Investigado si el atracador de 62 años detenido en Armilla se dedicaba a la venta de droga al menudeo

En el registro los agentes encontraron ropas que lo relacionan con los atracos perpetrados en Armilla y Granada

Guardia Civil 5 - Carlos G.
El individuo ha ingresado en la prisión de Albolote | Foto: Gabinete
Gabinete
0

 La Guardia Civil, en el marco de la ‘Operación Chenuar’, ha puesto a disposición judicial al hombre de 62 años de edad, con antecedentes policiales, detenido el pasado día 28 de mayo en Armilla como presunto autor de tres delitos de robo con violencia e intimidación perpetrados en Armilla, y ahora está investigando además si este hombre se dedicaba a la venta de droga al menudeo tras encontrar cocaína en su domicilio. Tras ser puesto a disposición del Juzgado de guardia de Granada ha ingresado en la prisión de Albolote.

El atracador siempre actuaba con el mismo modus operandi: actuaba entre las 19:30 y las 20:00 horas y sus víctimas eran mujeres a las que amenazaba con una pistola.

El primer atraco fue en una lencería de Armilla el día 21 de diciembre de 2020. Armado con una pistola plateada entró en la lencería y amenazó a la propietaria con el arma diciéndole: “¡dame todo el dinero o te mato. No es ninguna broma, te pego un tiro y lo compruebas! ”. La víctima le entregó los 150 euros que había hecho de caja hasta ese momento.

El segundo robo ocurrió dos días después en una pastelería y como ocurrió en el robo anterior, a última hora de la tarde. En este establecimiento entró ocultando su rostro con una gorra marrón, pero sin mascarilla. La víctima lo describió como un hombre de unos sesenta años, corpulento, español, la tez y los ojos claros y el pelo canoso. Le puso la pistola en el pecho y con voz calmada le dijo que le diera “todo lo que había en la caja”. El atracador consiguió un botín de 650 euros.

El tercer y último robo ocurrió después de la navidad, el día 8 de enero de 2021. Irrumpió armado en una panadería y amenazó a la trabajadora para que le entregase el dinero de la caja y esta le contestó que en la caja no había dinero, pero que tenían una cámara de seguridad que en ese momento lo estaba grabando. El atracador se dio inmediatamente la vuelta y se marchó gritándole  que tenía que matarla.

El equipo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil sospechaba que el atracador tenía que ser un vecino de la localidad de Armilla por la cercanía de los comercios asaltados. Los investigadores conocían las características físicas del atracador por la descripción de las víctimas y consiguieron además imágenes de él gracias a la cámara un establecimiento comercial. La Guardia Civil distribuyó las imágenes tanto a Policía Nacional como a la Policía Local de Armilla. 

La Policía Local de Armilla por su parte las distribuyó por los establecimientos de la localidad y un comerciante reconoció al atracador y cuando lo vio entrar avisó a los policías locales que consiguieron detenerlo. En el momento de la detención llevaba consigo el arma que había utilizado en los atracos, una pistola simulada “made in Taiwan” cargada con 6 balines de plástico.

Tras la detención la Guardia Civil se hizo cargo del presunto atracador y registró su domicilio en Armilla, donde los agentes de Policía Judicial encontraron ropas que lo relacionan con los tres robos perpetrados en Armilla y con otros que había perpetrado en Granada. Los investigadores también encontraron 20 dosis de cocaína dispuesta para la venta, por lo que la Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de averiguar si el detenido se dedicaba a la venta de droga al menuedo.







Se el primero en comentar

Deja un comentario