Imbroda dice que si los datos justifican las protestas en La Alpujarra, hablará «primero con los docentes y luego con los padres»

El consejero de Educación vuelve a "rogar" que los niños regresen a las escuelas "y no sigan detrás de las pancartas"

El consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda.
El consejero Javier Imbroda, en el acto que ha tenido hoy en Huelva | Foto: Europa Press
Europa PressEuropa Press
0

El consejero de Educación y Deporte de la Junta, Javier Imbroda, ha dejado clara  la apuesta de su departamento por la educación en las zonas rurales, al tiempo que ha asegurado que «no tiene ningún problema» en acudir a la Alpujarra, donde se están dando protestas por parte de la comunidad educativa, para «si está justificado con datos» reunirse en primer lugar con los profesores y después con los padres.

A preguntas de los periodistas en Huelva, donde ha visitado el IES Diego de Guzmán y Quesada, centro seleccionado para impartir el Bachillerato Internacional, Imbroda se ha referido a estas protestas y reclamaciones y ha recordado que ya «pidió y rogó que dejaran a los niños tranquilos y los llevaran al colegio».

De este modo, el consejero de Educación ha recordado que continúan con las reivindicaciones y desde la Delegación de Educación en Granada «se está intentando dar las explicaciones» correspondientes. De hecho, «este consejero está encantado de darlas pero basadas en los datos que nos vayan llegando de esa realidad», ha proseguido, incidiendo en que «dejen a los niños que vayan a su colegio y no estén detrás de una pancarta». Se trata, como ha agregado, de «un ruego», aunque en general «han vuelto los niños» a las aulas y «a partir de ahora nos sentaremos para ver cuáles son esas reclamaciones», ha continuado.

Imbroda ha remarcado que están acusando a la administración regional de «desmantelar» el sistema público y la educación en las zonas rurales, pero, pese a que en toda Andalucía ha bajado en casi un millar de niños la matriculación en estos centros rurales, «se han cerrado siete unidades y no 300» porque ese dato es de julio y es en septiembre cuando se conoce «el dato definitivo». Por tanto, «se han cerrado siete unidades» en las escuelas rurales andaluzas y de manera provisional porque «si el curso que viene hay niños, se volverán a abrir».

En definitiva, el consejero ha explicado que «se han cerrado siete unidades cuando han bajado mil niños y se han introducido 117 docentes más en el sistema», todo esto cuando «en el periodo 2016-2018 se cerraron 321 aulas, o sea que había 317 docentes menos en el sistema» público andaluz.

Según ha sostenido, no se está desmantelando sino «todo lo contrario» ya que desde el Gobierno andaluz trabajan para «fortalecer estos centros, ayudar a su modernización y ampliar todos los recursos que se puedan», teniendo en cuenta que son «limitados».

En el caso concreto de la Alpujarra, Imbroda ha señalado que están atendiendo las reivindicaciones a través de la Delegación de Educación de Granada que «es la que nos facilita los datos».

«Yo no tengo ningún inconveniente en plantarme en la Alpujarra teniendo los datos y hablar primero con los docentes y luego con los padres pero que dejen a los niños en el colegio», ha dicho. «Estoy a la espera de los datos, pero si está justificado, allí estaré», ha enfatizado el consejero que ha subrayado que en ocasiones «te llevas sorpresas» porque «los datos no coinciden o no casan y hay otros intereses de por medio porque muchas veces se politizan situaciones», ha zanjado.



Se el primero en comentar

Deja un comentario