Kenny Barron deleita a los sexitanos con su música

El compositor estadounidense brilla con luz propia en la primera jornada de Jazz en la Costa de Almuñécar

Barron Press (2)
El pianista fue la estrella de la noche | Foto: Gabinete
Gabinete
0

Maestro de maestros, Kenny Barron pasó por Jazz en la Costa en el segundo concierto de su trigésimo cuarta edición. El romance entre el músico de Pensilvania y la ciudad sexitana viene de largo: fue el primer artista reconocido con la medalla de la ciudad y con su firma labrada en el Bulevar del jazz, ubicado en uno de los paseos del parque botánico donde se realizan los conciertos.

La pericia y delicadeza de este músico de leyenda caracterizó su actuación en Almuñécar. Jazz en la Costa está organizado por la Diputación de Granada y el Ayuntamiento de la localidad costera.
No resulta fácil referirse a su pianismo sin caer en la hipérbole. Depositario de la mejor tradición del piano-jazz, es un clásico dotado de un gran talento camaleónico para adaptarse a cualquier estilo, con un desarrollo armónico refinado y fórmulas rítmicas inexploradas y sin abandonar en ningún momento el sentido jazzístico.

En un auditorio de El Majuelo completamente lleno, el pianista se presentó en el formato que más le gusta, el trío, pero con vibráfono invitado. Y si hay un calificativo que resuma su manera de tocar es el sencillo ‘bonito’, en toda su grandeza y extensión, porque está dotado de una gran elegancia y sutileza. En sus manos el piano se rindió completamente, permitiéndole hacer diabluras sobre las teclas con la apariencia de la mayor sencillez. Boper, veloz, Clásico, romántico, melancólico… Barron hace que el instrumento exprese cualquier emoción humana sin perder el poderoso sentido del swing que le caracteriza.

Al otro extremo del escenario se situó el portentoso baterista Johnathan Blake enmarcando el concierto, enorme en su labor solista, se hizo acreedor de grandes aplausos en cada una de sus intervenciones. La banda realizó un intermitente homenaje a Thelonius Monk, con una perfecta sincronía, despidiendo el concierto el pianista solo con un recuerdo al feliz tándem compositor formado por Duke Ellington y Billy Strayhorn. Como en la noche anterior, el público despidió al equipo el veterano músico con una larga ovación puesto en pie.

Ante la gran demanda de entradas que está teniendo esta edición de Jazz en la Costa, y habida cuenta del amplio espacio al aire libre disponible en El Majuelo, la organización ha decidido ampliar el aforo dentro de las medidas sanitarias permitidas. Así se podrán a la venta más entradas una hora antes del comienzo de cada cierto exclusivamente en la taquilla del recinto.







Se el primero en comentar

Deja un comentario