Un inicio de temporada difícil para Fede Vico

La llegada de nuevos fichajes y el cambio de esquema han desplazado al mediapunta a un rol más secundario en el conjunto rojiblanco

Granada CF - Real Valladolid
Fede Vico durante un encuentro frente al Real Valladolid | Archivo
Sergio Rodríguez AcostaSergio Rodríguez Acosta
0

Fede Vico vive uno de sus momentos más complicados en el Granada. La pasada campaña no fue, ni mucho menos, un camino de rosas para el ‘14’ nazarí , que se pasó muchos meses en la enfermería, pero el inicio de esta temporada tampoco está siendo sencillo para el mediapunta. Vico es uno de los tres futbolistas descartados de la primera plantilla para competir en la fase de grupos de la Europa League, lo que implica un palo para cualquier jugador. La ausencia del cordobés es la que más llama la atención, pero esto no es nada nuevo en las últimas semanas, pues apenas está entrando en los planes de Diego Martínez. El cambio de esquema en este inicio de curso y la llegada de los fichajes son factores importantes para entender la situación del canterano del Córdoba.

Fede Vico es, por méritos, uno de los nombres propios en la trayectoria del equipo desde la llegada de Diego Martínez al banquillo de Los Cármenes. El ex del Lugo fue un fijo el año del ascenso a Primera, mientras que en el retorno a Primera fue una pieza valorada por el técnico gallego siempre que estuvo apto para jugar. El zurdo es uno de esos futbolistas distinto, que aporta un toque de calidad que no tiene cualquiera, pero su mayor mérito desde que aterrizó en la ciudad de la Alhambra ha sido su capacidad para ponerse el mono de trabajo y dar todo cuando toca apretar en defensa.

Esta temporada es una nueva oportunidad para Fede Vico, que no pudo disfrutar en plenitud de su retorno a la máxima categoría cuatro años después del descenso que vivió con el Córdoba. El mediapunta no ha partido en el once inicial en ningún compromiso, pues sus tres participaciones han sido entrando desde el banquillo. Sus últimos minutos los jugó en la derrota encajada en el Wanda Metropolitano. Su ausencia en la convocatoria frente al Malmö fue ya un hecho destacado, pero estar fuera de la lista para la Europa League es, sin duda, un palo mayor. El caso de Quini es una cuestión difícil de plantear debido a la grave lesión que sufrió, mientras que Ramón Azeez estuvo cerca de salir, por lo que no extraña que tenga un rol más secundario en los planteamientos de Diego Martínez.

La apuesta por el 4-3-3

El cuerpo técnico rojiblanco ha empezado la campaña con una clara preferencia por el 4-3-3, un esquema donde la mediapunta pura no existe, algo que sí ocurre en el 4-2-3-1. Este cambio de apuesta es especialmente perjudicial para Fede Vico, cuyas prestaciones en banda son menores. Una de las claves del futuro a corto plazo para el cordobés puede ser adaptarse a una posición concreta dentro de este nuevo entramado, ya sea como centrocampista o como un extremo con preferencia a salir por dentro cuando la jugada ofensiva se desarrolle.

La llegada de Alberto Soro

Cuando Fede Vico cayó lesionado el pasado curso, se notó claramente que no existía un futbolista de un perfil similar en el plantel nazarí, algo que se ha solucionado este verano con la incorporación de Alberto Soro. El canterano del Madrid es un mirlo recién llegado de la categoría de plata, pero la realidad es que él sí ha entrado en la lista europea, lo que demuestra que ahora mismo está por delante del ex del Anderlecht. Soro es un jugador con capacidad para actuar en la derecha, donde Puertas no tiene un competidor fijo. Esta circunstancia puede ser una clave para entender la preferencia de Diego Martínez por Soro, aunque la verdad absoluta la tiene el preparador vigués, que a buen seguro desea recuperar al mejor Fede Vico para las competiciones nacionales.







Se el primero en comentar

Deja un comentario