El Granada de Diego Martínez reescribe la historia y jugará las semifinales de Copa del Rey (2-1)

El conjunto rojiblanco vive una noche mágica y tratará de colarse en la gran final 51 años después

Granada CF - Valencia CF
Vadillo abraza a Soldado tras anotar su primer tanto | Foto: Antonio L. Juárez
AvatarManuel Ruiz Pérez @manuelruizgrx
0

Granada nunca olvidará la noche del 4 de febrero de 2020. La noche en que, más de medio siglo después, el Granada CF, a sus casi 90 años, volvería a disputar unas semifinales de la Copa del Rey.

Diego Martínez y los suyos han conseguido algo al alcance de muy pocos y en las expectativas de ninguno hasta hace bien poco. Esta noche, con los dos tantos del más aguerrido de los Soldados de Diego, Roberto de nombre, el Granada escribe con letras doradas una página más en su historia y peleará por disputar la Finalísima de la Copa del Rey. El conjunto nazarí ha realizado un partido de matrícula de honor y se gana el derecho a soñar. Otra vez.

El éxtasis en que se convirtió el partido se desató nada más comenzar. Con el minuto 2’ recién estrenado, Soldado enhebró una contra en tres cuartos y, tras acomodarse el balón, lanzó un obús a la escuadra derecha de Jaume, que llegó a tocar, pero no lo suficiente para evitar el delirio colectivo con el primer tanto nazarí. Los Cármenes entraba en ebullición.

A partir del gol, el Granada completó media hora a un nivel absolutamente excepcional, sobre todo en ataque. En defensa, los de Diego Martínez concedían demasiado a un Valencia que generaba peligro casi en cada llegada por bandas o por el centro.

En el 8’, Vadillo remató un buen centro alto de Puertas al segundo palo, pero el de Puerto Real se topó con Jaume, que hizo un paradón. Apenas seis minutos después, fue Rodrigo el que devolvió el golpe anotando el empate, pero su gol fue anulado por fuera de juego.

Llegando al cuarto de hora de encuentro comenzó el festival de Foulquier. En primer lugar, el francés remató al palo tras una buena cesión atrás de Puertas por el costado derecho. Poco después, tras una acción individual por banda izquierda remató escorado a la izquierda de Jaume.

Con el Valencia volcado en busca del empate, el Granada se rearmaba con rapidez y llegaba con muchísimo peligro al área ‘ché’ a la contra. En una de estas fue Yangel Herrera el que propinó un zurdazo que se estrelló por segunda vez en el palo. La suerte no se alineaba esta vez con el Granada, que hacía méritos de sobra en ataque para ampliar la renta.

A poco más de cinco del descanso, Coquelin realizó un servicio preciso al corazón del área para encontrarse con Rodrigo, que remató a placer para, esta vez sí, establecer la igualada en el electrónico.

Durante el receso, Diego dio entrada a Víctor Díaz en detrimento de Vadillo para reforzar la línea de atrás y sostener mejor a los suyos ante las llegadas valencianistas.

El cambio le surtió efecto y el Granada ganó en empaque defensivo en la segunda mitad con una zaga de tres, lo cual permitió más salidas a la contra con garantías, como la de Puertas que culminó en remate de Soldado al borde del 60.

El Valencia demostraba una y otra vez por qué es el vigente campeón de esta competición dando muestras de la enorme calidad que atesoran jugadores como Parejo, Rodrigo o Ferran Torres y amedrentando una y otra vez a Aarón Escandell, exigido en la tarde noche de hoy.

La fatiga comenzó a hacer mella y Diego supo ver mejor el partido y mover mejor sus piezas para dar refresco a los suyos; Celades, por su parte, demoró demasiado las sustituciones y su equipo lo sintió. Con la entrada de Machís, el Granada abría otra vía de escape por las bandas para seguir percutiendo y buscando el tanto del desenlace, que parecía no querer llegar. En el 76’, el venezolano penetró como cuchillo en mantequilla en el área valencianista para rematar un balón perdido y obligando a Jaume a realizar una de las paradas de la noche.

El Granada iba a más pero el Valencia no se daba por vencido. A poco del 90, Guedes caracoleó al borde del área y envió un latigazo alto con la zurda que congeló las más de 16.000 almas que se dieron cita en el Nuevo Los Cármenes.

Con la prórroga pisando los talones de los 22 combatientes, González González llevó el encuentro hasta el 94’. Pero un Soldado de Diego Martínez tenía todavía algo que decir. Un saque de esquina botado por Víctor Díaz tocó en las manos de Jaume Costa y el trencilla, tras revisarlo en el VAR, señaló el penalti que lo cambiaría todo. Para ese entonces, el Zaidín entero había entrado en llamas.

Roberto Soldado asumiría la responsabilidad de tirar el penalti más importante de la historia reciente del Granada CF. El ‘9’ nazarí cogió el balón y obvió las intentonas de Jaume Doménech de desestabilizarle. El ex valencianista lanzó con maestría y Los Cármenes explotó. Y ya no sabemos si ahí acabó todo o más bien empezó.

51 años después, el Granada jugará unas semifinales de Copa del Rey tras una noche mágica e inolvidable.

Ficha técnica

Granada CF: Aarón Escandell, Foulquier, Jesús Vallejo, Germán, Carlos Neva, Puertas, Gonalons (Yan Eteki, 84’), Y. Herrera, Vadillo (Víctor Díaz, 45’), Carlos Fernández (Machís, 69’) y Soldado.

Valencia CF: Jaume Domènech, Wass, Diakhaby (Rubén Sobrino, 95’), Gabriel Paulista, Jaume Costa, Ferran Torres (Guedes, 67’), Parejo, Coquelin, Carlos Soler, Rodrigo (Florenzi, 86’) y Maxi Gómez.

Goles: 1-0, Soldado (2’); 1-1, Rodrigo (39’); 2-1, Soldado (90+3’).

Árbitro: González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Gonalons y Soldado por el Granada CF.

Incidencias: Encuentro correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Nuevo Los Cármenes ante 16.551 espectadores (cifra oficial). En los prolegómenos del choque se rindió homenaje a D. Ángel Castellanos, ex jugador de ambos equipos, que realizó el saque de honor.







Se el primero en comentar

Deja un comentario