Granada se convierte en el epicentro del frikismo

La primera jornada de la Ficzone 2019 congrega a miles de jóvenes de toda Andalucía en Fermasa

Ficzone 2019
Aspecto que presentaba el recinto de Fermasa a las doce de la mañana | Autor de fotos y vídeo: Dani Bayona
Guillermo OrtegaGuillermo Ortega
2

Son frikis y están orgullosos de serlo. “Yo en mi casa siempre he sido la rara y me gusta eso”, revela una chica que va vestida de Superwoman y que ha venido de esa guisa desde un pueblo de Sevilla. “Cuando me dicen friki no me enfado sino todo lo contrario: me siento orgulloso”, puntualiza otro, ataviado con un traje de algo así como un mago y que con 26 años es algo mayor que la media de edad del recinto. Al respecto dice que se alegra de que los más jóvenes “nos tomen el relevo, porque si no este movimiento moriría”. Una y otro lo tienen claro: esto es una forma de vida.

Son las doce de la mañana del sábado y en el recinto de la Feria de Muestras de Armilla hay, con seguridad, más de mil personas. Han llegado desde toda Andalucía, lo que significa que muchos se han pegado un buen madrugón. La cola para entrar es de las grandes. Fuera y dentro, podría decirse que casi la mitad de la gente va disfrazada de algo. Y una vez entrado en ese apartado, el abanico es inmenso: personajes de Harry Potter o de Star Wars, superhéroes, protagonistas de series de televisión o de videojuegos…

Algunos llaman poderosamente la atención. Una chica lleva una especie de conjunto de lencería gótico (negro, por supuesto) con maquillaje macabro y, atada con una cadena, porta a su súcuba, que según el diccionario es un término que se aplica “al espíritu o demonio que seduce al hombre con forma de mujer”. Lo cual no tiene mucho sentido tratándose de dos chicas, pero ellas lo arreglan diciendo que la que va atada es la esclava de la otra. “Sólo por un día”, dice la sumisa. “Eso ya lo veremos”, replica la dominante.

 

Es raro encontrar a gente que debute en un acontecimiento de este tipo. De hecho, algunos aseguran haber estado en siete u ocho ediciones y en otras ferias similares. Lo que más les atrae, aseguran, es que aquí se encuentran a gente como ellos y eso les hace sentirse mejor. Aunque no les importe que les llamen frikis, está claro que en ese recinto nadie va a hacerlo.

También les interesa la oferta de actividades, que es amplia y muy completa. Se pueden comprar todo tipo de objetos relacionados con películas o series, ya sea con actores reales o de dibujos animados, hay una sección de juegos de mesa, otra de vídeos y personajes ilustres a los que están deseando ver.

El más solicitado de la mañana es probablemente David Bradley, conocido por ‘Juego de tronos’. Sonríe abiertamente mientras se hace fotos con todos los que lo solicitan. Cobra por ese trabajo, no es un posado altruista, así que si se cansa, siempre podrá pensar que sarna con gusto no pica. Por cierto, cada foto cuesta 30 euros y, como máximo, pueden aparecer dos personas con el actor.

Son muchas más las estrellas que van a pasarse por el Ficzone. Por citar algunos, los dibujantes de Marvel Iban Coello y Salva Espín, la cantante Hyemin, que hace k-pop (o lo que es igual, pop coreano), los cosplayers Mini Nene y Stylouz o el youtuber ZellenDust.

También hay hueco para clásicos como Stan Lee, fallecido el pasado noviembre y a quien se dedica un rincón. Y además hay una exposición de manga, talleres artísticos, presentaciones y charlas. Los amantes de todo esto, que como se ha podido comprobar no son precisamente pocos, lo van a tener realmente complicado para aburrirse. Desde luego, aquí los protagonistas masculinos de ‘The Big Bang Theory’ se sentirían a sus anchas.

 

 

 

 





Comentarios

2 comentarios en “Granada se convierte en el epicentro del frikismo

  1. Que pena de no haberme enterado antes. Me hubiese gustado mucho ir.
    Ojalá se repita pronto y me entere je,je,je.

  2. Otro claro ejemplo de periodismo de saldo donde el que escribe no tiene ni la más remota idea sobre lo que está escribiendo y basa todo el articulo en tópicos que rozan el mal gusto y la falta de respeto por este tipo de aficionados.

Deja un comentario