La contaminación, un mal que persigue a Granada

La ciudad de la Alhambra ha sido una de las más contaminadas de España, junto a Madrid y Barcelona, en los últimos años

FOTOS COCHES GRANADA (3)
Imagen de tráfico en Granada en la fase 1 | Foto: Javier Gea
Jose Luis MorenoJose Luis Moreno
0

La contaminación vuelve a estar en la agenda informativa de Granada. Los primeros pasos de la vuelta a la normalidad también han traído el aumento de los niveles de polución. Algo que ha hecho que la calidad del aire de la ciudad empeore con respecto a semanas atrás, cuando los granadinos permanecían confinados en sus casas.

Hace un mes, la ciudad de la Alhambra presentaba niveles de contaminación propios de 1989. La pandemia mundial dejó el 16 de abril la reducción de hasta el 62 por ciento en dióxido de nitrógeno en la Estación Granada Norte. Algo que no se veía desde hacía 30 años. Y el principal motivo fue la reducción de dióxidos de nitrógeno N02 y las partículas PM10, causadas por la circulación del tráfico.

Pero, si echamos la vista poco más atrás nos encontramos un panorama al que estamos camino de volver. Granada, junto a Madrid y Barcelona, ha sido durante los últimos años una de las ciudades más contaminadas de España, según un informe que elaboró el Ministerio para la Transición Ecológica.

La situación durante el año 2019 llevó en abril al Ayuntamiento de Granada a tomar medidas urgentes y limitar la velocidad máxima del tráfico a 30 kilómetros por hora en toda la ciudad para así evitar “la resuspensión de las partículas contaminantes”. Medidas que reclamaban asociaciones como Ecologistas en Acción y que han servido a ciudades como Valladolid para reducir esta contaminación.

También se redujo la velocidad máxima de la autovía a 90km/h, para así frenar los niveles que disparan las alarmas debido a los 200.000 vehículos que cada día circulaban desde al Área Metropolitana hasta la capital antes del estado de alarma.

Así, Ecologistas en Acción publicó un informe a principio de abril en el que destacaba una reducción de hasta el 55% de los niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno de la última década en las principales ciudades españolas, en comparación a las habituales en estas fechas.

Ahora, tras la vuelta a la nueva normalidad, el cielo vuelve a empezar a teñirse de negro y va camino de alcanzar los niveles que dejamos antes de ser confinados. Por lo pronto, tenemos sobre la mesa un plan municipal que invita a moverse caminando, en bici o transporte público y que habrá que ver si es suficiente.







Se el primero en comentar

Deja un comentario