Granada tiene nombre de mujer

Hacemos un recorrido por los monumentos y calles que homenajean a 6 de las mujeres que han marcado nuestra historia

MARIANA PINEDA
Estatua de Mariana Pineda | Foto: Archivo GD
Patricia VázquezPatricia Vázquez
2

Este 8 de marzo se conmemoran los 45 años desde que la ONU instauró esta fecha como Día Internacional de la Mujer; sin embargo, ya desde la Edad Media, las mujeres han formado una parte destacada de la historia en Granada. Féminas como Aixa, madre de Boabdil, o la reina Isabel la Católica son personajes muy conocidos que han marcado el rumbo y han dejado su huella en la ciudad.

Desde GranadaDigital queremos hacer un homenaje a algunas de esas mujeres, tanto a las que conocemos bien como a las que han permanecido a la sombra de una historia escrita por y para los hombres.

Fátima, la primera regente

Fátima Bint Al-Ahmar podría parecer una mujer corriente de la época, pero desde su infancia su padre, quien era conocido como protector de médicos, filósofos y artistas, le proporcionó una educación que aquellos tiempos no se le ofrecía a las mujeres, por lo que ya con cierta edad presentaba ciertas diferencias con las féminas de su época.

Tras el brutal asesinato de su padre y de su hijo, solo quedaba su nieto en la línea del linaje real. Aquí surge el primer gran cambio: Fátima es proclamada primera mujer regente en la historia del reinado nazarí. Gracias a que contaba con una gran capacidad política y conocimientos variados, tuvo como consecuencia la influencia necesaria a Yusuf I para que brindará a Granada zonas como el Salón de Comares, la sala de la Barca, el patio de los Arrayanes o el Patio de los Leones, y todo esto solo en la zona más alta de la ciudad.

“Es una de las mujeres que más curiosidad desprenden en los turistas porque es la gran olvidada de la historia musulmana”, explica Andrea Robles, coordinadora de las rutas teatralizadas que FreakAv ha organizado para mañana domingo en el Cuarto Real de Santo Domingo.

Aixa, la primera reina

La leyenda dice que cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada, la madre de Boabdil le dijo: “Llora como mujer lo que no has sabido defender como hombre”, pero poca gente conoce que Aixa fue una de las reinas de Granada que más influyeron en la historia de la ciudad al convertirse en el alma de la resistencia contra la conquista.

Mujer del rey Muley Hacén, cuando éste la desterró de la Alhambra al enamorarse de la cristiana Isabel de Solís, mandó construir el Palacio de Dar-Al-Horra, ubicado en el Albayzín, desde donde favoreció el acceso al trono de su hijo con el apoyo de los Abencerrajes.

“Fue una mujer guerrera y con ambición que tampoco dudó en ponerse en contra de su propio hijo en pos del reino”, apunta Robles.

Su palacio aún hoy día conserva el sabor de las casas musulmanas y fue cedido por los Reyes Católicos a Hernando de Zafra que lo convirtió en su residencia. Desde 1507 es convento franciscano habitado por clarisas.

Isabel la Católica, la primera conquistadora

Granada era la tierra soñada por la reina Isabel la Católica y por fin la consiguió en 1492. La ciudad de la Alhambra se convertiría a partir de ese año en la auténtica obra maestra de una mujer que, con su carácter fuerte y su visión de futuro, consiguió la unidad del país para ser su primera reina.

Muchos son los edificios y monumentos que Isabel I de Castilla mandó construir o remodelar en la ciudad. De hecho, gracias a ella varias órdenes religiosas se establecieron en los conventos de Santo Domingo y las Comendadoras de Santiago con la idea de difundir el cristianismo.

Tanto se enamoró de Granada que quiso seguir unida a esta tierra hasta después de su muerte, construyendo su sepulcro en la Catedral, donde aún descansan sus restos.

Mariana Pineda: la primera revolucionaria

El 26 de mayo de 1831 una jovencísima Mariana de Pineda fue ejecutada en la que hoy es la Plaza de la Libertad de Granada. ¿Su delito? No delatar a sus compañeros contrarios al régimen absolutista de Fernando VII. El garrote vil le dio muerte y, aunque tuvo la oportunidad de salvar su vida, prefirió ser leal.

Junto al río Beiro, frente a la que era la Prisión Provincial, fueron enterrados sus restos, que hoy se encuentran en la cripta de la catedral de Granada, donde permanecen bajo una sencilla lápida.

Lorca reconocía a esta heroína granadina en su obra “Mariana Pineda. Romance popular en tres estampas”. Hoy una estatua la recuerda en pleno centro de la ciudad, en la plaza que lleva su mismo nombre y que se ha convertido desde hace años en el punto de encuentro para las personas que le rinden su particular homenaje.

Agustina González, la primera feminista

También Lorca quiso hacerle un homenaje a esta mujer adelantada a su tiempo. Escribió “La zapatera prodigiosa” inspirándose en esta escritora, política, progresista y feminista, que fue fusilada en Víznar por Trescastro, el mismo que asesinó al escritor granadino.

La musa del poeta nacía en 1891 en la Placeta de Cauchiles, en el Albayzin. Las calles de este barrio se convirtieron en los lugares por los que lideró varias manifestaciones vestida de hombre en apoyo a los obreros.

Calle Recogidas tras su remodelación

Hija de un zapatero, vivió en el número 5 de la calle Mesones, desde donde se dirigía todos los días a Puerta Real, donde se encontraba el famoso café Suizo, cuna de la actividad literaria e intelectual de Granada desde finales del siglo XIX. Allí proclamaba sus credos libertadores como presidenta de la Agrupación Feminista Socialista (AFS).

Eudoxia Piriz, la primera doctora

Eudoxia no era granadina; sin embargo, se vino hasta nuestra ciudad en 1912 desde Salamanca para estudiar medicina. Nunca antes había tenido la Universidad de Granada una mujer en sus aulas en esta especialidad. Pero ella se atrevió hace ya más de cien años y abrió el camino para las mujeres que año tras año le siguen los pasos.

La Facultad de Medicina en aquel tiempo se encontraba en la calle San Juan de Dios, poco después se trasladó hasta los terrenos de lo que ha sido hasta hace unos años el Hospital Clínico de Granada, que se construyó gracias también al dinero que, tras su muerte, una ilustre dama, María Julia Castillo López, cedió para construir el hospital oncológico de la ciudad.

Tras la Guerra Civil, a Eudoxia se le pierde la pista con la complicidad (consciente o no) de muchos médicos que compartieron aula con ella. Hoy se recuerda a esta mujer que entró en la historia de la enseñanza granadina por romper los moldes establecidos con una calle en un lateral del río Genil.



Comentarios

2 comentarios en “Granada tiene nombre de mujer

  1. Soy un amante de la historia y de Granada y me encanta que le hayáis puesto nombre de mujer a esta ruta.
    Gracias.

  2. Avatar

    Estrella Bamore

    Ciertamente una mención digna y meritoria. Lástima que solo salgan a la luz sólo esta damas. Los libros, las calles, y la historia en general están plagados de personajes masculinos, muchos de ellos encubriendo al verdadero genio, una MUJER

Deja un comentario