Granada, líder en uso de calderas de biomasa para producir calor

Unas jornadas ponen de relieve la necesidad de llevar a cabo una gestión sostenible de esta fuente de energía limpia

pellet
Imagen de pellet ardiendo en una estufa | Foto: Archivo GD
GabineteGabinete
0

Los granadinos se han convertido en los andaluces que más utilizan calderas de biomasa para calentar sus hogares o también algunos edificios públicos. La provincia de Granada es líder en número de equipos de biomasa tecnificada que utilizan pellet, astilla, hueso de aceituna o cáscara de almendra para producir calor según un informe del Observatorio de la Biomasa, que recoge que son más de 76.000 las instalaciones que hay ya en todo el territorio granadino.

Estos han sido algunos de los datos ofrecidos en unas jornadas de divulgación sobre este material, celebradas en Huéscar, enmarcada en el Grupo Operativo Agroforán, y organizada por Cajamar y Tubocás, que han contado con la asistencia de la delegada territorial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, María José Martín, quien aboga por llevar a cabo “un aprovechamiento basado en la ordenación y planificación de los montes, de manera que se logre una explotación equilibrada y acorde con la potencialidad de los ecosistemas forestales”.

La Dirección General de Industrias y Cadena Agroalimentaria otorgó una cantidad total de 247.230 euros de subvención al Grupo Operativo ‘Agroforán’ para la ejecución del proyecto cuyo título es ‘Producción, transformación y comercialización de biomasa para fines energéticos bajo gestión sostenible’, que ha sido presentado en estas jornadas.

Las ventajas que tiene utilizar sistemas de biomasa para calentar son varias. Una de las principales es el ahorro económico que supone para las familias, pues se reduce de manera notable el importe de la factura energética. Entre los beneficios destacados de la biomasa también está el bajo nivel de contaminación que ofrece por el hecho de no utilizar combustibles fósiles. La biomasa emite menos CO2 a la atmósfera con respecto a las que produce un combustible como el petróleo o el carbón. Por lo tanto, esto permite reducir el llamado efecto invernadero y al tratarse de una energía renovable, como su nombre indica, no depende de un suministro, sino que se va renovando

En el caso de Granada, el uso de sistemas de biomasa es, sobre todo, residencial, aunque también se utiliza en edificios públicos. Muchos hogares de Granada capital y de municipios del Cinturón ya cuentan con calderas de biomasa instaladas, aunque también se reparten por el resto de la provincia, según datos de IMGAS Granada

De los diferentes tipos de calderas de biomasa, la que utiliza hueso de aceituna es la que aporta más poder calorífico. Éste es un combustible que tiene unas excelentes características gracias a su elevada densidad y humedad. Además, su importe es también mucho más reducido ya que con dos kilos de hueso de aceituna se produce el mismo calor que con un litro de gasoil y, sin duda, su coste es más bajo.



Se el primero en comentar

Deja un comentario