El hombre desnudo vuelve a escena con un intento frustrado de escalar la fachada de la Real Chancillería

El ex empresario Olmo García reaparece en un vídeo de seis minutos en el que un agente llega a advertirle de las consecuencias legales que puede comportar su actitud

El-hombre-desnudo-vuelve-a-escena-con-un-intento-frustrado-de-escalar-por-la-Real-Chancilleria
Miguel López RiveraMiguel López Rivera
0

Lo hemos visto en la Alhambra, trepando por la fachada de la Catedral y hasta dándose un baño en la Fuente de las Batallas con una compañera de aventuras en pleno mes de diciembre. El hombre desnudo, que es ya casi tan popular en Granada como el Chorrojumo, ha vuelto a aparecer. Esta vez, ni más ni menos, que escalando el frontispicio de toda una institución judicial como la Real Chancillería de Granada.

En un nuevo vídeo de seis minutos de duración que ya circula por las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea, se puede ver a Olmo -como así se llama este ex empresario- encaramado a una de las rejas del icónico inmueble de Plaza Nueva, sede de la Audiencia Provincial y el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía entre los gritos de una muchedumbre que no da crédito.

“Amigo que esto no es la Catedral, esto es un edificio judicial, que te buscas una avería, hombre; bájate de ahí”, le exhorta un transeúnte segundos antes de que un agente de la Guardia Civil le pida educadamente que se baje. El hombre desnudo hace caso omiso y, lejos de perturbarse lo más mínimo por el revuelo generado, sigue buscando con la mirada dónde colocar la mano o el pie para seguir subiendo por la reja.

Ante la insistencia del guardia civil, que opta por avisar por radio a una patrulla, Olmo responde que no se bajará hasta que no suba al balcón entre las carcajadas de los testigos. E incluso cuando uno de ellos le advierte del peligro que corre, el ex empresario responde: “Tranquilo caballero, que está todo bien”.

Posteriormente, y ya consciente de los pocos visos de éxito que tiene la ’empresa’, cuando desiste de su intención y comienza a descender. Dos policías nacionales le recuerdan en ese momento que si no baja del todo llamarán a los Bomberos y será detenido por desobediencia. “Bueno, lo dejamos para otro día, me bajo”, acierta a contestar antes de completar el proceso y acompañarles al coche patrulla.

UNA LUCHA POR LA PAZ MUNDIAL DE ALTO RIESGO

Pese a que el hombre desnudo muestra una actitud tranquila en sus hazañas más osadas, no cabe duda de que comportan un alto riesgo de caída. En este último vídeo, por ejemplo, aguanta durante varios minutos con la única ayuda de sus brazos, a riesgo de que un error o mínimo resbalón pueda terminar de la peor manera.

Tras fundar una empresa que ahora está en manos de su padre, Olmo García lo dejó todo para ‘encaramarse’ a la vida. Camina por Granada como Dios lo trajo al mundo con la única compañía del manojo de llaves que abren la puerta de su casa en el Paseo de los Tristes. Lo hace, asegura, por la paz mundial, un objetivo que le ha llevado a desprenderse de lo banal y caminar por Granada completamente desnudo.

 







Se el primero en comentar

Deja un comentario