Granada recupera las Cruces y el Corpus tras dos años de pandemia

Las fiestas grandes de la capital vuelven con más fuerza que nunca y la esperanza de que sirvan como punta de lanza para el turismo

FOTOS Granada recupera en 2022 sus tradiciones trasdos años de pandemia con la celebración del Día de la Cruz y la Feria del Corpus (5)
El cartel de este 2022 es tridimensional | Foto y vídeo: Javi Gea
Miguel López Rivera
0

No muchos lugares pueden presumir de la amalgama de factores que convierten a Granada en la primera plaza europea del programa Erasmus o uno de los destinos preferidos por los viajeros de todo el mundo. A la excepcionalidad patrimonial e histórica de la ciudad, que culmina en la Alhambra, y su influencia sobre Sierra Nevada y la Costa Tropical se le unen una de las cuatro mejores universidades españolas –y la mejor de Andalucía–, una oferta gastronómica de primer nivel, con la tapa como máximo exponente, o una vida nocturna sin parangón.

Esos atributos son de sobra conocidos por el turista español medio e incluso por el internacional. Quizás menos la potencialidad que las festividades y tradiciones granadinas tienen como motor para atraer turismo, y que Granada comienza a recuperar tras dos años de parálisis por culpa del coronavirus.

Y es que si hay algo que la pandemia consiguió arrebatarle a la población, además de las irreparables pérdidas humanas, es su cariz socializador. Tener que aparcar las tradiciones, perder el contacto físico o cambiar el hacer vida en la calle por el confinamiento supuso una auténtica desdicha, sobre todo, para una comunidad y un país como lo son Andalucía y España.

Afortunadamente, todo aquello parece ya cosa del pasado. Un pasado reciente que, aunque poco a poco va quedando atrás, marcará a generaciones enteras que, de la noche a la mañana, tuvieron que cambiar su modo de vida para adaptarse a una realidad desconocida, incierta y cargada de aflicción.

La Toma, San Cecilio, Semana Santa, la Virgen de las Angustias o el Día de Mariana Pineda. Fiestas mayores tiene de sobra en Granada. Pero por encima de todas ellas destacan dos que le confieren a la capital toda su identidad propia, tal y como se puede ver en el vídeo que acompaña a esta noticia. Son el Día de la Cruz y la Feria del Corpus.

Ambas aparecen ya en el horizonte del calendario a pleno rendimiento, después de que tuvieran que ser suspendidas o celebradas con numerosas restricciones durante los dos últimos años. Y ambas se presentan como una buena oportunidad para que el visitante pueda conocer de la mano de las tradiciones todos esos ingredientes que hacen a la ciudad única.

41 cruces para este 3 de mayo

La primera fecha ya marcada en el calendario es la del Día de la Cruz. Como cada año, el 3 de mayo de 2022 Granada volverá a vestir sus calles con farolillos, altares y las clásicas cruces hechas con flores o materiales que las simulan. La ciudad se transforma en este día para vivir una jornada de celebración a todos los niveles.

Este año habrá 41 cruces repartidas por los ocho distritos de la capital. Una de las singularidades de esta fiesta es la instalación de barras para servir bebidas en cada una de ellas, una medida polémica por la proliferación de botellones. Para evitarlo, el Ayuntamiento ha dispuesto las mismas en aquellas estructuras más alejadas del centro histórico de la ciudad. No obstante, en todas ellas están asegurados el buen ambiente, la música y las 'salaíllas'. Además, como siempre, se ha convocado el concurso municipal de cruces, con premios en las categorías 'Calles y plazas', 'Patios', 'Escaparates' y 'Escolares'.

Y donde más saben de cruces es en el barrio del Albayzín. Allí, concretamente en Plaza Larga, se montaba hasta 2018 la que durante años ha sido la más laureada, que además era la única perteneciente a una asociación creada ex profeso a tal fin: la Asociación Cruz de Mayo Granada. Concurso tras concurso, la cruz de Plaza Larga acumulaba primeros premios hasta que dejó de instalarse por problemas generacionales.

Pero no hay de qué preocuparse. La asociación aún sigue viva esperando que alguien se decida a tomar el relevo, mientras que en el barrio la tradición de las cruces continúa. Y si no que se lo digan al Colegio Gómez Moreno, también con una dilatada trayectoria de premios en su haber.

