Incautadas 4.442 plantas de cannabis y más de 132 kilos de marihuana en Granada en la primera quincena de mayo

En muchas de estas intervenciones, la Guardia Civil ha contado con el apoyo de las policías locales y de técnicos de Endesa

IMG_9083
Un agente de la Guardia Civil con plantas incautadas | Foto: Guardia Civil
GabineteGabinete
0

La Guardia Civil ha continuado su lucha contra el cultivo y el tráfico de marihuana en la provincia de Granada durante estos primeros quince días de mayo, lo que se ha traducido en la incautación de 4.442 plantas de cannabis sativa y de 132,6 kilos de marihuana.

La mayoría de las plantaciones se han descubierto en el Área Metropolitana de Granada, en pueblos como Pinos Puente, Otura, Vegas del Genil, Peligros, Churriana, Padul, Maracena, Armilla, Chauchina, Las Gabias, Valderrubio, Nívar y Santa Fe. Sólo Molvízar, en la Costa, es la excepción en el resto de la provincia y se suma a los pueblos del cinturón granadino.

Los 132,6 kilos de marihuana intervenidos esta primera quincena de mayo, sin embargo, han estado algo más repartidos. La A-92 ha sido la principal protagonista con tres intervenciones: en el Valle de Zalabí; en Guadix, donde se aprehendió la cantidad más importante, con más de 72 kilos de marihuana; y en Huétor Tájar; en la A-7, a la altura de Motril, y en las localidades de Pinos Puente, Padul, Jun, Albolote, Armilla, Vegas del Genil, Molvízar y Las Gabias.

En total, 26 han sido las actuaciones de la Guardia Civil en la provincia de Granada, 17 contra el cultivo y 9 contra el tráfico de droga, lo que se ha traducido en que 42 personas han sido puestas a disposición judicial, 29 por cultivo y elaboración de droga, además de por defraudación de fluido eléctrico, y 13 por tráfico de sustancias estupefacientes.

La colaboración ciudadana sigue siendo fundamental para descubrir, sobre todo, los centros de producción de marihuana, o lo que es lo mismo, las viviendas donde se habilitan espacios específicos para el cultivo intensivo de cannabis sativa: hay denunciantes anónimos; maridos despechados que denuncian a su expareja; arrendadores que acaban informando a la Guardia Civil sobre el uso que le dan los arrendatarios a las viviendas que les han alquilado.

La actuación más importante tuvo lugar el día 14 de mayo en Otura, donde agentes de las Áreas de Investigación de Maracena y Armilla descubrieron una vivienda dedicada en exclusiva al cultivo de cannabis sativa: había 735 plantas repartidas en seis habitaciones. Llamó la atención de los investigadores que en un chalé donde no vivía nadie se estuvieran consumiendo 240 amperios de electricidad, el equivalente a 60 viviendas unifamiliares. El arrendatario es un vecino de Gójar, de 32 años, que ha sido investigado por los delitos de cultivo de droga y defraudación de electricidad.

En Nívar, la Guardia Civil acudió el pasado día 5 de mayo a investigar la ocupación ilegal de una vivienda y descubrió una plantación con 290 plantas de cannabis en la vivienda ocupada. La presunta “ocupa” fue investigada por un delito contra la salud pública.

Y por último, destaca la actuación de la Guardia Civil de Pinos Puente desarrolló en Valderrubio. Los agentes estaban investigando un posible robo en el interior de una vivienda y acabaron descubriendo, primero, que la denuncia era falsa; segundo, que los propietarios de dicha vivienda habían estafado a la compañía de seguros al cobrar una indemnización por un robo que no habían sufrido y tercero, que dentro de la vivienda también cultivaban cannabis sativa y defraudaban electricidad, concretamente 44 plantas.

La Guardia Civil quiere destacar también que en muchas de estas intervenciones se ha contado con el apoyo de las policías locales de las localidades donde se ha intervenido y, como ya es habitual, de técnicos de Endesa.







Se el primero en comentar

Deja un comentario