Caen los feudos emblemáticos de la derecha en Granada: Güéjar Sierra vuelve a ser socialista 15 años después

El desplome de los populares este domingo en localidades como Motril, Almuñécar o Churriana de la Vega marca un cambio de tendencia. Peligros, Guadahortuna y Fuente Vaqueros, plazas históricas para la izquierda alternativa, también en manos del PSOE

Güéjar Sierra
Álvaro HolgadoÁlvaro Holgado
0

Las elecciones generales de este 28 de abril han supuesto un vuelco absoluto en algunos de los lugares más icónicos de la derecha granadina. El desplome del Partido Popular ha sido el protagonista de un cambio de tendencia en lugares donde cuesta recordar cuando hubo un resultado que no les fuera favorable. El rojo que teñía el gráfico que mostraba José Entrena, secretario general de los socialistas en la provincia, hacía evidente casos realmente singulares. Municipios que, a priori, eran valores seguros de cara a las municipales podrían estar en duda.

Una de las sorpresas más destacadas se dio en Güéjar Sierra, donde el PSOE no gana unas elecciones municipales desde 1987 y no conseguía la victoria en las generales desde 2004. Allí la entrada de VOX ha supuesto el descalabro de la derecha y la victoria de los socialistas, un hecho paradigmático que se repite en prácticamente toda la provincia. En la localidad, con menos de 3000 habitantes, la suma de datos es limpia. La pérdida de alrededor de 200 votos del PP ha transitado directamente al partido de ultraderecha. El partido dirigido por Pedro Sánchez conseguía así un resultado que subió 100 votos, provenientes en su mayoría de Unidas Podemos y que permitió el triunfo 32 años después, cuando perdieron la alcaldía en los comicios municipales.

Las pequeñas localidades no son, como decimos, la excepción. En Motril, lugar de procedencia del número 1 de los populares al Congreso, Carlos Rojas, los datos son catastróficos. El candidato, que incluso llegó a ser alcalde en 2011, perdía cerca de 5000 votos este domingo, pasando a tener 15% menos de apoyo.

Más cercanos al área metropolitana, como es el caso de Churriana de la Vega, seguían la misma tendencia a lo largo del escrutinio, acabando por delimitar un cinturón periférico a la capital completamente rojo. En este municipio, el PP ha perdido 17 puntos porcentuales, pasando a ser tercera fuerza por detrás de Ciudadanos, que consigue ponerse como principal fuerza de la oposición. Los naranjas han conseguido un especial crecimiento estas elecciones, repitiendo lo ocurrido en Churriana en lugares como Almuñécar, donde a pesar de las cuitas internas, han conseguido regenerarse, superando por un ajustado margen de 100 votos a los populares, pero aún muy lejos del PSOE, a casi 1000 votos de diferencia.

VOX crece y la izquierda alternativa pierde fuerza

La caída del PP hubiera sido inimaginable sin la presencia de un partido como VOX, que ha conseguido seducir a una buena parte de sus votantes en la provincia, irrumpiendo en localidades donde los ultraderechistas ni siquiera se habían presentado en las anteriores elecciones. El municipio de Albuñol es quizás el caso más paradigmático, pasando de conseguir un solo voto a ser la segunda fuerza por detrás del PSOE.  Otros sitios destacados, como Albolote, donde también han superado a los populares, o Guadix, donde han conseguido 1500 votos más que en 2016, son claros ejemplos del empuje del partido liderado por Santiago Abascal en la provincia.

Por su parte, la izquierda alternativa, representada en la coalición electoral de Unidas Podemos, ha perdido fuerza en plazas históricas para esta tendencia ideológica. Peligros, gobernada por Izquierda Unida desde hace años, ha dado unos resultados desoladores. Los morados se convertían anoche en la tercera fuerza política, perdiendo casi un 5% en favor de Ciudadanos.

Algo parecido ha pasado en Fuente Vaqueros, donde el PSOE ha triplicado en votos a la coalición, un hecho, aún así, que ya se había dado en la repetición electoral de hace tres años, lo que confirmaría la tendencia a la baja de estas formaciones.

Un escenario incierto de cara a las municipales

Así las cosas, con los comicios locales a menos de un mes vista, las tendencias tienden a ser contradictorias. A pesar de los malos de los resultados del PP por la fragmentación de la derecha, la paradoja podría darse, pudiendo gobernar aún a pesar de ser segunda fuerza en prácticamente todas las localidades. No en vano, la propia capital es susceptible de esta circunstancia. Desde aquellos municipios con menor población hasta las grandes localidades granadinas, parece que nada está escrito a pesar de la aplastante victoria de los socialistas.

 



Se el primero en comentar

Deja un comentario