En 2017 quedaron primeros del concurso de 'Patios', segundos en 2018 y terceros en 2019. Y este año van a por todas, tal y como cuenta su directora, Sara Arteaga: "Tenemos una cruz que tiene muy buena pinta y muchas miras de conseguir un premio. Podemos desvelar algunos detalles porque va a estar relacionada con un proyecto que hemos llevado nosotros en el centro, que es el del aula de la naturaleza y el huerto escolar. Se va a intentar hacer una recreación de cómo podría ser el Mirador de San Nicolás cuando se inició la construcción del colegio hace 107 años".

Arteaga explica la importancia que para el centro tiene esta jornada, en la que participan familias, alumnado, profesores y gente del barrio. "Nos aportan desde platos de Fajalauza hasta utensilios de cobre, y colabora todo el mundo. Siempre se intentan relacionar los proyectos que estamos realizando en el centro en ese momento con el motivo de la cruz que vamos a llevar a cabo", añade la directora, quien afirma que en la de 2022 "vamos a poner un buzón para que la gente pueda soñar cómo podría ser su cole ideal. Y luego intentaremos llevar a cabo todos esos sueños". "El buzón es una cosa muy simbólica que va a estar en la cruz, pero tiene un detalle muy muy chulo a nivel de patrimonio granadino, pero eso no lo podemos decir, es secreto", recula a última hora mientras sonríe.

Un cartel tridimensional

Como otras muchas de estas estructuras, la cruz del Gómez Moreno cuenta con su propio cartel. Pero el cartel del Día de la Cruz en sí mismo es obra del artista Carlos Fortuny, un auténtico manitas que ha sorprendido a propios y extraños con una creación en tres dimensiones hecha enteramente con papel en la que unas tijeras se clavan en un pero.

Es la primera vez que se recurre a esta técnica tridimensional para realizar la que está considerada como carta de presentación de toda festividad que se precie.

¿Y por qué en relieve? Lo explica el propio Fortuny, admirador de sus tocayos de apellido llamados Mariano, padre e hijo: "Vengo de tres mundos diferentes, que son el diseño y la arquitectura, el teatro y la iluminación y el arte en papel. Y todo eso quería fusionarlo". El artista reconoce haber sentido el peso de la responsabilidad y también "un honor que no podía imaginar, sobre todo por el recibimiento que ha tenido por parte de la gente".

La idea de Fortuny parte de los recuerdos de su infancia. "Me pregunté qué es lo que más me gustaba de una cruz. Y de niño lo que más me gustaba eran los peros. Siempre que iba a ver las cruces buscaba el pero y cuando volvía a casa cogía las tijeras de mi madre, que eran doradas, y las clavaba", detalla.

Pero este símbolo del 'pero' juega con el sentido polisémico de la palabra, que designa a una fruta y a la vez es una conjunción adversativa con la que los granadinos igual critican una cruz que el vestido de La Tarasca: "Los granadinos somos tan quisquillosos que se puede usar para que no le pongamos pegas a nada".

El Corpus más casetero

Y precisamente La Tarasca es uno de los símbolos de la otra gran fiesta de Granada, el Corpus, que este año vuelve entre el 11 y el 19 de junio tras cancelarse en 2020 y limitarse a la zona de atracciones en 2021. Y es que más allá de los columpios, que tan felices hacen a pequeños y mayores, la Feria de Granada destaca por sus casetas, una tradición que venía creciendo en los últimos 10 años y que pese a la pandemia sigue expandiéndose. En Granada se clasifican en institucionales, de partidos políticos, sindicatos o entidades; de marcha y, por último, tradicionales, antes llamadas particulares.

A diferencia de otras ferias, en el Corpus estas últimas son de acceso público en lugar de restringidas para los socios, sin que ello vaya en detrimento de su pertenencia a la Federación de Asociaciones de Casetas Tradicionales, que en adelante será referida como Federación de Caseteros. Su presidente es Claudio Rodríguez, socio de La Castañuela, quien hace un llamamiento a conocer la ciudad a través de su Corpus Christi.

"Granada tiene un patrimonio cultural y artístico impresionante. Si somos capaces de crear y promocionar una feria con sentido tradicional, y a eso lo unimos el atractivo turístico que tiene esta ciudad, tenemos una mezcla extraordinaria para que Granada pueda conseguir revertir su inversión en el recinto dentro de la propia ciudad", vaticina para, al hilo, recordar que "nuestras casetas tienen una gran confortabilidad, con aire acondicionado, una gastronomía espectacular con comida magnífica y a unos precios muy razonables, así como un mediodía y un tardeo que son realmente sensacionales".

