Investigados tres miembros de un coto de Íllora por la muerte de dos garduñas

Los animales habían caído en una trampa para zorros y luego les dispararon perdigones hasta matarlos

garduñas muertas 2
Garduñas muertas | Foto: Guardia Civil
E.P.
0

El Seprona de la Guardia Civil, en colaboración con agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, han puesto a disposición judicial al presidente y a dos socios de un coto de caza de Íllora, en el Poniente de Granada, en el marco de la investigación de la muerte de dos garduñas, un animal catalogado como protegido.

Podrían ser los autores de un delito contra la flora, fauna y animales domésticos, según ha informado la Guardia Civil en una nota de prensa. Esta investigación fue ordenada por la Sección de Urbanismo y Medio Ambiente de la Fiscalía Provincial de Granada tras tener noticias de la muerte de dos garduñas en este coto del término municipal de Íllora.

Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía descubrieron estos dos animales muertos en el interior de una trampa para zorros. Ambas garduñas “cayeron en la trampa y luego las abatieron con perdigones disparados con una carabina de aire comprimido”.

Los agentes de Medio Ambiente alertaron a la Guardia Civil y miembros del Seprona acudieron al coto para realizar una inspección e iniciar la investigación.

El Seprona observó no sólo la presencia de las dos garduñas muertas dentro de la una jaula que servía de trampa para zorros, sino también la existencia de 26 lazos de cable de acero, también considerados como “artes prohibidos de caza”.



Se el primero en comentar

Deja un comentario