Juzgan este miércoles a dos acusados de robar a un anciano fingiendo ser instaladores de alarmas

Los agentes de policía que investigaron los hechos encontraron varias huellas en la vivienda | La Fiscalía pide cinco años y medio de prisión

Real Chancillería de Granada
Los hechos se juzgarán en la Audiencia provincial de Granada, ubicada en el edificio de la Real Chancillería | Foto: Antonio L. Juárez / Archivo
Europa PressEuropa Press
0

La Sección Segunda de la Audiencia de Granada acoge este miércoles el juicio contra dos hombres acusados de robar 20.000 euros de la vivienda de un anciano en la localidad granadina de Órgiva después de que uno de ellos se hiciera pasar por instalador de alarmas para entretenerle mientras el otro se hacía con el dinero, hechos por los que se enfrentan a una petición fiscal de cinco años y medio de prisión.

Los acusados sabían que la víctima, de 86 años, guardaba el dinero en su mesita de noche porque previamente habían estado en su domicilio para efectuar una instalación de gas como empleados de una empresa especializada en la materia. Eso ocurrió el 20 de abril de 2017 y unos pocos días después, el 5 de mayo, se pusieron de acuerdo para robarle, según consta en el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press.

Ellos dos y una tercera persona que está en busca y detención se desplazaron en coche hasta el domicilio del anciano. Este último se quedó en las inmediaciones, con el motor encendido, mientras que los otros dos se acercaron hasta la vivienda.

Uno de ellos llamó a la puerta identificándose como instalador de alarmas para que la víctima le abriera, tras lo que consiguió de un empujón a la puerta acceder al interior de la vivienda, donde entretuvo al anciano insistiéndole en que accediera a instalar una alarma.

El otro acusado aprovechó esta circunstancia para entrar al domicilio por la puerta principal, que había quedado abierta y fue hasta el dormitorio, donde sabía por la visita anterior que el anciano guardaba dinero en la mesita de noche.

Una vez que la tuvo en su poder ambos abandonaron el piso y tras cargarla se marcharon a bordo del vehículo en el que el otro implicado les estaba esperando para huir. Momentos después detuvieron el vehículo en la A-346 y forzaron la mesita retirando un panel trasero donde había 20.000 euros en efectivo que la víctima guardaba, tras lo que abandonaron el mueble. Fue encontrado al día siguiente por la Guardia Civil aún con la documentación del anciano dentro. Los agentes hallaron varias huellas, dos de las cuales se corresponden con las de uno de los acusados. La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos un delito de robo con fuerza en casa habitada.







Se el primero en comentar

Deja un comentario