Incautadas 1.150 plantas de cannabis sativa en tres municipios de Granada

Los agentes han descubierto 165 plantas en un cortijo de Lújar, 176 en un domicilio de Alfacar y 809 en una vivienda de Atarfe

marihuana
La Guardia Civil desarticula una plantación de marihuana | Foto: Archivo GD
Gabinete
0

La Guardia Civil ha desarticulado tres centros de producción de marihuana en viviendas de Lújar, Alfacar y Atarfe, en las que se han intervenido 1.150 plantas de cannabis sativa, más de un kilo de marihuana dispuesta para la venta y un rifle.

En estas tres operaciones han sido detenidos cinco individuos por delitos contra la salud pública por cultivo y tráfico de sustancias estupefacientes y por delitos leves de defraudación de electricidad.

La operación más importante la ha realizado la Guardia Civil de Santa Fe en la localidad de Atarfe. Los investigadores de Santa Fe, en el marco de la ‘Operación Jansen’, descubrieron un importante centro de producción de marihuana en una vivienda de Atarfe y desplegaron un dispositivo en torno a dicho domicilio para proceder a su registro.

En el registro la Guardia Civil encontró cinco habitaciones habilitadas para el cultivo intensivo de cannabis sativa, 809 plantas en avanzado estado de floración, 180 gramos de marihuana, dos gramos de heroína y un rifle de calibre 7,32 milímetros.

Los tres individuos responsables de la plantación han sido detenidos por cultivo y tráfico de sustancias estupefacientes, por un delito de tenencia ilícita de armas y por un delito leve de defraudación de electricidad.

El arma intervenida ha sido enviada a los laboratorios de Criminalística de la Guardia Civil para su análisis.

Por otra parte, los agentes de la Guardia Civil de Castell de Ferro, en el marco de la ‘Operación Espino21’, localizaron un cortijo en el término municipal de Lújar en el que encontraron evidencias de que su propietario se dedicaba al cultivo ilegal de cannabis sativa y solicitaron al juzgado de guardia de Motril autorización para registrar dicha vivienda.

Durante el registro, los agentes descubrieron que este hombre de 37 años de edad, que tiene, no obstante, su domicilio en Maracena, había habilitado una habitación en el cortijo con todo lo necesario para cultivar 165 plantas de cannabis. Durante el registro los agentes de Castell de Ferro encontraron además una bolsa con 873 gramos de marihuana dispuesta para la venta.

Por último, en Alfacar, la Guardia Civil registró una vivienda en la que sospechaba que su propietario estaba cultivando cannabis sativa, y descubrió una plantación con 176 plantas de cannabis sativa que estaban a punto de ser recolectadas.

En las tres viviendas registradas la Guardia Civil encontró acometidas ilegales a la red eléctrica con la ayuda de técnicos de Endesa que acudieron a apoyar a los agentes.







Se el primero en comentar

Deja un comentario