Granada y Villarreal empatan en medio de la locura

Inicio descomunal de los rojiblancos en la vuelta a Primera División. Ocho goles en un partido que se volvió loco en el segundo acto

Villarreal CF - Granada CF
Fede Vico celebra su tanto en La Cerámica | Foto: Antonio L. Juárez
AvatarManuel Ruiz Pérez
0

Atrevimiento y descaro a partes iguales de un Granada que dejó buenas sensaciones en un debut alocado en La Cerámica. Ocho goles, seis de ellos en la segunda mitad, otorgan un primer punto para un conjunto nazarí que se vio sentenciado con el 4-2 a 18 del final.

Fiel a su estilo, Diego Martínez dio protagonismo a los jugadores que lo han traído hasta aquí y decidió dar entrada a ocho de los protagonistas del ascenso. Junto a ellos, Domingos Duarte como compañero de batalla de Germán Sánchez, Yan Eteki cubriendo la espalda de Montoro y Roberto Soldado en la punta de ataque.

El Granada arrancó como un rayo y nada más comenzar puso en apuros al exrojiblanco Andrés Fernández. Vadillo, por partida doble, y más tarde Puertas, exigieron la mejor versión de un meta murciano que se vio desbordado en un inicio de encuentro frenético. Tras el frenesí inicial, el partido comenzó a templarse y el conjunto local supo adelantar ligeramente sus líneas para recuperar el pulso. Los de Javi Calleja mejoraron sensiblemente pero el peligro lo seguía trayendo el Granada, que se volcó hacia el costado izquierdo y de las botas de Vadillo nacían las mejores ocasiones en los primeros compases del partido.

Sin embargo, pasada la primera media hora, el partido dio un vuelco tras un error de Domingos Duarte, que cometió penalti claro sobre Moi Gómez y, a pesar de que se tuvo que consultar con el VAR, el colegiado dictó sentencia y señaló pena máxima. Santi Cazorla fue el encargado de transformarlo de forma elegante engañando a Rui Silva, que se venció hacia su derecha.

El gol cayó como un jarro de agua fría a un Granada que mereció bastante más durante el primer acto y que encontró justicia poco antes de marchar a vestuarios también desde los once metros. Como había ocurrido minutos antes con la acción de Domingos Duarte, la acción tuvo que revisarse en el VAR con igual final. El encargado de inaugurar el casillero goleador granadinista en esta nueva temporada fue Fede Vico. El cordobés sacó la varita y la chistera y lanzó magistralmente para batir a Andrés Fernández e igualar de esa manera un envite que se fue al descanso justo después del tanto rojiblanco.

Tras el intermedio, el temple de los últimos minutos de la primera mitad dio paso a un ligero bajón del ritmo, algo lógico teniendo en cuenta que estamos en los albores de la temporada y las temperaturas propias de estas fechas. Siete minutos después de la vuelta de vestuarios, en una jugada mal defendida por la zaga nazarí, Moi Gómez aprovechó y remató a placer para deshacer el empate.

Ahí comenzaron unos minutos de frenesí en los que se sucedieron los goles con un ritmo desenfrenado. Machís volvió a poner las tablas en el marcador al rematar con pericia un buen centro lateral desde el costado derecho. El venezolano entró como un cohete en el área amarilla y destrozó las mallas de Andres Fernández.

Unos minutos más tarde, una jugada con muchísima calidad de Moi Gómez por la izquierda concluyó con un ‘caramelito’ servido a Gerard Moreno para volver a poner por delante al ‘submarino’. Era el 3-2 y el Granada se vino abajo por momentos, dando demasiadas facilidades en defensa. El conjunto local no dudó en aprovecharlo y gracias a una pérdida infantil de Azeez en su propio campo, Samu Chukwueze se aproximó hasta el borde del área y ajustó un zurdazo ante el que Rui Silva poco pudo hacer.

Cuando parecía que el partido estaba sentenciado con el 4-2, el Granada salió de la UCI y se puso a fluir en ataque para igualar el envite. Soldado, primero, aprovechando un córner botado por Montoro y Puertas, más tarde, igualarían y pondrían el 4-4 en el marcador de un partido que se volvió completamente loco en la segunda mitad. La imagen del Granada en esos minutos fue la mejor del partido. Después de verse prácticamente desahuciado, reaccionó y volvió a hacer valer su ‘Eterna Lucha’.

Pudo incluso ganar el Granada en el 89′ con un cabezazo precioso de Adrián Ramos después de un pase magnífico de Montoro, pero el tanto del ‘cafetero’ fue anulado por fuera de juego. Justo ahí murió un encuentro espectacular que se desmelenó en un segundo acto completamente fuera de control.

Ficha técnica: 

Villarreal CF: Andrés Fernández, Rubén Peña, Albiol, Pau Torres, Quintillá, André Zambo, Santi Cazorla, Chukwueze, Moi Gómez (Trigueros, 78′), Iborra (Bacca, 83′) y Gerard Moreno (Ekambi, 69′).

Granada CF: Rui Silva, Víctor Díaz, Domingos Duarte, Germán Sánchez, Quini, Yan Eteki (Azeez, 68′), Ángel Montoro, Vadillo (Machís, 56′), Puertas, Fede Vico (Adrián Ramos, 77′) y Roberto Soldado.

Árbitro: Adrián Cordero Vega (comité cántabro). Amonestó a Cazorla, Albiol, Zambo por los locales, así como a Germán por el Granada CF.

Goles: 1-0 Cazorla (p) (34′), 1-1 Fede Vico (p) (45’+4), 2-1 Moi Gómez (52′), 2-2 Machís (61′), 3-2 Gerard Moreno (68′), 4-2 Samuel Chukwueze (72′) 4-3 Soldado (74′), 4-4 Puertas (80′).

Incidencias: Encuentro disputado en el Estadio de La Cerámica de Villarreal ante 14.753 espectadores.



Se el primero en comentar

Deja un comentario