La gimnasia rítmica no es sólo para chicas

Pablo Franco es el primer gimnasta masculino de Granada en conseguir una medalla en el campeonato de España

Entrenadores
Pablo Franco junto a sus entrenadores Isabel Palomo y Ana Isabel Álvarez | Foto: Isabel Palomo
Andrea Piñar AnguitaAndrea Piñar Anguita
1

Llega el día de la competición, los nervios están a flor de piel, se cierra el estomago y casi no entra ni agua. Te encuentras delante del tapiz recordando cada salto, giro o equilibrio que tienes que hacer. En tu mente te visualizas en ese mismo lugar realizando perfectamente el montaje, ningún fallo.

Escuchas tu nombre, ha llegado el momento de demostrar en menos de dos minutos lo que llevas preparando todo un año, intentas dibujar tu mejor sorpresa y ahí estas tú, en mitad del tapiz con cientos de ojos pendientes a cada uno de tus movimientos, aquí no hay suerte, solo tienes que dejar de lado los nervios y hacer lo que tanto has ensayado.

La gimnasia rítmica es un deporte de sacrificio y perseverancia que cada día regala las mayores de las satisfacciones al superar las exigencias de quien lo practica y algún que otro disgusto cuando simplemente no es tu día.

Este deporte, de tradición femenina, cada día encuentra más chicos en cada una de las escuelas o de las competiciones de toda España y una de las escuelas pioneras en aceptar chicos es la de Rítmica Chana, que como su nombre indica se encuentra en el barrio granadino de la Chana.

Isabel Palomo y Ana Isabel Álvarez son las entrenadoras de Pablo Franco, el primer gimnasta masculino granadino en conseguir medalla en un campeonato de España.

Pablo Franco tuvo lo que se dice un amor a primera vista con este deporte, y desde bien pequeño empezó a entrenar cuando acompañaba a su hermana que ya entrenaba en este club, es desde entonces, hace doce años, cuando Isabel Palomo y Ana Isabel Álvarez tratan a este gimnasta.

Como seguramente le pasa al noventa por ciento de las entrenadoras de gimnasia rítmica, antes de llegar aquí, han tenido su época como gimnasta, esto le ocurre a Ana Isabel Álvarez, ella conoció a Pablo Franco como gimnasta, su compañera y años más tarde se convirtió en su entrenadora.

La relación que une a Ana Isabel Álvarez y a Pablo Franco es diferente “la mayoría de las niñas van y vienen, pero Pablo siempre ha estado con nosotras” además añade “trabajar con Pablo es muy gratificante”.

Campeonato de España | Foto: Isabel Palomo

Para Isabel Palomo, entrenadora nacional y directora general del Rítmica Chana, trabajar con Pablo Franco también resulta muy gratificante “porque siempre ha formado parte del club” para los gimnastas de este club, “no ha habido una diferencia como tal porque entrenaban todos iguales, no hacíamos diferencia entre masculina y femenina”

“De cada gimnasta se intenta buscar su mejor versión y la de Pablo era una visión más divertida” comenta Isabel Palomo “Pablo tenía mucho manejo de aparato, la cuerda, las mazas o el aro los maneja muy bien y eso es lo que hemos intentado explotar de él, en vez de lo corporal”.

Actualmente la mayoría de los clubs granadinos ya incorporan algún chico ya que la Federación Andaluza de gimnasia rítmica, permite que los chicos compitan tanto en los conjuntos como en individual en cualquiera de los niveles, desde el más bajo al mayor.

Según Isabel Palomo, “cuando Pablo Franco comenzó, apenas había niños en competición y hoy por suerte cada vez se ven más y eso da gusto”, añade, “aquí Pablo es el ejemplo a seguir de muchas niñas y niños”.

Desde este club, siempre se han mostrado muy reivindicativas a la hora de incorporar a los masculinos dentro de la normalidad de la gimnasia rítmica y en cada evento o competición han incorporado la modalidad masculina.

Fue desde este club, desde el que se hizo uno de los primeros montajes de gimnasia rítmica de padres para visibilizar la figura de los chicos en este deporte, fue tal el recibimiento de este video que se recibieron felicitaciones incluso de algunos clubs y entrenadoras de Rusia.

Pablo fue el primer granadino en conseguir una medalla en el campeonato de España y es una referencia para muchos granadinos que quieren conseguir lo que el ha alcanzado.

Pablo Franco dice haberse encontrado siempre cómodo en este club “aquí siempre se ha acogido tanto a los femeninos como a los masculinos como otra parte de una gran familia que es lo que somos con una misma pasión, la gimnasia rítmica”.

Desde su experiencia en lo social, Pablo Franco cuenta como en el instituto todos sus profesores lo han apoyado y que, aunque en el instituto al principio sus compañeros no lo llegaban a entender y había ciertos roces, todo se terminó normalizando y aceptando.

La etapa de Pablo Franco como gimnasta ha llegado a su fin, pero no se separa de este deporte y ahora lo vive desde la visión de entrenador. Confiesa, que a el “siempre le ha gustado la docencia y ahora que no estoy como deportista no me desentiendo de este deporte y ser entrenador me llena bastante porque compartir esta pasión con otras personas para que aprendan día a día me encanta”.

No hace ni un año que dejó el tapiz de competición para convertirse en entrenador y pretende continuar formándose para mejorar sus técnicas, “yo esto ya no lo dejo” dice Pablo Franco, a lo que Isabel Palomo se alegra profundamente.

“Como gimnasta era espectacular, pero como entrenador aporta muchas ideas y nos ayuda muchísimo por eso estamos contentas de poder seguir contando con el” culmina Isabel Palomo.



Comentarios

Un comentario en “La gimnasia rítmica no es sólo para chicas

  1. Excelente por pablo y las entrenadoras, es una historia muy motivante

Deja un comentario