José Luis Entrala da una visión amable de una época “terrible”

El escritor presenta 'De la Granada sitiada a la Granada del hambre. Figuras y estampas de un tiempo’, que abarca vivencias y testimonios desde la II República hasta finales de los cincuenta

Presentación del libro de Jose Luis Entrala
Un momento de la presentación del libro de José Luis Entrala | Foto: Antonio L. Juárez
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
3

Para quien lleve muchos años viviendo en Granada, hablar de José Luis Entrala es innecesario, porque es una persona sobradamente conocida. Fundador de la Escuela de Turismo, director de Ifagra, organismo que agrupaba a los ayuntamientos de Granada y Armilla y a otras instituciones como la Diputación o la Junta, jefe de prensa del Patronato de Turismo… Su trayectoria profesional ha sido larga y se complementa con la que desarrolló durante los trece años que residió en Venezuela, donde trabajó en el Ministerio de Turismo y llevó tareas de promoción deportiva en la Isla de Margarita.

A sus 86 años conserva una memoria prodigiosa y la ha vuelto a plasmar en un libro sobre su ciudad natal, que combina historias vividas en primera persona con extractos de entrevistas que hizo a protagonistas de la época. Esa época abarca desde la II República hasta el inicio del desarrollismo, a finales de los cincuenta. Fueron años duros y de ahí el título del libro que en la noche del jueves 5 de diciembre presentó en la Corrala de Santiago: ‘De la Granada sitiada a la Granada del hambre. Figuras y estampas de un tiempo’. En la cita le acompañaron el historiador Armando López-Murcia y Miguel Ángel del Arco, responsable de la editorial Comares, que ha publicado la obra.

“He tratado de hablar de ese trozo de la historia de Granada basándome, por un lado, en las entrevistas de los alcaldes de la época con los que hablé en su momento, o con sus descendientes, y por otro en vivencias personales”, comenta. De manera asombrosa, esos recuerdos se remontan incluso a la Guerra Civil, aunque él era un crío. “Me acuerdo de que, con dos años, íbamos a refugiarnos cuando se producía un bombardeo”, pone como ejemplo.

Después de eso vino la posguerra, que fue “terrible”, aunque el escritor no ha querido meter el dedo en la llaga. “Es verdad que había hambre, pero al final, de alguna manera, se comía y se vivía. He preferido centrarme en aspectos más anecdóticos, de darle un toque más amable al libro”.

En esos tiempos él comenzó a estudiar en los Maristas y allí recibió clases de lo que llamaban Formación Política. “Consistía en una hora semanal de clase que teóricamente nos daba algún falangista, pero en los nueve años que estudié allí nunca vino ninguno. Lo que sí hacían los profesores es mandarnos redacciones sobre Franco, sobre José Antonio, sobre cómo saludar a la bandera… Pero lo gracioso es que ya nos las daban escritas y sólo teníamos que copiarlas. Quienes las escribían con una letra más bonita y esas cosas, sacaba mejor nota”, rememora, con una sonrisa.

De ideología “no de derechas” y no demasiado conforme con haber recibido clases diarias de religión, Entrala reconoce, no obstante, que ha conocido y entrevistado a personas que pensaban de forma totalmente contraria pero que eran “maravillosas”. Nombra, en ese sentido, a Maruja Landa, que trabajó en la Sección Femenina, y a Gerardo Guerrero, que estuvo en el Frente de Juventudes de la Falange.

“No he escrito desde el rencor, sino desde la concordia”, incide el autor, que da por hecho que éste es su décimo “y último” libro. Tiene artritis y no puede teclear, aunque cuando este periodista le sugiere que puede dictar lo que sea a alguien, duda unos segundos. O sea, que igual llega el undécimo.

Once es un número con el que está familiarizado. José Luis Entrala es un apasionado del balompié y, entre sus libros, hay uno sobre la historia del Granada Club de Fútbol. También ha dejado páginas sobre la historia del deporte en la ciudad y sobre los cien últimos años de la vida en su ciudad natal, centrados sobre todo en anécdotas turísticas.

Esta entrevista fue realizada horas antes de la presentación, pero había que preguntarle cómo la afrontaba, si seguía sintiéndose nervioso cada vez que le tocaba una. A lo que respondió con otra andanada de buen humor: “Sólo me pone nervioso pensar que no vaya a venir nadie, porque he tenido salas llenas y salas casi absolutamente vacías, y eso no me gusta nada”.





Comentarios

3 comentarios en “José Luis Entrala da una visión amable de una época “terrible”

  1. Es un libro que te transporta a otra época, otra manera de pensar, con puntos de vista distintos. Te enriqueces con la historia de Granada en esos años de una manera amena que te engancha a seguir leyendo el libro. Totalmente recomendable su lectura, ¡Enhorabuena!

  2. Avatar

    Jose Luis Entrala

    Muchas gracias por la estupenda entrevista que firma Guillermo Ortega y la magnífica foto de Antonio Juárez donde me veo hasta favorecido. un abrazo

Deja un comentario