“He pasado de estar encerrado en una habitación a poder hacer una vida normal”

Juan Manuel Heredia, el que fuera el hombre más obeso de España, se someterá a una operación para eliminar 40 kilos de piel colgante

HOSPITAL INMACULADA 1
Juan Manuel Heredia en el Hospital La Inmaculada | Imagen: Justa Aros
José L. Moreno | @morenoluaces
0

Dar un paseo con la familia, hacer el deporte que te gusta o, simplemente, sentarte en la terraza de un bar son cosas normales, que todos podemos hacer, e incluso no les damos la importancia que merecen. Juan Manuel Heredia, el que fuera el hombre más obeso de España, ahora puede hacer una vida “normal”. Y es que, tras someterse a un bypass gástrico y perder más de 170 kilos, Juan Manuel puede disfrutar de una vida plena. “Ahora puede hacer paseos de horas con mi hija sin cansarme, montar en moto de agua y sentarme en una terraza sin que nadie me mire”.

Pero las cosas no llegan sin esfuerzo. Juan Manuel pesaba 307 kilos y ahora está en 135. Y como no, ha tenido que sacrificarse para estar en este punto del camino. “Yo también me lo he currado, me he sacrificado para cumplir mi sueño: tener una vida normal. He cambiado mi alimentación, voy al gimnasio y hago deporte”.

Ahora, Juan Manuel se enfrenta a otra etapa de su largo camino. El mes que viene volverá a entrar en el quirófano del Hospital La Inmaculada para que le extirpen casi 40 kilos de piel colgante. Se le harán tres intervenciones en brazos, barriga y muslos que durarán seis meses para dejar un tiempo de recuperación entre una cirugía y otra. Un paso más, para poder vivir sin ser esclavo de su propio cuerpo. “Los pellejos me impiden correr y jugar al fútbol, por ejemplo”.

Una de las operaciones será eliminar la piel del abdomen | Foto: Justa Aros

No todos lo consiguen

“Entre un 5 y un 10% de las personas sometidas a este tipo de cirugía no consiguen el objetivo”, señaló el Doctor Ballesta, encargado de supervisar la operación de Juan Manuel.

Es el caso de Cristina Martín, que se sometió a un bypass gástrico en forma de Y, pero no alcanzó el objetivo marcado. “Me iba a quedar en 60kg, pero se me dilató la anastomosis gastroyeyunal”, por lo que no tiene sensación de saciedad y deberá someterse a otra operación que consiste en introducir un anillo gástrico.

 

Si no puede ver el vídeo haga clic aquí





Se el primero en comentar

Deja un comentario