Homenaje a Celín Romero en el Festival de Guitarra de Granada

El concierto se celebrará este martes a las 21:30 horas, en el Auditorio Manuel de Falla, y constará de dos espectáculos diferenciados

thumbnail
Pepe Romero, en el Festival de Guitarra del año pasado | Foto: Archivo GD
Gabinete
0

Rendir honores a Celín Romero (Málaga, 1936); ese es el objetivo textual de este concierto organizado por el Festival Internacional de la Guitarra de Granada, en el que participan su hermano Pepe Romero y la Orquesta Barroca de Granada, dirigida por Darío Moreno. Será este martes a las 21:30 horas en el Auditorio Manuel de Falla. El guitarrista homenajeado es el mayor de los hijos de Celedonio Romero, quien, junto a sus tres hermanos, Celín, Pepe y Ángel, fundaron en 1960 el Cuarteto Los Romero, uno de los hitos en la historia de este instrumento. Esta formación, además de difundir la guitarra española por todo el mundo, es autora de algunos de las grabaciones más importantes de muchas de las obras protagonizadas por el más español de los instrumentos, bien como solistas o junto a las mejores orquestas del mundo. Para ellos escribió en 1967 Joaquín Rodrigo su ‘Concierto andaluz’.

El Cuarteto Los Romero continúa activo actualmente, aunque Celedonio falleció en 1996 y Ángel se retiró en 1990, siendo sustituidos por Celino y Lito, respectivamente, ambos hijos de Ángel. Su última actuación en Granada fue precisamente en el Festival de la Guitarra de Granada en 2019. Pero, junto a la labor conjunta, cada uno de ellos ha realizado también una extraordinaria carrera en solitario. Celín Romero, por ejemplo, está considerado uno de los intérpretes más destacados de Heitor Villa-Lobos (1887-1959).

Pepe Romero

En la primera parte de este concierto, la guitarra solista será la protagonista. Pepe Romero interpretará los ‘Preludios’ del compositor brasileño. Se trata de una obra compuesta en 1940. Con ellos cerraba su ciclo para guitarra sola, aunque volvería a escribir para ella su concierto para guitarra y orquesta en 1951.

Se trata de cinco preludios, aunque algunos expertos aseguran que existió un sexto y que se perdió por circunstancias desconocidas. Están dedicados a su segunda esposa Arminda ‘Madihna’. Es probable que fuera Andrés Segovia quien impulsara su creación. Ambos habían entablado amistad durante los viajes del linarense a Brasil. Villalobos no componía para la guitarra desde 1929. Cada uno de ellos lleva el título de ‘Homenaje’ y a continuación el del correspondiente destinatario. Estos títulos aparecieron con posterioridad a la primera edición.

En el primero es homenajeado “el pueblo brasileño” y en ocasiones aparece la indicación de “a los campesinos brasileños”. También llega a figurar con el añadido de Melodía lírica y podría ser definido como melancólico y optimista, tal y como está presente en el imaginario colectivo el carácter brasileño. En el segundo la dedicatoria se dirige “al malandro”, habitante de los pueblos populares de Río de Janeiro, y tiene aires de una danza popular. El tercer homenaje tiene como destinatario “a Bach”, autor muy ligado al Villa-Lobos, y que inspiró una de sus obras más célebres, ‘Bachianas brasilerias’. En el cuarto se dirige “al indígena brasileño”, con el que se evoca evocar la selva amazónica, y el quinto “a los jóvenes que acuden a los teatros y conciertos de Río”.

La siguiente obra está íntimamente ligada a la familia Romero. Fue la última que interpretó Celedonio Romero, el fundador del Cuarteto Los Romero, antes de morir. También fue la primera que tocó frente a su futura esposa y madre de sus hijos. Se trata de la ‘Serenata española’, de Joaquín Malats (1872-1912), escrita originariamente para piano y que se ha hecho popular en la transcripción para guitarra de Francisco Tárrega. En esta ocasión se ecuchará la realizada por el propio intérprete, Pepe Romero. Durante la obra no falta la conocida como cadencia andaluza, que pese a su nombre aparece ya en la música de Bach y con anterioridad escrita en las composiciones del granadino Luis de Narváez e incluso algunos estudiosos la remontan al tiempo de los griegos, a través del conocido como modo frigio. En la serenata están presentes múltiples recursos técnicos que contribuyen a su belleza, como los ligados, bordaduras, floreos, glisandos, pizzicatos o tresillos.

Concluye la parte del concierto dedicada a la guitarra solista con dos obras de uno de los más afortunados compositores para este instrumento, Francisco Tárrega (1853-1909). Primero se escuchará su ‘Mazurca en Sol’, inspirada en un tema anónimo español y por último ‘Gran Jota’, donde se exige un virtuosismo de máximo relieve, solo al alcance de los grandes maestros, como el que interpreta el concierto de este martes, Pepe Romero.

Orquesta Barroca de Granada

A continuación, el protagonismo es para la Orquesta Barroca de Granada. La formación creada por Pablo Heras Casado interpretará la ‘Chacona’ de Terpsichore Georg Friedrich Händel (1685-1759). La chacona es una danza popular española, de carácter festivo y por momentos erótico, cuyo origen está en partituras escritas para guitarra, pasando posteriormente a distintas formaciones orquestales durante el período del barroco. En 1734, Händel revisó su ópera ‘Il pastor fido’ (‘El pastor fiel’), dado que no había tenido el éxito esperado. En este proceso fue cuando decidió incluirle un prólogo con forma de ópera ballet con el título de ‘Terpsichore’, basada en la mitología griega. Esta revisión fue estrenada con motivo de la inauguración del ‘Coven Garden’ de Londres y contó en las partes bailadas con la intervención de una de las estrellas de la danza del momento, la bailarina y coreógrafa francesa Marie Salle.

Antonio Vivaldi (1678-1741) es el autor de las tres últimas obras del concierto, donde la guitarra se une a la orquesta. Este compositor ha sido el protagonista de algunas de las mejores grabaciones realizadas por la saga los Romero. En realidad, el veneciano no compuso ninguna obra para guitarra, por la sencilla razón de que el instrumento no estaba configurado como tal durante su época, pero sí para otros instrumentos de cuerda pulsada como el laúd. En la actualidad estas partituras son frecuentemente interpretadas por la guitarra, como sucede en este concierto.

Las tres obras elegidas tienen en común haber sido escritas entre 1730 y 1731 durante la estancia de Vivaldi en Praga. En la ciudad bohemia escribió y representó varias óperas. Allí conoció al conde Johann Joseph von Wrtby, aficionado a la música y laudista al que dedicó estas composiciones. Son dos tríos para laúd, violín y continuo y un concierto para laúd y orquesta. Los tríos Do Mayor RV 82 y Sol menor RV 85, muestran todas las características propias de la música barroca y es habitual que el violín termine doblando al laúd.

El Concierto en Re mayor RV 93, aunque se titula para laúd, dos violines y bajo, en realidad otorga a los violines un papel de meros acompañantes, siendo el laúd el protagonista. En el primer movimiento se alternan las partes instrumentales y las del solista en el estilo conocido como ritornello, forma de imitación entre ambas partes muy usual durante el barroco. En el segundo, con mayor protagonismo del solista, la expresión música se muestra intimista y con la atractiva belleza propia de Vivaldi. Y el tercero en el que vuelve a mostrar el carácter del principio, es por momentos es una tarantela, típico baile napolitano, dotando a la obra de una gran vivacidad.







Se el primero en comentar

Deja un comentario