos residenciales y ha supuesto la necesidad de crear nuevos dispositivos para su atención. Aunque el Estado tiene competencia exclusiva en materia migratoria, a la Junta de Andalucía le compete la protección de estos menores que llegan solos en patera, por lo que se encuentran en situación de desamparo; y atender sus necesidades básicas de alimentación, alojamiento, salud, educación e integración social.



Se el primero en comentar

Deja un comentario