La Junta cree que los informes de Sanidad “certifican que hubo criterio político” con Granada y Málaga

Según el informe del Ministerio, el motivo fue "la dificultad de controlar la movilidad"

fotonoticia_20200526143713_1920
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo | Foto: EP
Europa PressEuropa Press
0

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo (PP-A), ha considerado este martes que los informes que el Ministerio de Sanidad ha hecho públicos para justificar la decisión de dejar a las provincias de Málaga y Granada al menos una semana más que el resto del Andalucía en la fase cero del plan de desescalada de la crisis del coronavirus “certifican que hubo criterio político” para motivar esa actuación del Gobierno central.

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno andaluz, el titular de la Presidencia ha aludido así al informe, publicado este lunes por la noche, por el que la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad acordó el pasado 8 de mayo dejar a las provincias de Málaga y Granada en la Fase cero del plan de transición hacia la “nueva normalidad”, derivado de la crisis del coronavirus, al menos una semana más que el resto de provincias andaluzas.

En concreto, Sanidad justificó esa decisión por la “elevada” tasa de incidencia del virus en los últimos 14 días en los tres distritos sanitarios para los que la propia Junta de Andalucía había solicitado restricciones en el cambio de fase, y porque no se podía “garantizar el control de la movilidad entre ellos”, según se puede leer en el informe técnico del Ministerio, suscrito por la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Pilar Aparicio, y consultado por Europa Press.

Bendodo, que ha resaltado que la Junta, a diferencia del Gobierno, hace “públicos con transparencia” y desde el primer momento los informes que remite al Ministerio de Sanidad, ha incidido en que no había “ningún criterio sanitario para dejar fuera” a Granada y Málaga de la Fase 1.

Así, el consejero portavoz ha defendido que el informe de Sanidad “certifica que hubo un criterio político” para tomar dicha decisión relativa a ambas provincias, y ha agregado que “un Gobierno serio” no hace “informes arbitrarios, con argumentos vagos, sin consensuar con las autoridades” sanitarias de las comunidades autónomas.

Ha criticado además que Sanidad aluda para justificar su decisión al “principio de prudencia” cuando el Gobierno andaluz “fue prudente y pidió aplicar el criterio de comarca o distrito sanitario” para el pase a Fase 1, pero desde el Ejecutivo central “no se nos hizo caso”, según ha criticado antes de remarcar que eso “no es justo y serio, y todas las provincias andaluzas deberían estar hoy en Fase 2”.

Defensa de la gestión de la Junta

Bendodo ha dedicado parte de su intervención a repasar decisiones adoptadas por el Gobierno andaluz a lo largo de esta crisis sanitaria que está “intentando gestionar lo mejor posible”, según ha manifestado, y en esa línea ha destacado, por ejemplo, que la Junta ya “está acumulando material” de cara a la posibilidad de que, en el próximo otoño, coincidan la habitual temporada de gripe con un repunte del coronavirus que “complicara” la situación, y “en los próximos días tendremos disponibles los primeros 300 respiradores del proyecto ‘Andalucía respira’, que se almacenarán junto a toneladas de material” del que está haciendo acopio la Administración autonómica.

El consejero portavoz ha apuntado que se habrán “cometido errores desde Andalucía, pero el resumen es que hemos hecho las cosas razonablemente bien”, por eso, según ha añadido, “nos duele con más dureza la decisión injusta y arbitraria del Gobierno central de dejar fuera de la fase 1 a las provincias de Málaga y Granada” cuando lo pidió inicialmente la Junta.

Además, y después de que el Ministerio haya vuelto a dejar a dichas dos provincias una semana por detrás de las otras seis andaluzas en el pase a la Fase 2, Bendodo ha remarcado que la Junta cuenta con “criterios exclusivamente sanitarios” para pedir que Málaga y Granada avancen a la vez que el resto de Andalucía en ese salto hacia la ‘nueva normalidad’.

Así, ha destacado que la tasa de casos positivos de coronavirus confirmados por PCR por 100.000 habitantes en los últimos 14 días se sitúa en Málaga en 2,6, y en Granada en 3,98, mientras que la del conjunto de Andalucía es de 1,96.

Frente a ello, ha dado los datos de otras comunidades como el País Vasco (11,4), Navarra (19,8) o Aragón (20), más elevados que los andaluces, pese a lo cual dichas regiones sí han obtenido la autorización de Sanidad para pasar a Fase 2, e incluso en Euskadi “se permite la movilidad entre provincias”, algo que no es posible en Andalucía y que solicita la Junta, según ha recordado.

Bendodo ha insistido en que “la evolución de la pandemia especialmente en las provincias de Málaga y Granada es positiva”, y ha señalado que “lo peor y más grave es insistir permanentemente en el error” y en la “incorregible tozudez”, que, según ha concluido, “están sufriendo de manera injusta” los ciudadanos de ambos territorios.





Se el primero en comentar

Deja un comentario