Los cedidos regresan con un futuro dispar

Existen perspectivas de continuidad para Ricard Sánchez y Adrián Butzke, pero tendrán que ser refrendadas en pretemporada

ricard-sanchez-laliga-lugo(1)
Ricard Sánchez conduce el balón durante un partido de esta temporada | Foto: LaLiga
Chema Ruiz España
0

Los jugadores del Granada que jugaron cedidos en otros clubes durante la recién terminada campaña regresan al club rojiblanco con un futuro dispar. Son cinco los futbolistas que, si no se resuelve su vinculación, tendrán que ponerse a las órdenes de Aitor Karanka cuando comience la pretemporada nazarí. A ellos se uniría Luis Abram, si bien el peruano gana enteros para quedarse definitivamente en Cruz Azul, previa ejecución de su opción de compra, como sucedió con Monchu en Valladolid. De todos, solamente existen perspectivas sólidas de continuidad con Ricard Sánchez y Adrián Butzke.

El primero de ellos está llamado a ser una pieza importante en el equipo. Se incorporó a la entidad en el cierre del último mercado veraniego de fichajes, pero con vistas a una integración futura en la plantilla nazarí, dada su proyección. Nada más firmar, procedente de la cantera del Atlético de Madrid, se marchó al Lugo, donde ha cuajado una buena temporada en Segunda División. El Granada realizó un seguimiento cercano a la progresión del lateral, que desea quedarse en Los Cármenes y, tal vez, hacer carrera como rojiblanco horizontal. Por el momento, tiene contrato hasta 2025 y, salvo giro durante la preparación estival, jugará en el recinto del Zaidín el próximo curso.

El delantero, formado en las categorías inferiores del club, se halla en una tesitura similar. Renovó hasta 2026 tras generar un gran impacto con su hat-trick en Copa del Rey, tras pasar por un par de cesiones y un concienzudo proceso de maduración. En el mercado invernal, sin embargo, se marchó para buscar en el Paços Ferreira portugués los minutos de los que no disfrutaba. En la competición lusa rindió a buen nivel y dejó dos muescas en los 13 encuentros que disputó, siete de ellos como titular. Su continuidad en la primera plantilla granadinista estaba bien encaminada con Pep Boada como director deportivo, pero el relevo en la parcela directiva plantea un escenario más difuso, aunque se encuentra bien posicionado. De vuelta en Granada, ya incluso se ha dejado ver por la Ciudad Deportiva para prepararse antes del regreso a los entrenamientos.

Ambos, en cualquier caso, tendrán que refrendar su presencia en el equipo durante la pretemporada, bajo el examen de Karanka. El técnico vitoriano también deberá evaluar a Adrián Marín y Antoñín, más cerca de la puerta de salida. El primero, que jugó en el Famalicao, ha disfrutado de una de sus mejores temporadas como futbolista profesional, pero el club portugués no ejecutó la opción de compra incluida en el acuerdo por su cesión. Tiene contrato hasta 2023, por lo que sus alternativas pasan por renovar, si convence al entrenador, o salir. El malagueño tiene vínculo hasta 2024, pero su rendimiento en el Málaga no ha sido bueno. Tampoco el de Alpha Dionkou, que no terminó su préstamo en el San Fernando y acabó en el filial del Barça. El zaguero camerunés firmó a la par que Ricard Sánchez, también hasta 2025.

Los que salen

En el Granada jugaron cedidos dos futbolistas durante esta campaña, que se marchan una vez finalizado su préstamo. Fueron Álex Collado y Santiago Arias, por los que el club no cerró una cláusula de compra. El primero pasará el examen de Xavi de vuelta al Barcelona. El cafetero regresa a Madrid, donde tendrá que estudiar su futuro con el Atlético.







Se el primero en comentar

Deja un comentario