La convivencia entre ancianos y estudiantes de la UGR es posible y agradable

La Universidad de Granada ofrece un programa mediante el cual una persona mayor ofrece su casa a un alumno de forma gratuita a cambio de compañía

Happy old senior woman smiling outdoor
Mujer mayor | Foto: Archivo GD
Andrea Piñar AnguitaAndrea Piñar Anguita
0

Se torna difícil conciliar el sueño, la noche no es tan tranquila como normalmente y miles de preguntas pasan por tu cabeza, ¿cómo será?, ¿me aceptará? ¿será simpática?… Suena el despertador, pero tú ya estas despierto.

Casi sin darte cuenta estas en el coche de camino al que podría ser tu nuevo destino, tu próximo hogar. El camino pasa entre una mezcla de rapidez y lentitud absoluta, deseas llegar y quitarte todas esas dudas, pero da miedo no congeniar y que todo el proceso de antes no haya servido para nada.

Tocas el timbre, ya no hay marcha atrás, se abre la puerta y ahí está ella con una sonrisa de oreja a oreja y eso tranquiliza mucho. “Adelante”, te invita a pasar y ya acomodados en el salón llega el momento de conocerse mejor. Todo parece bueno, quizá estamos mostrando nuestra cara buena o tal vez realmente todo es así.

La conversación fluye y cada vez te sientes más cómodo, sobre la mesa se ponen todas las condiciones, mejor dejarlo claro antes de empezar y llega el momento de decidir, “¿te quedas o no?”, te quedas y ese es el inicio de una nueva etapa que como en todas no sabes cómo terminará.

Esto es una parte de lo que los estudiantes de la Universidad de Granada viven cuando acceden al plan de alojamiento con personas mayores. Antes, todo un largo proceso de selección por el que se estimará si eres apto o no para vivir con un anciano.

Este programa va dirigido a estudiantes de la UGR y a personas mayores y pretende fomentar la convivencia entre dos generaciones totalmente diferentes y crear un acercamiento entre ambos.

De forma gratuita, los mayores ponen a disposición del alumno su vivienda, a cambio de esto, el chico se compromete a hacer compañía y colaborar en las tareas del hogar del anciano.

Los gastos de luz, agua y gas se pagarán entre las dos partes o bien se llegará a un acuerdo entre estudiante y anciano en el que se establecerá un precio fijo mensual para poder subsanar dichos gastos.

Para acceder a este programa, el estudiante debe cumplimentar una solicitud y acudir al Gabinete de Asistencia Estudiantil, que se encuentra en la sede del Vicerrectorado de Estudiantes y Empleabilidad.

El siguiente paso será realizar una entrevista con los responsables del programa para conocer los intereses y disposición del alumno. A partir de aquí, una vez aceptado, se entregarán los documentos propios para finalmente conocer a la persona mayor que se convertirá en tu compañero durante el curso.

Por parte de las personas mayores, deben dirigirse a la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Política Social de la Junta de Andalucía. Allí llevarán a cabo el registro y las gestiones necesarias para poder acceder al programa.



Se el primero en comentar

Deja un comentario