Casa de Motril, La Pecera, Caja Rural, La Malafollá, Carambirubí, Candelaria, A mi Manera, De Canela, Cayetana, Chicuelina, Chica Flamenca, Carmela, La Ruiseñora, La Castañuela, El Revuelo, El Farol, Estaría De Dios, El Cortijo, El Aljibe son algunas de las más de 80 casetas de este año. Y cerca de 20 son nuevas. La más antigua, con más de seis décadas, Viva la Pepa.

La Federación de Caseteros celebra precisamente en 2022 su 60 aniversario. Y para tan señalada efeméride también ha querido crear su propio cartel del Corpus, que es independiente del que encarga anualmente el Ayuntamiento. Además, como cada año, en este tendrá lugar el pregón de caseteros, que suma 33 ediciones. "Es algo muy arraigado ya en la sociedad granadina y en la Feria del Corpus", asegura Rodríguez, quien en estos dos años ha percibido que "mucha gente se ha dado cuenta de que hemos echado mucho de menos la feria".

La 'Malafollá' también tiene su caseta en 'Graná'

Quién le iba a decir a Pablo Fernández y el resto de socios de La Malafollá, la caseta con el nombre más 'chavico' que se recuerda, que su primer año de existencia en el Corpus iba a ser también el último hasta que el virus quisiese. Pero así fue. Esta caseta de 'granaínas' maneras inició su andadura en la feria de 2019 y desde entonces han estado esperando para repetir por culpa del dichoso Covid.

Por eso, 2022 es un año tan especial para ellos. "Es una alegría volver a recuperar este espacio de convivencia donde podemos volver a abrazarnos, disfrutar de las tradiciones granadinas y vernos. El 2019 fue un año muy interesante para nosotros, se generaron muchas expectativas, y este año volvemos con más ganas de recuperar la tradición granadina de la Feria del Corpus", ratifica feliz Pablo Fernández, presidente de la caseta.

Ya en su primera experiencia, La Malafollá se ganó el corazón de los granadinos con un producto patentado por ellos mismos de nombre 'bulanicos'. Se trata de una bebida de sabor dulce, similar al palito de ron, y que al igual que el famoso trago motrileño también se sirve con jarra en vasos de plástico pequeños. "Es un producto muy local, con un nombre muy típico de Granada, que nos servirá para entonarnos en la caseta de La Malafollá. Os invitamos a que vengáis a probarlo porque puede ser la bebida estrella y revelación de esta feria", anima Fernández.

Pero esta caseta no es solo especial por los bulanicos. También por entregar los premios a la 'malafollá', que en 2019 ya recibieron la cantaora Marina Heredia o el periodista Andrés Cárdenas: "Nos gusta promocionar la cultura, el deporte y las empresas, e intentar que desde el escaparate granadino del Corpus la gente venga, disfrute y promocione todas las fortalezas que tiene nuestra ciudad en estos ámbitos".

Para Fernández, la caseta La Malafollá parte desde el principio con la convicción de que "tenemos claro que queremos una feria tradicional, con música tradicional, recuperando las tradiciones de una Feria del Corpus, que como digo es un espacio de convivencia, paz y diversión. Siempre desde el punto de vista de los valores que los granadinos siempre han podido dispensar. A la gente de fuera la invitamos a que venga a conocer la malafollá granadina, que es esencia de nuestros ciudadanos".

El Corpus se completa con la feria del centro. En plaza Bib-Rambla se ubican las carocas, quintillas sobre asuntos de actualidad escritas por los granadinos con esa 'malafollá' antes referida e ilustradas por un dibujante. También en este espacio hay actividades para los más pequeños, un carrusel ecológico y el ambiente propio de una ciudad que vibra con sus días grandes. Además, el miércoles sale en procesión La Tarasca, una mujer-maniquí subida en un dragón que viste la ropa que se supone será tendencia durante el año. La tradición es criticarla se ponga lo que se ponga. Y el jueves la procesión del Corpus Christi.

Cruces y Corpus, Corpus y Cruces. Granada tiene en sus tradiciones argumentos de sobra para recibir a los visitantes que quieran conocer cómo sus habitantes sienten el ser granadino. Una gran oportunidad de descubrirlo ahora que, por fin, la situación sanitaria lo permite. No hay excusa que valga.

Contenido promocionado por la Empresa Pública para la Gestión del Turismo y del Deporte de Andalucía S.A.
Más información en www.andalucia.org y www.turismoandaluz.com







Se el primero en comentar

Deja un comentario