El Hospital San Rafael atendió a más de 25.700 pacientes durante el 2020

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios hace balance del pasado año destacando las cifras más significativas de cada uno de sus centros

Zona de hospitalización del hospital de la Orden de San Juan de Dios en Granada
Profesionales de rehabilitación y fisioterapia | Foto: Archivo
Gabinete
0

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada ha presentado la memoria anual de actividad de 2020 que recoge las cifras más significativas del Hospital San Rafael, en el que se incluye también el Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael, el Colegio de Educación Especial San Rafael, el Hogar San Juan de Dios, la Residencia de Mayores San Juan de Dios y la labor que realiza la Orden desde los diferentes programas de su Obra Social.

El compromiso, la profesionalidad y la dedicación absoluta a la persona asistida en sus diferentes centros han sido más que nunca los cimientos de la institución durante el último año, debido a la crisis sanitaria y social derivada de la pandemia que ha puesto de relieve la necesidad de cada uno de los servicios que ofrece la Orden en Granada.

Así, durante 2020 tan solo el Hospital San Rafael atendió a 25.777 usuarios y pacientes, con un total de 1.680 ingresos y 3.047 intervenciones quirúrgicas realizadas.  De este número de usuarios atendidos, el centro hospitalario dio 1.754 altas de las cuales un 85% fueron favorables. Además, el Hospital San Rafael llevó a cabo 105.187 actividades de rehabilitación.

Por su parte, el Centro de Atención Infantil Temprana San Rafael llevó a cabo 38.476 sesiones a 696 niños, de las cuales 13.047 se realizaron por teleasistencia. Además, este centro obtuvo en el mes de octubre la Certificación de Calidad nivel Óptimo por parte de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, siendo unos de los 5 únicos centros de su tipología en recibirlo en todo el territorio andaluz.

El Colegio de Educación Especial San Rafael y el Hogar San Juan de Dios, centros dedicados a atender a niños y personas adultas con discapacidad, mantuvieron su actividad durante 2020 exceptuando los periodos indicados por las autoridades sanitarias en referencia a la incidencia del virus por cada 100.000 habitantes. Así, el Colegio San Rafael siguió impartiendo clases a 48 alumnos y el Hogar atendiendo a 24 usuarios en su centro de día y a 22 en el taller ocupacional. Ambos centros, han tenido que realizar una importante labor de adaptación de su metodología de trabajo para poder seguir atendiendo a alumnos y usuarios, a veces de manera telemática para trabajar aún más de manera colaborativa con las familias que se han visto en situación de necesidad en los periodos de confinamiento.

Por su parte, la crisis sanitaria ha obligado a la Residencia de Mayores San Juan de Dios a velar con más énfasis por la salud, la seguridad y el bienestar de sus usuarios. Durante 2020 el centro acogió a 56 residentes, más 10 personas que residen en los apartamentos tutelados que el centro posee para personas mayores no dependientes que quieran disfrutar de cierta independencia. Además de la atención realizadas a los usuarios del Centro de Día de la residencia, que ha permanecido abierto durante los periodos que así lo han permitido las autoridades sanitarias para seguir cuidando física y emocionalmente de los mayores en un momento crucial para ellos.

Todos estos aspectos corroboran un año más la confianza de pacientes y usuarios en la labor y la profesionalidad de los centros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en Granada. Una labor que se ve reforzada, además, a través del importante esfuerzo de su Obra Social, que a pesar de las restricciones que derivaron en la parada de ciertas actividades durante meses por motivos de seguridad, atendió en 2020 a través de su Programa de Urgencia Social y de Garantía Alimentaria a más de 8.900 personas que han visto acrecentadas sus necesidades debido a la situación actual y que acuden a San Juan de Dios a para poner solución o paliar su situación en esta crisis global sin precedentes. 

Por otra parte, el programa de ‘Atención Social a la Infancia’, cuyo objetivo es colaborar con la cobertura de material para el pleno desarrollo de la infancia promoviendo el bienestar de los menores en situación de exclusión social o en riesgo de padecerla, ha sido uno de los más demandados. Tan solo en su área de ayudas para el material escolar se ha registrado un aumento del 66 por ciento en el número de personas atendidas con respecto al año anterior.

Además de este servicio, ha sido notable también la demanda de ayudas a través del programa de ‘Urgencia Social’ desde el que se trabaja para favorecer la reintegración social de personas con escasos recursos económicos y la reconstrucción del proyecto vital. En este sentido, las ayudas para paliar la pobreza energética han aumentado un 31 por ciento en el número total de ayudas con respecto al año 2019, y un incremento del 14 por ciento en la cuantía de las mismas.







Se el primero en comentar

Deja un comentario